Los Reyes, en París. 
 "Mi país se siente capaz de contribuir a la creación de la nueva Europa" (Juan Carlos, en el Ayuntamiento)  :   
 "El camino hacia una Europa firme y unida no se podrá hacer sin sacrificios y dificultades". 
 Arriba.    29/10/1976.  Página: 9-11. Páginas: 3. Párrafos: 44. 

nacional

A LA CREACIÓN DE LA NUEVA

(Juan Carlos, en el Ayuntamiento)

"El camino hacia una Europa firme y unida no se podra hacer sin sacrificios y dificultades"

PARÍS. (De nuestros enviados especiales.)—Ayer se cumplía la segunda jornada de estancia de los Reyes de España Don Juan Carlos y Doña Sofía en Francia, invitados por el Presidente de la República francesa, señor Giscard. d´Estaing.

Durante el día, llevaron a cabo un apretado programa de visitas y actos, muchos de los cuales realizaron por separado Don Juan Carlos y Doña Sofía.

Por la mañana, los Monarcas españoles acudieron al Ayuntamiento de París, donde recibieron oficialmente la bienvenida por parte del presidente del Consejo Municipal de París, Bernard Lafay, quien pronunció un discurso resaltando los lazos culturales e históricos que unían a Francia con la Monarquía española, al que contestó el Rey Don Juan Carlos.

Seguidamente, el Rey se trasladó a la fábrica Thompson, especializada en la fabricación de aparatos electrotimésticos audiovisuales, interesándose por la técnica a emplear en este tipo de fabricaciones. Mientras tanto, la. Reina Doña Sofía, acompañada de la ministro de Cultura, visitaba Las obras arqueologicas de excavaciones que se están realizando en el pórtico de la cátedral de Notre Dame.

Tras el almuerzo, de nuevo el Rey de España y el Presidente Giscard d´Estaing, visitaron la

Escuela Militar, centro de formación castrense, donde fue recibído con todos los honores. En esos mismos momentos, la Reina Doña Sofia visitaba un centro experimental para subnormales. Dicha escuela tiene la particularidad da que está dirigida directamente por los padres de los alumnos.

Tras la visita a la Escuela Militar, el Rey de España recibió en su residencia del palacio de Marigny al primer ministro francés, Raymond Barre, y al secretario general de la OCDE, Emyle van Lennep.

Recepción en el hotel de Ville

Los Reyes de España protagonizaron ayer la recepción en el Hotel de Ville —Ayuntamiento—, que se convirtió en cordial acogida del pueblo de París a los Monarcas.

Varios centenares de personas rodeaban la amplia plaza del neoclásico edificio, en pleno centro de la ciudad, a la orilla del Sena. A la llegada de los Reyes, una verdadera multitud se había concentrado siguiendo el llamamíento que hizo el presidente del Consejo de París, Bernard Lalay, quien ofrecía la recepción.

Los Monarcas llegaron acompañados del presídante del Consejo Municipal y del ministro del Interior francés, Michel Poniatows ki, así como del Ministro español de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, y del prefecto de París, Jean Taulelle.

Tras atravesar la sala de tapices, los invitados llegaron hasta la «Sallé de Pétesa, donde esperaba el Consejo de París, cuerpos de Estado, cuerpo diplomatico e invitados, que abarrotaban la sala.

El amplio salón estaba decorado con el escudo real español, destacando en el sitial, orlado de la enseña tricolor francesa.

Los asistentes prorrumpiaron en un nutrido aplauso en el mismo momento que Don Juan Carlos y Doña Sofía hicieron su aparición. La Reina vestía un traje de seda beige con falda plisada, zapatos y bolso a juego

Tras la interpretación de los himnos, el presidente del Consejo de París, Bernard Laíay, pronunció unas palabras calidas de acogida, en las que resaltó la

antigua y profunda amistad hispano-francesa, dirigiendose más tarde a la proximidad historica

PAG. SIGUIENTE

nacional

LOS REYES, EN PARÍS

"Francia se congratula de le vuelta de España a su vocación europea" (Bernard Lafay)

PAG. ANTERIOR

que habían conseguido para los dos países la dinastía borbonica.

Unidad histórica

A continuación, el presidente del Consejo de París. Bernard Lafay. pronunció el siguiente discurso de bienvenida;

(París os recibe, señor, por vez primera como Soberano con cariño y con respeto.

Pero nuestra ciudad recuerdo haber tenido ya el honor de contaros entre sus huéspedes privilegiados, asi como a vos, señora que, hace algunos años fuisteis oficialmente recibida en nuestro Ayuntamiento.

