Autor: Pelayo, Antonio. 
 El Rey don Juan Carlos habló ante las cámaras de la TV francesa. 
 "Amo apasionadamente a España"     
 
 Ya.    26/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

26-X-76

El Rey don Juan Carlos habló ante las cámaras de la TV francesa

"Amo apasionadamente a España"

"Creo que España tiene un gran futuro, o condición de que permanezcamos unidos" "Debemos tener la preocupación de la justicia social y ser conscientes de que son indispensables la unidad nacional y un auténtico respeto de la libertad de lodos y cada uno de los ciudadanos" "Algunas veces voy o Madrid, vestido normalmente, para ver cómo va la vida de las gentes" "Nos gustan las cosas normales, la vida familiar en casa, estar con los niños sin -ningún protocolo"

PARIS

25. (Crónica de nuestro corresponsal, Antonio Pelayo,)

En la noche del domingo, quince millones de franceses tuvieron la oportunidad de conocer de cerca, gracias a la televisión, a la familia real española. El programa. "Un Rey, en Madrid", fue transmitido por el primer canal de la televisión francesa, de diez a once de la noche; su autor, François Moreuil, ha logrado un magnífico reportaje sobre la dimensión humana y política de clon Juan Carlos, de la Reina Sofía, del príncipe Felipe y de las infantas, la impresión y la acogida popular al programa han sido muy positivas. "Le Fígaro" lo comenta así: "Un hombre joven y amable, en jersey y camisa de colores, al volante de su coche por las calles de Madrid, hablando un francés perfecto: es el Rey de España. Juan Carlos I, descendiente de Felipe V y de Luis XIV, tal como apareció ayer por la noche ante loa telespectadores franceses.

Juan Carlos demuestra, a lo largo del filme, una auténtica ruptura con el estilo envarado, místico mórbido que el Caudillo había imprimido en los últimos años, a las funciones del Jefe del Estado español. Pero, además del Rey, su familia contribuye mucho a dar esa Imagen tranquilizadora, seria y pacífica del nuevo poder," DON" JUAN CÁRLOS: "AMO APASIONADAMENTE A

ESPAÑA"

El reportaje es una dosificada mezcla de actos oficiales viaje." A Andalucía y Asturias, inauguración de curso en la Universidad de Salamanca, Toledo, etc. Con escenas de estricta vida familiar desayuno y cena de familia en la Zarzuela, paseos en moto y a pie por los montes cercanos a la residencia real, las infantas y el príncipe Felipe en el colegio, la misa dominical, etc. El mismo don Juan Carlos habla en primera persona durante una gran parte del reportaje y va presentando los diversos aspectos de su vida. He aquí algunas de sus afirmaciones: "Amo apasionadamente a España. Creo que tiene un gran futuro, a condición de que permanezcamos unidos. Es cierto que durante mi vida España ha atravesado momentos difíciles, pero es igualmente cierto que se ha hecho un enorme esfuerzo de reconstrucción y de desarrollo,"

"Dos tercios de la población tiene menos de cuarenta años y la educación está al alcance de todos. Ante esta perspectiva no puedo dejar de sentirme optimista, sabiendo, sin embargo, que nos toca todavía recorrer un camino difícil y que nos esperan peligros seguros."

"Algunas veces voy a Madrid, vestido normalmente, para ver cómo va la vida de las gentes y hacerme una idea de los medios de transporte, los taxis, etcétera, ver a la gente pasearse. Muchas veces no se dan cuenta, y cuando se la dan no creen lo que ven. Es divertido a veces observar las reacciones que tienen: nos miran, no saben si somos o no somos. Otras veces vamos a comer o cenar a un restaurante normal, pero sin llamar antes para reservar mesa; así todo es mas natural, no te esperan. Nos gustan las cosas normales, la vida familiar en casa, estar con los niños sin ningún protocolo."

"Debemos tener la preocupación de la justicia social y ser conscientes de que son indispensables la unidad nacional y un auténtico respeto de la libertad de todos y curta uno de los ciudadanos."

cuenta nuestros elementos propios y nuestros temperamentos nacionales. Somos dos países muy antiguos y gloriosos, que deben, cada uno a su manera, adaptarse a un mundo que evoluciona de prisa, en el que aparecen continuamente nuevas fuerzas y nuevos problemas.

Francia sigue con atenta simpatía, las iniciativas y los esfuerzos del Rey Juan Carlos. Desea vehementemente el éxito de ellas, al mismo tiempo que se halla persuadida de que la marcha de los asuntos de España sólo corresponde a los españoles y de que no ha de hacerse nada desde el exterior que sea susceptible de complicar su desarrollo.

"Para nosotros, la visita del Rey de España será, en primer lugar, la confirmación de la vieja, y actual, amistad franco-española. Testimoniará, en segundo lugar, el deseo que tenemos de encontrar en España verdadero "partenaire" con el que deseamos progresar unidos y resolver los difíciles problemas de loa tiempos modernos."

 

< Volver