"La izquierda, en Palacio"     
 
 Pueblo.    27/06/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

«LA IZQUIERDA, EN PALACIO»

Juan Luis Cebrián escribe en «El País»:

«Después de estrechar, una por una, las manos de los invitados, los Reyes pasaron al comedor de honor. "Usted puede ir allí también si quiere" le dijo alguien de protocolo a Felipe, pero éste se quedó en el gran vestíbulo, como Carrillo y Tierno Calvan, entre ministros y diplomáticos. Muchos líderes políticos habían acudido sin sus esposas. La razón era únicamente que a éstas no se les había invitado. Y no terminaron ahí las discriminaciones.

Mientras casi todo el mundo lucía smoking o uniforme de gala, los comunistas, los socialistas y la Unión de Centro llevaban simplemente traje oscuro. A ellos se les había dado esta alternativa al smoking, que al resto de los invitados no se les ofreció. Los futuros ministros centristas comentaban que se trataba de dar "facilidades" a don Santiago. Pero éste no debería tener reparos de lucir la corbata de lazo Tito lo hace con enorme frecuencia en la Yugoslavia socialista.

Y no es más democrática la Monarquía alauita porque Hassán celebre su santo en manga corta. El resultado, como´ quiera que sea, es que la. izquierda sudó menos que la derecha en la fiesta del Rey. Aunque no todos eran de izquierda quienes lucían traje de calle. Calvo-Sotelo, Garrigues, Camuñas, Fernández-Ordóñez y un largo etcétera de la llamada derecha civilizada sonreían tranquilos detrás de sus frescas alpacas inglesas. Carrillo permaneció dos horas en la fiesta. Felipe González, casi tres.

Todos querían ser presentados al muchacho de la melena que anunciaba a los periodistas presentes su decesión de hacer lo posible por evitar que la reforma administrativa se hiciera por decreto-ley Todos, hasta la duquesa de Cádiz, portadora de trenza trenzada de flores y encaje. Para saludar a Felipe.

 

< Volver