Autor: Colchero Sainz, José Virgilio. 
   Firme espaldarazo de Bonn a las reformas españolas  :   
 Por primera vez desde la guerra civil se ha hablado de "alianza" entre los dos países. El Rey don Juan Carlos pronunciará hoy el discurso más importante de su visita a Alemania.. 
 Ya.    20/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

FIRME ESPALDARAZO DE BONN A LAS REFORMAS ESPAÑOLAS

Por primera vez desde la guerra civil se ha hablado de «alianza» entre los dos países El Rey don Juan Carlos pronunciará hoy el discurso más importante de su visita a Alemania

BONN

(Del enviado especial dé YA y Logos, José V. Colchero.)

El Rey don Juan Carlos ha llegado a Alemania democráticamente, con la frente alta. En política exterior se han acabado los complejos de inferioridad de la era franquista. Este cambio radical en la política Internacional se ha hecho patente en el discurso del Presidente Scheel durante la cena ofrecida esta noche a los Reyes de España.

ScheeT ha dado la bienvenida a los Reyes "como a representantes de una España que por propia decisión ha escogido el camino da la democracia parlamentaria y de la colaboración con Europa", de una Hispana que "ha tenido el valor de dar pasos audaces", que—ha dicho con la mirada fija en don Juan Carlos—"bajo vuestra segura dirección ha puesto los cimientos para un orden político nuevo". Después, en nombre de Alemania, el Presidente se ha comprometido, a apoyar a nuestro país en el Ingreso en la Comunidad Europea como miembro de pleno derecho.

Libre de las máculas totalitaria», España puede "pisar fuerte" en !a escena internacional, y así lo ha reconocido Scheel al decir: "Hoy, España, como desarrollado país Industrial, y por profundas raíces en Iberoamérica y vínculos con el mundo árabe y con muchos países de África y de Asia, es un miembro Insustituible de la familia de los pueblos europeos." GRAN DISCURSO DE SCHEEL

El discurso de Scheel tiene un* Importancia extraordinaria no sólo para las relaciones bilaterales (él ha señalado que "empieza un nuevo capítulo en las relaciones entre nuestros dos países"), sino también en nuestras relaciones futuras con toda la comunidad occidental, en la que hemos empezado a ocupar ya el lugar que noS corresponde como una de las naciones más importantes que la componen.

Conozco a Scheel desda hace quince años—desde que era ministro de Ayuda al Desarrollo con Konrad Adenauer (hoy se cumple, por cierto, una década de la muerte de aquel gran canciller)—y las palabras dirigidas a don Juan Carlos están muy meditadas y muy "medidas". Van a tener fuerte eco no sólo en nuestros dos países, sino también en el amplio marco de la comunidad occidental. Scheel, en nombre de Alemania, se ha "volcado" en el espaldarazo a las reformas españolas.

Scheel ha recordado al Rey que va a visitar el jueves y el viernes unos "laender"—unos estados federales — que llevan una vida marcadamente propia, "con profundas raices históricas, como las de las regiones en vuestro país".

SALVADOR DE MADARIAGA

Para quienes identifican lo español con autoritarismo e Intransigencia, Scheel ha aludido a su amigo Salvador de Madariaga—por no mencionar más que a un gran español, según dijo—, que enseñó a Europa en sus horas más turbias a no abjurar de su vocación a la libertad y la democracia. Sabemos—pues así nos lo expresó el propio Scheel en repetidas ocasiones, la primera en vísperas de su viaje a España de 1970, en el que un político extranjero recibió por primera vez durante el franquismo a la oposición democrática— que en los años de la posguerra, cuando Alemania buscaba la salida Ideológica del nazismo, Madariaga fue una de las personalidades que más influyeron en el joven Scheel para que encontrara el camino hacia el neoliberalismo, del que ahora es un "patriarca".

Scheel ha concluido su discurso con un brindis cargado de significado político: ha brindado por "nuestra alianza en el camino de una Europa unida". Es la primera vez desde tiempos de la guerra civil española, de Hitler y Franco, que entre España y Alemania se habla de "alianza". Los políticos germanos han matizado durante, tres lustro» entre "amistad" y "alianza". Las dos naciones, antaño regidas por autocracias fascistas, se encuentran ahora en la democracia y se disponen a trenzar una alianza para bien de la unidad de Europa.

EL REY PUNTUALIZA

El discurso del Rey ha sido cauto y diplomático. Tenemos la Impresión de que se ha limitado a recoger y agradecer las palabras de Scheel, que ha hecho significativas puntualizaciones, como que "nunca fue Germania extraña a las influencias latinas, ni España dejó de serlo a las germánicas". En esta manifestación del Rey está el germen de la posible futura alianza entre España y la Alemania Federal

Tanto él como Scheel han recordado al soberano común de ambas

naciones, a Carlos I de España y V de Alemania.

Ha dicho además el Rey que España espera encontrar en el Presidente Scheel y en su Gobierno "la mayor comprensión y apoyo para propiciar el definitivo encuentro de mi país, en condiciones de plena igualdad y dignidad, con los esfuerzos que se están realizando por la unidad europea".

Según nuestras noticias, el discurso principal de don Juan Carlos no ha sido el de esta noche, sino el que pronunciará mañana por la noche en el palacio de Gymnich, en la cena que ofrecerá él al Presidente Scheel y otras altas personalidades alemanas.

 

< Volver