Autor: Aznárez, Malén. 
   ¿Va a desaparecer la censura?     
 
 Arriba.    09/01/1977.  Páginas: 3. Párrafos: 11. 

Va a desaparecer la censura?

Cuándo desaparecerá la censura? El año que viene, sí Dios quiere..., deciá aullando el viejo y astuto

«Hermano lobo». ¿Qué año? ¿1977 quizá? :;;o quisieran algunos de - democracia, eso qui.- amos todos.

Por sí acaso, por si los reyes Mago» pican, estos días ha vuelto a saltar al aire el rumor: va a desaparecer

la censura cinematográfica. El año pasado, generoso en destapillos eróticos a la española y ligeramente

permisivo en algunos viejos filmes que ya hacen historia, nos trajo una repesca de las naranjas mecánicas

y los porteros de noche que ya fian abandonado las pantallas europeas. 1976 nos trajo también una

especie de Ilusión permisiva en materia política cinematográfica del país, espejismo, dicen algunos, que

permitió las largas colas ante "Canciones para después de una guerra» o las sorpresas ante «iconokaut».

NADIE SE LO CREE

Una vez más, ef rumor está en el aire. Críticos de los cercanos a la Administración lo han dejado caer,

pero en la novena planta del Ministerio no saben nada. En la Dirección General de Cinematografía

aseguran que no ños pueden decir nada sobre el tema, perp desde fuego parece que la censura, de

momento, sigue.

Algunos críticos tampoco se to creen demasiado. «6 absoluto —asegura Alvaro del Amo, crítico de

"Cuadernos para el Diálogo"—, no pueden terminar con la censura, mientras no cambia antes otra serie da

cosas, porque no es sólo la censura que se pueda ejercer desde el Ministerio, sino todo el complejo

tinglado cinematográfico del país. Mientras ios distribuïdores sigan mandando, mientras no se puedan

hacer peliculas en 16 milimetros. o utHizar cines más reducidos sin todo «f tinglado comercial de ios

actuales y un largo etcétera, no puede desaparecer. £s algo mucho más complicado que poder ver "€i

último tango".. Y para César Santos Fontela, crítico de "Informaciones" y "Guadiana", la cuestión es

parecida: «La desaparición tota! no me te creo demasiado, las luchas por las autorizaciones siguen y, hoy

por hoy, no se puede hablar en absoluto de desaparición. Mo soto porque las autorizaciones de guiones

siguen teniendo problemas, sino porque continuai) tos cortes en películas autorizadas, caso de «ta tareera

puerta*, que en San Sebastián se proyectó Integra y luego ha tenido problemas. Esto es totalmente

inadmisible, porque es ana manipulación clarísima; Incluso en las Salas de Arte y Ensayo fie están viendo

con cortes o con subtítulos que, « veces, tienen muy poco que ver con ef dfáfogo original..

luego, cuando uno habla con los directores el escepticismo es parecido, se esbozan ligeras sonrisas, y las

palabras vienen a ser las mismas también de siempre. Basilio Martín Patino, «I «descubrimiento» a nivel

de público del año, después de esperar, cinco años, cinco, para ver su «Canciones» en las carteleras es

tajante: «La censura debe desaparecer totalmente. la mejor ley de cine es aquella que no existe. La

actividad cinematografica debe estar, como todas las demás, contemplada por jueces profesionales de

carrera, con arreglo a lo establecido en el Código Civil. Yo, mas que esperar que desaparezca en 1977,

deseo que desaparezca totalmente, porque no tiene razón de ser. En buena lógica y en función de unos

mínimos presupuestos politicos y democráticos es una monstruosidad que en cualquier sociedad libre un

grupo de señores se constituyan en depositarlos de fe que es y no es moral. Para eso estén los códigos y

los jueces. Deseo que desaparezca, más que por Jo que significa en sí misma, porque deseo una sociedad

democrática.»

—¿Tiene alguna película pendiente de censura en. estos momentos?

—Yo no hago ñus películas pensando si pasarán o no la censura. Ha stdo mi norma siempre y en eso, creo

que soy un caso único, junto eon el cine que hacen algunos colectivos de base y algún compañero como

Portabella. Yo solo tes creo como si fuesen nris hijas, como un carpintero hace «us bancos. Luego, otra

gente se ocupa de conseguir que puedan exhibirse en una sala de cine, y otros de ponerlas las etiquetas de

«legítimas» o «ilegítimas». Sin embargo, todas ellas son normales, guales. A eso espiro.

Algunos, como decíamos entes, respiraron con alivio ente algunos títulos españoles. (Al finí, parecía tjue

determinados temas políticos hasta el momento absolutamente tabúes iban a tener vía libre, pero la

realidad ha sido más bien pobre, eso aseguran una vez más. los críticos. «Para mí ef tema ideológico ha

continuado Igual —asegura César Santos Fontente—. £» cierto que ha habido cierta apertura en el

destape, que, por otra parte, ya se está acabando, porque cuando se ven dos pedios al aire ya no se quieren

ver cuatrocientos— ts cierto que te «operación repesca» nos ha permitido ver películas como «Naranja

mecánica» o «Portero de noche», que hasta hace poco no dejaban, in una cierta medida, si ha habido

apertura, pero ío que todos queremos es que «e puedan ver las peliculas que se hacen ahora en su

momento. Yo te que quiero es ver ahora «Noveceento». Para Alvaro del Amo, el pequeño respiro de

1976, «ha sido una estrategia calculada en función de su propio Interés, pero todo sigue Igual, tos logres

han sido muy pequeños, porque realmente las películas españolas del año han «ido muy malas. La de

Martín Patino es un caso distinto y no se comprende cómo no pasó a eu tiempo pero las otrás, quizás con

ia excepción de «iconokaut», que por lo menos Intenta algo nuevo, y es ona película simpática,

interesante en algunos aspectos, tes otras san muy mediocres y oportunista. Y Patino, el tantas veces antes

veíamos * Carmen Sevilla, ahora podemos ver a un republicano con cara triste, pero no hay ninguna

renovación forma!. Me ee puede negar que estamos viendo cosas que, no se velan hace tres años, pero

todo ello a un nivel político muy superficial y le parezca inmoral, retirarse de «n cine, is ridículo. O Se

hace ja censura como hasta ahora, y entonces la palabra del Ministerio debía ser intocable, o deja de

haberla totalmente y entonces serán los jueces ordinarios tos que dicten norma, pero no las dos cosas a ia

vez. Censura oficial, censura económica y censura particular, son demasiadas censuras...»

Claro está, que pese a Jas negativas a hablar del Ministerio, a lo mejor 1977 es también el año de la

desaparición de la censura. Democracia es democracia y santa Rita, Rita Rita... Dice Santos Fóntenia que,

en cierta medida, a la nueva etapa política del país le interesa un cine que pueda proyectarse en el exterior

con dignidad, una imagen, democrática del país. Ahf está la contradicción, lo que es evidente es que la

Administración tiene que darse cuenta, de que una imagen de prestigio supone una imagen de ´libertad;

que luego el resultado sea bueno o malo es ya otra cosa.»

¿Cuándo desaparecerá >la censura-..?

Malén AZNAREZ

 

< Volver