Autor: Conte, Rafael . 
 Terminó el viaje oficial de don Juan Carlos. 
 Francia y España se han vuelto a encontrar  :   
 Excelente acogida de la opinión pública gala. Contactos periódicos entre los dos países, "al nivel más apropiado y elevado". 
 Informaciones.    30/10/1976.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

TERMINO EL VIAJE OFICIAL DE DON JUAN CARLOS

FRANCIA Y ESPAÑA SE HAN VUELTO A ENCONTRAR

Por Rafael CONTÉ

Paris, 30.

FRANCIA y España se han vuelto a encontrar.» El portavoz oficial de la Presidencia de la República Francesa transmitió estas palabras textuales, con las que el Presidente Ciscará á´Estain calificó el viaje a Francia de los Reyes de España, que finalizó ayer.

Eran las 9,30 de una noche desapacible; en un París casi desierto, la comitiva oficial una larga linea de coches negros salía del palacio de El Elíseo. Giscard y su esposa habían acompañado a don Juan Carlos y doña Sofía hasta la escalinata de la entrada de honor, donde se despidieron: ambos Jefes de Estado habían terminado sus contactos, una hora y media de entrevista, que se prolongó durante otra hora más en una cena Intima, con sólo cuatro cubiertos. El primer ministro francés Raímond Barre, acompañado de su esposa, llegó a los postres, para el caíé, y fue quien condujo después hasta el aeropuerto a los Monarcas españoles. Hacia las diez de la noche, tras el protocolo de rigor, despegaba de Orly el «Mystere 20» que conducía a la pareja real. Todo había terminado.

NUEVO PUNTO DE PARTIDA

¿Terminado? Tal vez no sea esta la palabra adecuada. Por el contrario, algo parece haber empezado, al menos según las declaraciones finales de los portavoces. El Presidente Giscard fue Invitado oficialmente a visitar España por don Juan Carlos según reveló el mismo Rey ayer por la mañana a los periodistas españoles, a quienes recibió en la Embajada, en un desayuno informal que se convirtió en una «charla de Prensa». Giscard ha aceptado el principio de esta visita, aunque no se ha fijado fecha: posiblemente, para 1977. El Presidente francés «ha caracterizado este viaje y sus resultados como algo que marca un nuevo punto de partida en las relaciones entre Francia y España», según frase textual de su portavoz.

Se han examinado proyectos de futuro y, por parte francesa, se subraya la acogida de la opinión pública gala, que ha sido excelente y que ha Ido más allá de la mera acogida oficial. Basta leer la Prensa todo esto son palabras casi textuales del portavoz que se ha expresado en plena libertad y con sus matices propios, pero siempre de una manera constructiva. Esta afirmación requiere asimismo una matización: si la Prensa comercial o conservadora «L´Aurore», «Le Fígaro», «La Croix», «Le parisién Liberé», «Les Echos» o «Le Nouveau Journal» ha sido francamente favorable, otros diarios, como «Le Monde» y «Le Quotidien de París», han expresado reticencias, mientras que la Prensa comunista e izquierdista

«LHumanité». «Rouge», «Libération» o «Le Cuotidien du peuple» ha sido francamente adversa.

ACUERDOS PERIÓDICOS

«Pecha histórica», «impresión insuperable», «satisfacción», son !os términos que describen los resultados de este viaje. Resultados Que no son concretos, salvo en un acuerdo inicial; en la última entrevista antes de la cena de ayer, a la que asistieron ambos ministros de Asuntos Exteriores, señores Oreja y

De Guiringaud con lo cual ambos Gobiernos se asociaban a la entrevista , se convino en establecer contactos periódicos entre Francia y España El portavoz oficial español habló de un «acuerdo yerbal» de ambos Jefes de Estado. El francés, mas precavido, dijo solamente que «se convino». De todas maneras, es un lenguaje inhabitual en la diplomacia francesa. Estos contactos periódicos «asegurarán un conocimiento exacto de los puntos de vista respectivos y prepararán las acciones coordinadas que se acometan en el futuro por ambos Gobiernos». Estos contactos tendrán lugar al nivel más apropiado y elevado, lo cual no excluye nuevos contactos Giscard-Juan Carlos y otros a nivel ministerial.

«Yo Subrayo personalmente la importancia de este dato señaló el portavoz francés , pues Francia sólo posee acuerdos similares con Alemania y la Gran Bretaña. Los casos de la Unión Soviética y el Irán son diferentes. Esto muestra la voluntad de ambos Gobiernos de dar un alcance práctico a esta nueva etapa.» Por lo demás, no ha habido comunicado oficial de la visita y no se puede hablar de otros resultados concretos.

«Ni el Presidente ni el Rey negocian siguió diciendo el portavoz ; son los Gobiernos quienes lo hacen. Se ha tratado de dar la señal de salida de esta nueva etapa, que puede ser de gran importancia para el futuro de Europa.» Esta entrevista final Giscard-Juan Carlos trató de los problemas bilaterales (sobre todo, económicos y culturales) y de los internacionales, divididos estos últimos en tres grandes sectores: Europa, el Mediterráneo y las relaciones con el Tercer Mundo. En este último punto, Francia y España son cabezas formales de dos grandes sectores del mundo, el de la francofonía y el de la hispanidad, y poseen gran tradición de relaciones con dicho Tercer Mundo. Y en cuanto a la política mediterránea, ambos países son dos grandes potencias de la zona. La coordinación de sus acciones puede ser por ello fundamental.

