Autor: Baselga, Ana. 
   Una larga Historia     
 
 Arriba.    09/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

UNA LARGA HISTORIA

£1 21 de marzo de 1937 se firmaba la orden del (Gobierno por la que se creaban los Gabinetes de Censura

Cinematográfica de Sevilla y ¡La Corana

En 1963 se establece como materia censurable la justificación del ´suicidio, homicidio, divorcio, adulterio,

relaciones sexuales ilícitas, prostitución y cuanto atente contra el matrimonio y la familia

Las últimas normas datan de febrero de 1975, que se consideran válidas «hasta tanto no se promulgue la

ley de cine»!

El 21 de marzo de 1937 se firmaba la orden del Gobierno general por la que se creaban los Gabinetes de

Censura Cinematográfica de Sevilla y La Coruña; era el principio de una gran institución con el nombre

de Censura Cinematográfica. Otra orden del 18 de noviembre de 1937 matizaría más específicamente en

qué iba a consistir este «revival» de Torquemada. Se disponía que: «Todas las películas importadas para

su proyección en territorio nacional, así como las producidas en el mismo, deberían ser sometidas al

Gabinete de Censura de Sevilla. Las que tengan un carácter de propaganda social, política o religiosa

serán censuradas por la Junta Superior de Salamanca, Asimismo serán sometidos a ésta los guiones,

argumentos, etc., y aquellas películas que se produzcan en territorio liberado». Las personas que

componían estas Juntas encargadas de velar la moral del pueblo eran las siguientes:

Presidente: «Un representante de la Delegación del Estado para Prensa y Propaganda, nombrado por la

misma».

Vocales: «Un representante de la autoridad militar. Un representante de Falange Española

Tradicionalista y de las JONS. Un secretario de la autoridad eclesiástica».

Secretario: «Un funcionario de la Delegación del Estado para Prensa y Propaganda, nombrado por ella».

Con el final de !a guerra, el primer Gabinete de Franco decidiría reorganizar la Censura. Por orden del 2

de noviembre de 1938 se crean dos organismos distintos dependientes ambos del Ministerio de la

Gobernación: La Comisión de Censura Cinematográfica y la Junta Superior de Censuro Cinematográfica,

organismos estos que funcionarían como espada de Damocles durante muchos años. La Comisión de

Censura Cinematográfica estaba integrada por el jefe del departamento de Cinematografía como

presidente, y cuatro vocales designa por el Ministro del Interior, a propuesta, respectivamente, del

Ministró de Defensa Nacional, del de Educación y de la Jerarquía Eclesiástica, y de la Jefatura del

Servicio Nacional de Propaganda. La Junta Superior de Cinematografía estaba compuesta por un

presidente, nombrado por el Ministro del Interior, y dos funcionarios de éste, que actuaran como

secretarios.

El 15 de julio de 1939 se establecen los requisitos que se exigen para Id presentación a la Censura de

guiones y argumentos cinematográficos. La nueva ley de Censura, además de especificar tos datos

burocráticos que debían cumplir los guionistas, matizaba que el hecho de que el guión fuera aprobado «no

exime, en ningún caso, la censura de la película realizada, la cud habrá de someterse a la Junta de Censura

Cinematográfica y a la Comisión de Censura Cinematográfica, organismos a los que les está

encomendada la censura de las películas terminadas».

La orden de 9 de abril de 1940 precisa las normas a las que deben de someterse fas películas antes de

comenzar un rodaje. Para conseguir el permiso del rodaje había que solicitarlo con un mes de antelación

acompañando un impreso con: «el título, época, lugares de acción de los personajes, tesis de la obra,

síntesis del argumento, estudios donde se realice, presupuesto aproximado y cuadro completo de los

colaboradores de la película. El Departamento Nacional de Cinematografía podía aprobar o denegar esta

petición de rodaje según su criterio.

La orden de 31 de marzo de 1941 suponía un primer paso hacia la reorganización de la Censura; en el I se

decía: «En el plazo de seis meses, a partir de la fecha de publicación de la presente orden, todas aquellas

películas censuradas en Madrid desde el 17 de abril ds 1939, hasta el día 30 de agosto del mismo año, en

que se constituye la Comisión de Censura Cinematográfica, serán sometidas a revisión por la citada

Comisión»,

Sin embargo, será la orden de 23 de noviembre de 1942 la que establezca una pequeña reorganización. Se

decía: «La censura cinematográfica será ejercida por la Comisión Nacional de Censura Cinematográfica,

y los recursos de revisión por la Junta Nacional Superior de Censura Cinematográfica, que dependerán de

la Vicesecretario de Educación Popular, adscribiéndose a la Delegación Nacional de Cinematografía y

Teatro». Cambiaba entonces la configuración del rostro oculto de los censores: La Comisión Nacional de

Censura Cinematográfica estará formada por un presidente, nombrado libremente por el vicesecertario de

Educación Popular, y cinco vocales, nombrados por el mismo a propuesta unipersonal, respectivamente,

del Ministerio del Ejército, de la autoridad eclesiástica, del Ministerio de Educación Nacional, del

Ministerio de Industria, los cuatro primeros, y el quinto de ellos será lector-censor de guiones del

departamento de Cinematografía de la Delegación Nacional de Cinematografía y Teatro,

La Junta Superior de Censura Cinematográfica estaba formada por: un presidente, nombrado por el

vicepresidente de Educación Popular, y cinco vocales, designados en forma análoga o los de la Comisión

Nacional.

La orden de Información y Turismo de febrero de 1963 dicta nuevas normas de censura cinematográfica

que habrán de ser aplicadas: Se decía que si una película era considerada gravemente peligrosa en su

totalidad sería prohibida antes que autorizada con supresiones que la modifiquen de manera sustancial.

«La película debe conducir lógicamente a una reprobación del mal...». Se prohibirá: «La justificación del

suicidio, el homicidio por piedad, la justificación del divorcio como institución, del adulterio, de las

relaciones sexuales ilícitas, de la prostitución y en general de cuanto atente contra la institución

matrimonial y contra 4a familia». Claro que eran otros Jiempos, pero las normas del 63 fueron el

principio de la «cojoapertura». Finalmente, la orden de febrero de 1975 establece las últimas y más

recientes normas de calificación cinematográfica, que desde el año 63 no habían variado. Se dice:

«Transcurridos más de diez años desde la fecha en que fueron promulgadas las últimas normas de

Censura cinematográfica, se considera necesario que éstas sean acomodadas al momento presente de la

sociedad española hasta tanto no se promulgue la ley del cine, que abordará toda la problemática de este

medio». En su virtud, el Ministerio ha tenido a bien disponer: «Todas las películas deberán ser juzgadas

no sólo por sus planos o secuencias singulares, sino epecialmente como un conjunto unitario en relación

con la totalidad de su contenído". «Podrán presentarse como secuencia aislada o como eje del conflicto

dramático, actitudes contrarías a la conciencia colectiva, siempre que no traten de justificarse

moralmente. ni se presenten en forma tal que despierten adhesión mimètica del espectador...»

Ana BASELGA

 

< Volver