Permítanme Sus Majestades que les exprese los sentimientos de aneja y profunda amistad que la población y los representantes de París albergan hacia España, su pueblo y su dinastía.

Su venida entre nosotros, señor, su amable presencia, señora, nos proporcionan una muy viva alegría; en principio porque renuevan una tradición secular intimamente ligada a la historia de nuestras dos naciones. Dentro de esta tradición permanece especialmente vivo el recuerdo de Alfonso XIII, vuestro abuelo, fiel amigo de Francia y gran amigo de París.

No son estos ni el tiempo ni el fugar para evocar ampliamente el fresco milenario, tan rico y tan variado, de las relaciones Franco Españolas; ni tampoco la patética historia de España, ardiente de fe mística, rebosante de heroísmo, enfebrecida de aventuro y fulgurante de gloría,

Si así lo hiciéremos volvería, mas a trazar el destino de lodo Europa, de Sur a Norte y de Oeste a Este, durante más da diez siglos, y también a recordar el desarrolla de las epopeyas de lo latinidad cristiana, mediterránea y universal.

Y sin embargo, cómo no destacar la emotiva continuidad de las relaciones humanes, familiares. culturales y políticas entre nuestros dos países, y de su comunidad de civilización y do espiritualidad.

La genealogía parece a veces una ciencia superada... ¿Pera puede considerarse como un azar el que, entre nuestros Reyes franceses, dos de los más grandes, hayan tenido como madres a princesas españolas: San Luis, hijo de Blanca de Castilla, y Luis XIV, hijo de la Reina Ana?

No se trota de anécdotas, sino de símbolos ejemplares, al Igual que el origen de vuestra dinastía, señor, surgida de la casa de Borbón, cuyo antiguo prestigio se extiende a ambos lados de los Pirineos.

París recuerdo haber sido una etapa medieval de las populares peregrinaciones francesas hacia Santiago de Compostela... Paris se complace en acoger a millares de trabajadores venidos de España, cuyas cualidades de trabajo, de seriedad, de perseverancia y de honradez san apreciadas por nuestros conciudadanos.

Si cierto es que las grandes contribuciones de España a todas las formas de arte, las letras y el pensamiento la sitúan en primera fila de las naciones de Occidente, también lo es que España haya entrado resueltamente en la vía de la expansión tecnológica. Industrial y comercial, de la modernización acelerada de su economía:

Conocemos, señor, vuestra preocupación por hacer participar al conjunto de vuestra pueblo de los frutos de esos progresos, por desarrollar su bienestar social, material y humara, mente, por asegurar a toda lo noción ese clima de solidaridad y de concordia cívica que responde a vuestros proyectos políticos, tan generosos como clarividentes.

¿Cómo podría Ignorar todo esto Francia? ¿Cómo podría Europa no congratularse de la vuelta de España, vanguardia del viejo continente, a su vocación europea? Pues es en el marco de Europa en el que se inscriben, para hoy para mañana, los deslinos de nuestras patrias sean cuales fueren las dificultades y las dudas de esta marcha hacía la unidad.

Encarnáis, señor, la tradición y el progreso, el orden y la libertad, la unidad y la diversidad, en circunstancias históricas que constituyen una etapa difícil y apasionante de la evolución de nuestro reino.

Deseamos de todo corazón que los felices logros de vuestro reinado respondan a vuestras esperanzas y a vuestra fe pera la felicidad y la prosperidad de iodos´ los españoles.

Discurso del Rey

El Rey Don Juan Carlos, vestido con traje oscuro, contestó las palabras de Bernard Lafay con uno cariñosa referencia a la ciudad de París, recordando, o la vez, que una Reina española Blanco de Castilla, esposa da San Luis de Francia, creó en el mismo hotel de Ville la primera institución municipal de la ciudad:

"Lo Reina y yo apreciamos en su justo valor la acogida que la ciudad de París y usted nos han dispensado.

Fue precisamente el hijo de una Reina española, Blanca de Castilla, cuyo sello guardáis, quien fundó en este lugar la primera Institución municipal de París. En esta vitrina da lo historia, que tan esmeradamente conserváis, también he podido contemplar con emoción el documento que contiene el testamento de mi antepasado Luis XIV.

Realmente nos encontramos aquí en el corazón de la capital. En torno a nosotros se alzan la santa capilla y Notre Dame, el barrio Latino y la Sorbona. Muy cerca, los archivos nacionales velan las documentos que son testimonio Insustituible de la historia de Francia. Este pasado glorioso de París debe ser particularmente fecundo para quienes presiden su conserva, don y transformación. En él encontraréis la inspiración para esa «nueva concepción de la ciudad», que he descrito recienteniente el Presidente de la República: «Un marco de vida a la medida del hombre... que propicie el desarrollo de la comunicación social.

