Autor: Bustamante,Juby. 
 Juan Marichalar: De Harvard a Madrid. 
 Ser español, antítesis de ser provinciano     
 
 Diario 16.    19/01/1977.  Página: 24. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

24/CULTURA

Miércoles 19-enero 77/DÍARIO16

Juan Marichal: De Harvard a Madrid

«Ser español, antítesis de ser provinciano»

Juby Bustamante

Desde el alto afilón de Harvard que ahora mismo ocupa, al estílateme canario que salió de Valencia con el

bachillerato a medias, cuarenta años os contemplan.

Cuarenta años. Un largo recorridó —nunca mejor utilizada la palabra— que Juan Manchal ha llenado con

países, maestros, amigos, Universidades, estudios y una preocupación por España que se trasluce en su

trabajo de historiador, en sus clases y en sus libros ya numerosos.

Entre el descanso en Canarias y las clases inminentes en Harvard, Madrid es paso obligado, Y fue en

Madrid donde Manchal contó, despacioso, sensible y casi frágil, algunas cosas de sí mismo y de su obra.

Por ejemplo:

Peregrinaje

"Nací en Tenerife en mil novecientos veintidós. Comencé a estudiar el bachillerato en Madrid, Valencia y

Barcelona. Lo terminé en Casablanca, después \de haberme cogido en un Liceo de Parte la entrada de los

alemanes. Lo cierto es que en medio de esa catástrofe española y general tuve la suerte, increíble dé

seguir los estudios sin ruptura."

El precoz peregrinaje de Marichal tuvo como origen la guerra española. ¿Es ese también el origen de su

dedicación a la historia?

—Una experiencia fundamental en mi vocación al estudio de la historia de España fue algo que siempre

recordaré como uno de los sucesos más emocionantes de mi vida. Hace cuarenta años, una mañana de

noviembre, vi desde un balcón de mí casa avanzar por la Ciudad Universitaria los primeros batallones de

las Brigadas Internacionales cantando en Varias lenguas. Recuerdo aquella impresión de misterio y

maravilla, y la intuición de que la guerra de España estaba en la historia del mundo. Intuición que va

Junto con otro sentimiento muy arraigado en mí desde que empecé a leer historia de España: la de que

España contaba enormemente en la historia universal. Que lo que aquí ocurre tiene una importancia

trasnacional.

Admiro a Negrín

Puede pensar el escéptico que esto les ocurre a todos los países, pero Manchal lo refuta:

"No, no a todos. La expansión áe la guerra española" y todo lo que representó le da a España una

proyección y una ´. trascendencia excepcional. Esto lo he comprobado luego muy cláramente en América.

Al mismo tiempo, conociendo la experiencia americana, queda claro un hecho que he identificado con la

acción de los españoles, y es la entrega de los españoles a ciertos ideales que motivaron que allí hubiera

uña comunidad de pueblos y no sólo antiguas colonias. Precisamente el político español al que más

admiro, Negrín, lo había señalado certeramente. Lo fundamental de la historia de España es la proyección

en otras tierras Por eso, para mí, ser español es la antítesis de ser provinciano."

Juan Marichal" respira, si la palabra no estuviera tan manoseada como para, haber psrdido la inicial

frescura, patriotismo en cada sílaba. Que vean los inquisidores de la asignatura y decidan si esto no es un

amor a España üimitado. Y curioso en un hombre que marchó de aquí con diecisiete años y aún sigue

siendo otra su residencia.

"Es cierto que la mía era una edad difícil para el exilio. Por ejemplo, la mayor parte de mis amigos no

acabaron sus estudios. Pero curiosamente yo me he sentido siempre muy normalmente español. Quizá por

algo que puede parecer extraño: la experiencia de la guerra, que fue algo extraordinario y singular, y

constituye un legado dentro de mí. Siempre me ha acompañado el recuerdo de un episodio sencillo,

vivido en Valencia, en el treinta y siete, cuando el Instituto en que estudiaba era hospital de "soldados, un

campesino extremeño, analfabeto, me contaba sencillamente que "él había luchado por la libertad del-

mundo", y me explicaba lo que quería decir. Era tan auténticamente real, aunque para él todo quedase en

un sueño, en la esperanza, que nunca lo he olvidado, y me ha indignado la difamación ds lo que aquí

ocurrió hecha por los mismos españoles. Yo siento que es mala la complacencia que se siente en nuestros

pecados —maldades, brutalidades—, porque lo principal fue la extraordinaria entrega de unos hombres

sencillos a unos ideales. Y en eso estriba que la guerra de España tenga ese carácter tan esencial. Por eso,

para mí, dedicarme a la historia de España era seguir siendo español,"

Una de las más famosas contribuciones de Marichal a nuestra reciente historia radica en la cuidadosa

edición de las "Memorias" de Azaña. Más tarde, el interés recae" ría sobre otra figura de la República:

Negrín, sobre quien tiene un libro eri proyecto largamente acariciado.

¿Por qué estos dos personajes?

, "Mi interés por Azaña residía, en primer lugar, por el tema que me ha atraído desde muchacho: las

relaciones del intelectual y la vida política española. Aunque parezca paradójico, en España, donde no ha

habido muchos grandes pensadores, sí han florecido muchos y muy notables intelectuales, en el sentido

de hombres con ideas que quieran aplicar a la vida, lo que yo defino como intelectual. En el caso de

Azaña, concretamente, me interesaba la tragedia del Intelectual que sueña con una mejor España y muere

en un inmenso dolor. Además, me parecía indispensable entender a Azaña para entender la historia de la

República, incluida la guerra." Es imposible reducir al obligado espacio de la entrevista el tema

apasionante que Manchal pone sobre el tapete y que daría de sí para seminarios, ciclos y tratados: las

relaciones del intelectual con la política.

"El intelectual tiene la obligación de interesarse en política. Es imposible que dentro de él no exista esa

preocupación. Es inseparable de su condición de intelectual. Hay que precisar que yo distingo entre

pensador teórico e intelectual. En castellano es donde más existe la confusión semántica entre ambos

términos. Al intelectual, yo lo veo como un hombre que vive sus ideas. Es un humanista, alguien que

piensa en la ciudad del hombre, qíie crea ideas para ser aplicables, "gacetables", que antes se decía,"

"¿Que son muy distintos —sigue Marichal— los talantes entre un intelectual y un politico? Ahí entramos

en un drama que fue el de Azaña, y que es de dimensión extraespañola: la falta de consecuencia del

intelectual entre la necesaria consecución de sus ideas y la carencia de ambición de poder. Los grandes

políticos, todos han sido intelectuales, y n o b 1 emente ambiciosos: ideas que aplicar y necesidad de

poder para llevarlas a la práctica. Por eso Negrín, que tuvo ías dos cosas, es uno de los grandes políticos

que ha tenido España.

Biografía de Negrín De Negrín, de quien no duda en afirmar que "si la guerra hubiera acabado de otra

forma, hubiera sido una de las grandes figuras del siglo veinte", Marichal no acaba de poner punto final al

libro que desvelará todo esto,

"Estoy empezando a dar forma final a la biografía, pero debo esperar quizá años. En el momento actual de

España, Negrín provoca considerables hostilidades entre los partidos que estuvieron representados en la

Segunda República."

 

< Volver