Saqueado el tesoro catedralicio murciano. 
 Se llevaron más de cien millones en joyas  :   
 Entre ellas, la corona de la Viergen de la Fuensanta (5.800 piedras preciosas), la del niño Jesús (con 1.789), anillos, cruces y otras joyas de incalculable valor. 
 Arriba.    09/01/1977.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

sucesos

Saqueado el tesoro catedralicio murciano

Se llevaron más de cien millones en joyas

Entre ellas, la corona de la Virgen de la Fuensanta --con 5.800 piedras preciosas—, la del Niño

Jesús —con 1.749--, anillos, cruces y otras joyas de incalculable valor

MURCIA. (Logos.)—Gran parte del tesoro de la Virgen de la Fuensanta, Patrona de la ciudad y

su huerta, así como multitud de joyas cuyo valor nunca habían tasado los técnicos, aunque dos

de ellos calculan que está cerca de los trescientos millones, se perpetró en !a madrugada de

ayer en el museo de la catedral.

Ha desaparecido mucho oro y miles de piedras preciosas, entre las que se encontraban

diamantes, esmeraldas, zafiros y brillantes.

Aunque circulan distintas versiones sobre cómo sucedieron los hechos, parece ser que fueron

dos personas las que penetraron en lo catedral y museo, entre las doce y las tres de la

madrugada. Rompieron la codena que sujetaba el candado de la puerta de barrotes da hierro

de (a torre de la catedral que da a la puerta de! Pozo, en tas inmediaciones de la plaza de la

Cruz, frente a lo puerta de entrada del portero de la catedral.

Por la torre, a través de ¡as bóvedas de la catedral, los ladrones llegaron o la terraza inmediata

de !a capilla de los Vélez, y por la escalera de caro col que existe en esa capillo descendieron.

Rompieron la cadena de las puertas de esta capilla, solieron o las naves de la catedral, se di-

rigieron a la sacristía, rompieron, utilizando un soplete, una parte del candado de hierro de la

puerta. Sabían que dentro estaban los llaves de! museo donde se encontraban las joyas de la

Virgen y las demás que se llevaron. Abrieron la puerta del museo. Penetraron y se dirigieron o

la sala donde se cierra la orfebrería. La puerta es metálica y tiene unos gruesos barrotes de

hierro macizo. El so. píete actuó rápido y los barrotes fueron segados por el fuego y otras

herramientas auxiliares. El agujero practicado es más que suficente para entrar. Se rompió el

cristal de la puerto. Las vitrinas fueron abiertas con suma facilidad, ya que los cisrres son

débilísimos.

Los ladrones tomaron las joyas, previamente seleccionadas, y huyeron

A las siete menos cuarto, el sacristán de la catedral descubrió el robo. Como todas tas

mañanas, a esa hora, dio una vuelto por toda la catedral. No observó nada extraño hasta llegar

a la sacristía y ver que lo puerta de acceso había sido violentada. Las llaves no estaban alli

Inmediatamente se dirigió al museo. Estaba abierto. Más allá, los barrotes cortados, el cristal

roto y las vitrinas semivacías en lo zona que albergaba el tesoro de la Virgen. De otras vitrinas

alejadas también habían desaparecido |oyas. Según se comprobó en un examen minucioso

posterior realizado por el actual canónigo encargado del museo, don Victoriano

Muñoz Esgueva, que lleva en el cargo ocho días, y por el anterior responsable, el canónigo don

Pedro Cánovas.

El canónigo avisó a la Policía que tras las primeras investigaciones averiguó el proceso de

entrada de los ladrones, y si: salida, que según parece, hicieron por el mismo camino que les

condujo al museo. Las pisadas en la terraza próxima a ¡a capilla de los Vélez y en el interior de

ésta debido a la lluvía. indican la presencia de los ladrones que. además, fueron dejando la

marca de rotura de cadenas y candados. En la puerta de la salo de orfebrería del museo los

ladrones no violentaron la cerradura. Al parecer por si se encontraba conectada a alar, ma.

La Policía, que no ha facilitado información, ha adoptado medidas de seguridad en aeropuertos

y puertos, así como en las fronteras Los equipos de huellas y numerosos miembros de la

Brigada de Investigación Criminal se han movilizado.

La declaración del canóniga responsable del museo, en ´a inspección de guardia de la Co-

misaría de Policía, duró mucho tiempo. Se habló con él a la salida y nos facilitó inmediatamente

la lista de objetos robados, que son los siguientes:

Corono de la Virgen (la de la coronación hace cincuenta años, pues se cumplen e! próximo día

24 de abril), realizada en 1927 por el joyero madrileño Antonio Herranz Motey, costeada, como

la del Niño, con donativos y alhajas que se recaudaron en suscripción pública. Tiene 5.862

piedras preciosas entre brillantes, diamantes, zafiros, esmeraldas, rubíes y topacios.

Corona del Niño, con 1.749 piedras preciosas variadas; rastrillo de la Virgen, de oro, con

esmeraldas y perlas; viril de esmeraldas de la Custodia barro, ca: pectoral del cárdena) Bellu-

ga, con 16 esmeraldas; anillo pastoral y broche, con cadena de oro, del cardenal (los piezas

más valiosas, artística e históricamente acaso de todo lo robado): pectoral del obisoo Alguacil,

obsequio de la Reina Isabel II. de la que fue consejero, es de filigrana de oro, con tirillantes, y

anillo pastoral; otro pectoral de topacios y gruesas perlas; alfiler con perlas, brillantes y zafiros

en forma de flor de lis; breche de oro con brillantes en forma de corazón, obra de viela

artesanía murciana, de aran valor artístico e histórico; broche de oro con dos

perlas y puntos de diamantes broche de oro blanco con esmeraldas y brillantes en forma ce

ramo de flores; sortija de caballero de oro con puntas de diamantes; sortija de señora de oro

con diamonte; alfiler de oro con perlas y diamantes; collar de oro con perlas y diamantea: collar

de oro y aguamarinas articulado; sortija con topacio grueso en el centro; sortija de señora con

topacio oscuro y puntas de diarnante; cruz de 0:0 con esmeraldas y brillantes; sortija de oro y

brillantes rectangular y sortija de oro con puntas de diamante.

Domingo 9 enera 1977

Arriba 31

 

< Volver