Nos hallamos en la esencia de París y París es, a su vez, la esencia de Francia. Vuestro gran país ha sido una de las vías de penetración de la cultura europea, que a través de él ha llegado a España, de Igual

modo que particularmente la aportación cultural de España ha enriquecido a Europa a través de Francia. Mi país, que no puede ser más que europeo, que lo ha sido siempre, se siente capaz de contribuir a la creación de la nueva Europa, rica en su diversidad y fuerte en su unidad. La ruta hacia el puerto de salvación de una Europa firme y armoniosamente unida no se podro hacer sin sacrificios ni dificultades. Al Igual que la divisa de las armas de vuestra ciudad podremos decir de eso Europa: «Fluctuat nec irsergiturü."

Visita a la factoría Thomson

Terminada la recepción en el Ayuntamiento, el Rey Don Juan Carlos giró una visita al centro de Investigación y desarrollo de la Thontson-CSF una de las primeras empresas electrónicas y técnicas de punta de Europa Multinacional francesa, Thomson-CSF fue fundada en 1893 en Estados Unidos, pero desde comienzo del siglo XX se convirtió en empresa francesa consede en Paris y diversos ramificaciones en el mundo entero. Cíento cinco mil personas trabaja en el grupo, con una cifra de negocies de seis mil millones de francos anuales y 50 por 100 de sus actividades en el extranjero. Estos detalles y toda una serie de datos técnicos fueron facilitados al Rey de España por e! presidente de la empresa, Jean Fierre Bouyssonnie. Don Juan Carlos I, acompañado por el Ministro español de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja; el frances de Industria y Dessarrollo Cientifico, así como por los embajadores de Francia en España. Denioud, y de España en París, marqués de Nerva, y miembros del séquito real, marqués de Mondejar, general Armado y Comin, Santiago Martínez Caro, José L Blanc y el representante de la OÍD, Alberto Aza y otras personalidades españolas y francesas, recorrió detenidamente las diversas instalaciones dedicadas o la actividad militar civil, aeronáutica de telecomunicaciones, etcétera.

Visita arqueológica

Mientras tanto, la Reina Doña Sofía realizaba una visita a las

PAG. SIGUIENTE

La Reina visitó las excavaciones de Nofre Dame y un centro experimental infantil

PAG. ANTERIOR

excavaciones arqueológicas que se están realizando en el atrio de! templo de Notre Dame. La Reina estuvo acompañada por la señora Francosse Giroud, secretario de Estado para la Cultura.

Se trata de unas Importantes excavaciones que aún se encuentran en fase de exploración V que sólo serón abiertas al público dentro de dos años.

La Reina de España y Francoise Giroud llegaron a la plaza de Notre Dame, ante la catedral de París, poco antes de las 10. Tanto la Soberana española como la ministra francesa vestían en tono verde. La Reina Doña Sofía, con un abrigo de paño reversible de línea sobria y un vetido escocés en armonía cromática; Francoise Giroud, un discreto camisero estampado con una larga chaqueta en tricot de malla gruesa y un pañuelo al cuello, que le daba un tono convencional al atuendo.

La Reina de España y la secretaria de Estado visitaron, acompañadas de un guía, las galerías subterráneas, en donde se encuentran restos de las fundaciones de una ciudad romana, de la ocupación gala y del período merovingio.

Destacan los restos de unos muros que debieron pertenecer a una basílica civil, construida

en el siglo III, en torno a una vía romana que atravesaba la isla de la Cite. Al mismo tiempo se encuentran en las excavaciones huellas de edificios privados y templos de los primeros siglos de nuestra era. Entre ellos un horno y algunos pozos. Posteriormente aparecen las bases de casas de origen medieval, así como una parte de las estructuras del hospicio de los niños hallados, que el arquitecto Bogrand construyó en el siglo XVIII.

En otra de las galerías se encuentran los cimientos de la fachada de la catedral merovingia de Saint Etienne. construida bajo el reinado de Childiberto I, entre 511 y 558.

La Reina española se declaró encantada del valor arqueológico e histórico, subrayando el interesante trabajo que desde 1965 se viene realizando cuando los primeros restos fueron descubiertos al construir un aparcamiento subterráneo.

Concluida la visita, la Soberana, española se trasladó al hotel de Marigny, residencia, oficial de los Reyes durante su estancia en París.

«La Reina me parece deliciosa, de encantadora naturalidad, y se muestra realmente como una persona de grandes cualidades», declaró la ministra frailes paro la Cultura, al término del recorrido por las excavaciones.

Viernes 29 octubre 1976

 

< Volver