Areilza, manzana de la discordia. 
 El Rey y su padre discrepan sobre los intereses de la Corona     
 
 Diario 16.    29/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

El Rey y su padre discrepan sobre los intereses de la Corona

MADRID, 28 (D16), Las relaciones entre el Rey y su padre, el conde de Barcelona, se han deteriorado en el orden político al discrepar sobre las personas que deberían conducir la consolidación de la Monarquía y la democracia, una vez superada la etapa de transición que se cerrará con la celebración de las elecciones generales.

El conde de Barcelona, que no está disgustado con las líneas generales del proceso reformista patrocinado por el Gobierno Suárez, entiende que la nueva etapa requiere personas como José María de Areilza, capaces de ofrecer a toda la sociedad un proyecto sugestivo de democracia que asegure la continuidad de la Institución monárquica, dijeron fuentes bien informadas.

Para don Juan, este objetivo se sirve mejor desde posiciones independientes, no comprometidas con el poder, cuya intervención en las elecciones podría restar credibilidad a la etapa constituyente que inevitablemente se abrirá después y, quizá, comprometer incluso el futuro de la Corona,

Confianza renovada.

Sin embargo, el Rey está satisfecho de la gestión de Adolfo Suárez al frente del Gobierno y le renovó su confianza en tas entrevistas que celebraron ambos el sábado 5 de marzo en Palma de Mallorca, a reserva de los resultados de las elecciones, según dijeron otras fuentes (ver D16 del martes 15 de mareo).

Padre e hijo coinciden desde luego, en que lo más conveniente para la etapa que se va a abrir después de las elecciones es una solución moderada capaz de representar a los más amplios sectores de la población, aseguraron las fuentes informantes de D16.

Adolfo Suárez, después de sus conversaciones con el Rey, interpretó que la opción moderada venía representada ya por el Centro Democrático, dentro de los partidos hoy existentes.

Sin embargo, desde el propio Centro Democrático se perfilaba ya la figura de Areilza como candidato a la Presidencia del Gobierno en caso de que esta coalición obtuviese en las Cortes una cierta mayoría,

Arellza-Suárez: Incompatibles.

En fuentes gubernamentales, bien informadas, se dijo a D16 que Areilza era precisamente el obstáculo que impedía el compromiso de Adolfo Suárez con CD, con. la presencia entonces, en el seno de la misma coalición, de dos claros "presidenciables".

Según las mismas fuentes, Suárez apeló a "razones de Estado" para

convencer a Pío Cabanillas y a José María de Areilza, presidente y vicepresidente del Partido Popular, eje de CD, de la necesidad de llegar a un compromiso para que esta coalición obtenga el triunfo en las elecciones, con su apoyo, y de la conveniencia de que el conde de Motrico dejara campo Ubre a esta operación.

Cabanillas y Areilza comprendieron estas razones, dijeron las mismas fuentes a D16. Areilza, particularmente, no quiere ser motivo de desunión entre las fuerzas que apoyan la solución monárquica y accedió a sacrificar su posición personal, añadieron.

Compromiso de la Corona

Fuentes próximas al conde de Barcelona, padre del Roy, opinaron que la intervención de Adolfo Suárez en las elecciones, aunque se volviera atrás de su decisión de presentarse y sólo lo hiciera indirectamente, mediante alguna fórmula de compromiso con el CD, sería perjudicial para la Institución monárquica, porque podría Interpretarse que la suerte de la Corona va ligada a la del actual Gobierno.

Otras fuentes han recordado que en la crisis de Julio pasado, de la que salió el actual Gobierno, José María de Areilza aparecía como uno de los máximos candidatos a la Presidencia del Gobierno, aunque Torcuato Fernández - Miranda, presidente de las Cortes y del Consejo del Reino, hombre de toda confianza del Rey, consiguió que en la terna de presidenciables figurase Adolfo Suárez, que fue el designado.

Curiosamente, en el Congreso del Partido Popular, en el que se elegían sus cargos directivos, Pío Cabanillas triunfó sobre José María de Areilza para el puesto de presidente porque, entre otras razones, se esparció entre los compromisarios la especie de que el presidente del Gobierno prefería al primero para ese cargo. Hasta donde alcanzan las informaciones de D16, Pío Cabanillas nada tuvo que ver con este rumor.

 

< Volver