La Comisión del Régimen Especial para Vizcaya y Guipúzcoa, recibida por el Rey  :   
 "Las conclusiones formuladas no afectan a las Leyes Fundamentales", dijo el presidente, señor Jordana de Pozas. 
 Ya.    13/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 23. 

La Comisión del Régimen Especial para Vizcaya y Guipúzcoa, recibida por el Rey

"Las conclusiones formulados no afectan a las Leyes Fundamentales", dijo el presidente, señor

Jordana de Pozas

El Rey recibió ayer en audiencia a la comisión para el estudio de un régimen administrativo especial para las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa, acompañada por el ministro de la Gobernación, don Rodolfo Martín Villa.

Comenzó la audiencia con unas palabras de don Luis Jordana de Pozas, presidente de la comisión, quien puso de relieve, en primer lugar, el doble propósito de la visita: "Presentaros dijo las conclusiones del estudio realizado por la comisión y haceros presente su profundo agradecimiento por haberos dignado acoger la primera de dichas conclusiones mediante el real decreto ley de 30 de octubre último, por el cual habéis derogado totalmente el dictado el 23 de Junio de 1937, poniendo así término a una discriminación que era fuente de profundo descontento de la opinión pública en ambas provincias."

Hizo referencia a otros aspectos de la marcha de los trabajos e Incidencias ocurridas durante los mismos, para finalizar afirmando "que las conclusiones formuladas no afectan a las Leyes Fundamentales y podrían ponerse en vigor mediante leyes ordinarias, decretos-leyes o por real decreto, según los casos".

Otras audiencias del Rey.

El Rey recibió asimismo las siguientes audiencias: Diputación Foral de Alava, presidida por don Manuel María Lejarreta Allende, y acompañada del gobernador civil de la provincia, don Francisco Javier Ansuategul y Gárate, y del ministro de la Gobernación, don Rodolfo Martín Villa.

Ayuntamiento de Palencia, presidido por el alcalde, don José María Garrachón Juárez, y acompañado del gobernador civil de la provincia., don José María Rabanera y Ortiz de Zuñiga, y del ministro de la Gobernación, don Rodolfo Martín Villa.

Comisión para el estudio del Régimen Especial de Cataluña, presidida por don Federico Mayor Zaragoza, y acompañada del ministro de la Gobernación, don Rodolfo Martín Villa.

Junta directiva de la Asociación Española de Amigos de los Castillos, presidida por don Antonio del Rosal y Granda, marqués de Sales.

Embajador de Chile en Madrid y señora de Goricoitia Herrera.

Señor Belisario Betancur, embajador de Colombia en Madrid.

Don Nuño Aguirre de Cárcer, embajador de España en Bruselas.

Don Luis Guillermo Perinat y Ello, marqués de Perinat, embajador de España en Londres.

Don Eleuterio González Zapatero, fiscal del Reino.

Don Salvador García de Pruneda y Ledesma, Jefe de la representación consular y comercial de España en Budapest.

Señor Philippe Weck, presidente de la Unión de Bancos Suizos, con el director general, señor Guido Hanselmann, y don Manuel Ortinez, representante en España de dicha Unión.

Don Martín Eyries Valmaseda,

Don Manuel Jiménez Quilez.

Don Serafín Becerra Lago.

Don José María Valiente Sorlano.

Don Miguel Ángel Alonso Samaníego, con su esposa e hijos.

Don Manuel Chacón Secos.

La cooficialidad del catalán se aplicará de forma progresiva

Tras la audiencia del Rey a la comisión para el estudio de un régimen especial para las cuatro provincias catalanas ha quedado encendida la luz verde para la realización de las medidas propuestas en sus conclusiones, cuya rápida puesta en práctica ha sido encarecida por Su Majestad don Juan Carlos, según fuentes competentes consultadas por Logos.

En sus palabras ante el Rey, el presidente de la comisión, don Federico Mayor Zaragoza, manifestó, entre otras cosas:

"Como aparece en los documentos que os entregamos, la comisión partió del principio de que lo que se hiciera para las provincias catalanas pudiera ser válido, con las debidas adaptaciones, para cualquier otra región del país." Con este fin, sentó tos principios rectores del regionalismo que propugnaba: universalidad, que supone la exclusión de todo sistema no generalizable; igualdad, que Implica que el regionalismo no es elemento de discriminación entre territorios o pueblos; solidaridad con el resto de las regiones del pais; autonomía, que supone la atribución de un ámbito propio de decisión; pluralidad de formas regionales, aceptando los anteriores principios, y legalidad, pues todo sistema regional ha de ser objeto de ley votada.

La cooficialidad de la lengua catalana debe aplicarse en forma progresiva, sin que esta propuesta obedezca a objeciones políticas, sino a la consideración estricta de las situaciones reales y de la salvaguardia del derecho individual a elegir el uso de una u otra lengua, según las conclusiones alcanzadas por la comisión para el estudio de un régimen especial para Cataluña.

 

< Volver