Autor: Contreras, Lorenzo. 
   Éxito político y diplomático del viaje de los Reyes     
 
 Informaciones.    11/02/1977.  Página: 3-4. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

Éxito político y diplomático del viaje de los Reyes

Por Lorenzo CONTRERAS (Enviado especial de INFORMACIONES)

ROMA, 11.

CON doble éxito —político y diplomático— se ha soldado la visita oficial de los Reyes de España a la Santa Sede. Iniciada en Ciampino aeropuerto militar, con un protocolo vaticano inferior al que la ocasión merecía, su colofón no ha podido ser más brillante. Por los salones de la Embalada de España desfilaron anoche todos o casi tedas los cardenales de la Curia, en una recepción a tono con la vistosidad del marco

"L´Osservatore Romano". órgano del Vaticano, titulaba ayer a toda plana con el encuentro Pablo V - Juan Carlos I, insertando en castellano los discursos del Papa y del Rey español. Dos fotografías a tres columnas recogían sendos momentos de la histórica entrevista, uno de ellos referido al coloquio inicial y sin testigos entre los dos Jefes de Estado. Esta primer parte del diálogo duro más de cuarenta minutos. En una segunda fase entraron monseñor Casaroli y don Marcelino Oreja, titulares respectivos de Asuntos Exteriores, V finalmente, la Reina.

En conjunto el Papa y el Rey consumieron bastante más tiempo del calculado por los responsables del protocolo, que, por cierto, había sido redactado en francés Este ha sido uno de los escasos "lunares" del acontecimiento. Mientras los diálogos se dilataban el cardenal Marella, oficiante máximo de la ceremonia que tendría lugar en la basílica de San Pedro esperaba pacientemente la llegada del cortejo, y la Prensa consumía su tiempo en los lugares asignados por los servicios de seguridad.

RESPETO Y MUTUA INDEPENDENCIA

Una sensación de euforia. casi de fiesta diplomática, han podido apreciar los especialistas religiosos en las capas burocráticas de la Secretarla de Estado Las cosas marchan evidentemente bien para los intereses de la Santa Sede. Pablo VI. cuya conversación privada con el Rey fue rica en referencias a la decisión real de abandonar el privilegio de Presenteión de obispos (según confesó el propio don Juan Carlos a los periodistas cuando concluyo la recepción de la Embalada)

manifestó en su discurso ante el Monarca: "Queremos manifestaros nuestro agrado por los recientes y esperanzadores perfeccionamientos llevados a cabo en el terreno de las relaciones Iglesia-Estado en España, respetuosos de la mutua independencia, pero hechos a la vez de convergentes propósitos, y que esperamos ver pronto acercarse hacia el término." Los aspectos políticos del viaje han sido muy claros. Pablo VI no dudó en bendecir, de cara a España, "la ampliación de un Justo clima de libertad responsable, abierto a la plena realización del cristiano y ciudadano". Don Juan Carlos habló, a su vez. de la importancia del momento español, de la "firme decisión" con que nuestro pueblo´ quiere ser "creador y dueño de su propio destine", de las aspiraciones a un orden social justo", del amor del hispano a la libertad y de la consolidación de la Monarquía. "El pueblo español dijo en este sentido ha expresado claramente su deseo de vivir bajo la Monarquía gobernado por Instituciones democráticas basadas en la supremacía de la ley. en un orden justo y político en el que los derechos fundamentales de la persona son Inviolables y vinculan a todos los órganos del Estado."

EL COMUNISTA INGRAO,

INVITADO A LA CENA

CON LEONE

El interés político del viaje no se redujo al marco de las relaciones coa te Santa Sede y a la influencia moral de ésta cuando el proceso democratizador de España necesita de todos tos apoyos, sino que abarcó también otros aspectos vinculados a los afanes europeístas de la Monarquía. Grande ha sido la significación atribuida a los contactos no oficiales del Rey con los primeros magistrados de Italia. La cena con el Presidente Leone ha sido valorada en los medios políticos de Roma como "muy importante" y para subrayar este punto de vista se ha invocado el alto nivel de la "mesa" italiana, donde el titular de la República se había hecho acompañar por su Jefe de Gobierno, su ministro de Asuntos Exteriores su ministro del Interior, su ministro de Defensa, los presidentes de los altós organismos del Estado, entre ellos el señor Ingrao, como primer representante del Congreso... El señor Ingrao es miembro del Partido Comunista.

Se comprenderá que el carácter privado de la visita a la República italiana no ha tenido en la práctica otros efectos que los meramente protocolarios, y aun asi el intercambio de discursos entre don Juan Carlos y el señor Leone ha reforjado en la práctica su, vertíente «cuasioficial». Las breves palabras que el Rey pronunció en respuesta a las del Jefe del Estado Italiano, acreditan la doble inquietud mediterránea y europeista de la actual política española. La primera en función de la seguridad de la zona, y la segunda en razón de los lazos que nos unen a un área geopolítica que, en palabras del Monarca, «es más que un continente».

Los Reyes de España llegaron el pasado miércoles a Italia con el respaldo de una excelente Imagen pública, especialmente proporcionada por loe acuerdos del último Consejo de ministros. La supresión de la «ventanilla» para te existencia legal de todos los partidos políticos y la apertura de relaciones diplomáticas con la U.R.S.S., fueron objeto de comentarlos favorables en los diarios del país.

ALBEBTl NO PENSABA ASISTIR A LA RECEPCIÓN

Desde el punto de vista específicamente español, la anécdota más relevante vino dada por 1a presencia del poeta exiliado Rafael Alberti en la recepción de los Reyes a la colonia española. La gestación de esta presencia, que ha brindado la oportunidad de unir al Rey y a un cualifi-

(Pasa a la página siguiente.)

11 de febrero de 1977

3

Éxito político y diplomático del viaje de los Reyes

(Viene de la página anterior.)

cado representante de la «otra España» en un documento gráfico de especial atractivo periodístico, fue laboriosa. La versión más oficial dice que el poeta fue visitado hace días por un diplomático de nuestra Embajada en el Quirinal para hacerle entrega de un ejemplar de «El País», donde se recogía una carta suya alusiva a sus propios deseos de regresar a España La ocasión fue aprovechada por el diplomático, bajo las órdenes del señor Robles Piquer. para proponerle al señor Alberto la asistencia a la recepción del Rey. El poeta, sin embargo, rogó que no se le enviase ninguna invitación, pues no pensaba acudir. Sin embargo, el mismo miércoles volvió de su acuerdo. Durante ¡a recepción, Rafael Alberti hubo de soportar las palabras duras que le dirigió otro miembro de la colonia española, cuyo recuerdo de las actitudes criticas del poeta hacia el franquismo mereció esta réplica del poeta: «Yo estoy aqui para hablar de reconciliación entre españoles.»

octubre. En esta fecha los Reyes llegaban a Santa Domingro, inicio de un viaje de una semana de duración que comprendería visitas a Colombia y Venezuela. Desde la República Dominicana don Juan Carlos lanzó la idea de la integración trasatlántica. El Rey afirmó que España pretenda convertirse, con la Monarquia, en cabeza de la comunidad de pueblos hispanos y en puente entre Iberoamérica y Europa.

El día 27 de octubre tuvo lugar el primer viaje oficial de los Reyes de España a un país europeo. En esa fecha los Monarcas llegaban a París, invitados por el Presiden te de la República francesa Valéry Giscard d´Estaing. Las conversaciones de ambos Jefes de Estado se centraron en los temas de la Unión Europea y el Mediterráneo, «tercer mundo» y crisis energética.

 

< Volver