Autor: Bribián, Carlos. 
 El viaje de los Reyes a Alemania. 
 Mucho más que una visita de cumplido     
 
 Pueblo.    15/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

MUCHO MAS QUE UNA VISITA DE CUMPLIDO

ALEMANIA FEDERAL, BONN. (De nuestro corresponsal, Carlos BRIBIAN.)

En estas vísperas del viaje de Sus Majestades los Reyes a la República Federal, conviene prevenir para que de tal visita no se espere resultado espectacular alguno, afirmar que la espectacularidad esté precisamente en él y en la importancia que se le concede, como importante fue en su día la presencia de Walter Scheel en Madrid —con Giscard d´Estaing, el otro grande europeo, en la coronación de Don Juan Carlos—, presencia aquélla que fue deliberada como queriendo decir al mundo «estamos los alemanes con una España que va a ser democrática, luego del desmantelamiento del Movimiento y legalización del Partido Comunista», se entiende aqui que la visita de Don Juan Carlos y Doña Sofía es viaje mas importante de lo que podía suponerse... por celebrarse precisamente con anterioridad a los prontos comicios. De este modo, el Presidente federal, el Gobierno de la R. F. A. así lo entiende la opinión pública , evidencian que no se trata de mostrar simpatías al partido o partidos políticos que consigan en tales comicios la victoria, sino a la veloz y sensata reforma que por encargo del Rey está llevando a cabo el presidente Suárez.

Tanto el subsecretario de Estado, Klaus Boelling

portavoz oficial del Gabinete Schmidt , como el referente de Prensa del Ministerio de Exteriores, Harald Ganns, con los que en las últimas horas hemos dialogado, nos han insistido en que nadie considera en el país, y a niveles políticos, tal viaje como una de tantas visitas más o menos "de cumplido». Es mucho más, porque no sólo se trata de la primera visita que a la República Federal lleva a cabo un Jefe de Estado español, y que es el hombre que ha dado «el empujón» preciso para el comienzo de la evolución democrática.

En la persona y en las ideas que representa Don Juan Carlos de ahí la excelente prensa que tiene en este país el joven Monarca español está el que España pueda ser pronto homologable con las demás democracias de corte occidental, han insistido nuestros interlocutores, que, por lo demás, han subrayado también, es visita que corresponde a las siempre buenas relaciones que España y la R. F. A. sostuvieron, salvo la tirantez del delicado momento de las ejecuciones de 1975.

Con Don Juan Carlos y el jefe de la diplomacia española, señor Oreja, Walter Scheel, Helmut Schmidt y Hans Dietrich Genscher sostendrán largas conversaciones, que cabe desglosar en dos capítulos, digamos nacional e internacional. En cuanto al capitulo interior, se hablará principalmente de la actual coyuntura política española; los alemanes escucharán y preguntarán también, por ejemplo, sobre qué viene luego de las elecciones: ¿qué hará en seguida el nuevo Parlamento?, ¿qué va a pasar con tanto partido, partidito y partidillo? El tema de los sindicatos ofrece también notable interés para un Gobierno socialdemócrata; más que interés, hay preocupación por él. También la despierta el regionalismo que aquí creen que es la más difícil papeleta y más a largo plazo a resolver de las que tendrá el país de ahora en adelante y luego de las elecciones, por interesarse .

Es lógico, puesto que entre las entrevistas que celebrará el Rey habrá una (almuerzo de trabajo) con grandes capitanes de la industria alemana y, por aquello de las inversiones, se interesarán sus anfitriones por el programa económico de febrero y cómo se concretará luego de nuestros comicios.

A niveles internacionales (no hay papeletas bilaterales que resolver), el interés alemán o su curiosidad está en la eventual solicitud de España C1978) de ingreso en la Comunidad Económica Europea, para el que la R. F. A. no sería desde luego ningún obstáculo, sino todo lo contrario. Al respecto interesa ahora principalmente, y los alemanes arrimarán el hombro para una solución feliz, el resolver dentro de este año la actual situación de miembro asociado. Luego está la O. T. A. N., asunto éste que el Gobierno federal considere urgente, ni siquiera prioritario.

 

< Volver