PRESENCIA EN EUROPA

España debe estar presente en Europa El deseo de Giscard es que llegado el momento elegido por España y en condiciones de total igualdad, nuestros países puedan ocupar su lugar en Europa. «Pero en la Comunidad Europea somos nueve, y Francia no decide sola señaló el portavoz , y además el Presidente Giscard ha tenido buen cuidado en indicar que los problemas internos de España conciernen a los españoles.» Nada de injerencia exterior, nada que complique el desarrollo de lo que sucede en España. «Aunque el Gobierno francés desea que continúe la obra que el Rey ha comenzado y que sea un éxito.» Y esto, por respeto al pueblo español y a la propia doctrina francesa de independencia nacional y no injerencia extranjera. ¿Han hablado de problemas militares? Es muy posible. También es posible que Giscard haya explicado al Rey la, política de defensa francesa

«somos aliados de nuestros aliados, pero soberanos de nuestro propia defensa en la O.T.A.N.»—, y ello ha debido interesar a España.

La prolongación de la última entrevista y cena obligó al Presidente Giscard a anular su participación en una emisión televisada literaria, en la que se iba a hablar de su libro "Democracia francesa". No fue ésta la única anulación de la jornada. Don Juan Carlos tuvo que renunciar a la visita a la fábrica de enriquecimiento de uranio según el procedimiento "eurodif", en Tricastín, a causa del mal tiempo. Mal tiempo que no le impidió visitar los silos de lanzamiento de "missiles" nucleares en la altiplanicie de Albión, situados en la misma zona. Esta Visita fue muy discreta y a ella no asistió ningún periodista. Lo cierto es también que el Rey se detuvo en Albión más de lo previsto, interesado por lo que estaba contemplando. El retraso, el hecho de que Giscard le estuviera esperando y el mal tiempo reinante —los traslados se hacían en helicóptero— aconsejaron renunciar a la etapa de Tricastín, donde esperaban los periodistas.

NO HUBO ENTREVISTAS SECRETAS

La última jornada resultó, » pesar de esta anulación, bastante densa también. A las nueve de la mañana, don Juan Carlos recibía a los periodistas españoles a desayunar en la Embajada: periodistas que se multiplicaron como loa panes y los peces. Entre el café y "croissant", el Rey departió con unos y con otros durante casi una hora, sin eludir las preguntas, pretándose a toda clase de interpelaciones, a los "flashes" de los fotógrafos. De sus respuestas quedó bien claro que nana mantenido ninguna clase de entrevistas secretas en París y desde luego no con ninguna oposición ni española ni francesa.

La carta que le ha enviado a través del Presidente Giscard la Unión de la Izquierda francesa no la ha recibido; pero sí recibió el escrito que le presentó un concejal socialista en el Ayuntamiento de París. De su contenido señaló que cada cual tiene derecho a pensar como quiera, que eso es la democracia. Por ahora no piensa volver al extranjero, en contra de lo que se ha publicado en algún sitio, al menos hasta después del referéndum y de que se ponga en marcha la reforma. ¿Lo más positivo del viaje? Haber reanudado las relaciones con Francia a nivel de Jefes de Estado. Las conversaciones mantenidas han sido genéricas, sin entrar en detalles. ¿El problema vasco?: Si mejoran las relaciones entre Francia, y España, ello coadyuvara a su solución. ¿Y el Mercado Común?: Los problemas a gran nivel se van resolviendo.

Las zancadillas pueden comenzar cuando se aborden los detalles concretos, como, por ejemplo, en el espinoso problema agrícola. Precisamente, en otro lugar de Francia, el ministro francés de Agricultura proclamaba que antes de la entrada de España en la Comunidad Europea sería necesario reformar los reglamentos agrícolas del Mercado Común. En contra de algunas informaciones aparecidas en la Prensa francesa, el ministro señor Oreja afirmó que en este viaje no se firmaría ningún acuerdo técnico.

CON LOS ESPAÑOLES

Después, los Reyes de España inauguraron la nueva Casa de España, un lujoso palacete decimonónico, reformado, situado en las cercanías de la Embajada. El director general del Instituto Español de Emigración, señor Jordana, acompañó a los Reyes en su visita y les presentó el edificio En el acto inaugural, el señor Jordana ¡pidió, entre otras cosas, que se resuelva el problema del voto de los emigrantes.

Finalmente, para terminar la cargada mañana, y antes de salir para la altiplanicie de Albión, los Reyes recibieron a 800 representantes no cabían más de la colonia española en París, en la misma Embajada.

Como último dato pueden citarse dos fragmentos de comentarios de Prensa: el primero, favorable, de «L´Aurore»: «El primer objetivo de Juan Carlos es ciertamente devolver a su pueblo la libertad sin comprometer la paz civil. Pero su gran designio será, el de sacar a España de medio siglo de aislamiento, para integrarla sólidamente en la comunidad occidental. Este viaje oficial es la primera etapa de un largo camino. Etapa importante, porque su éxito determina los restantes. Y es también un ´test´.»

El segundo, más reticente, de «Le Monde», significativamente titulado, entre interrogaciones, «¿Hacia el fin de la "anomalía" española?»: «La España franquista estaba mar. cada de un "pecado original" para los franceses. La España de hoy ha de desmarcarse de ta de ayer para que sus relaciones con Francia y los franceses cambien, de carácter. La visita del Jefe del Estado español ha sido, ante todo, la expresión de la voluntad de Madrid de entrar, como ha dicho Juan Carlos, en una "Europa nueva" en pie de Igualdad. Francia ha indicado que este gesto ha sido comprendido, esta voluntad apreciada y que los franceses harán todo lo posible por facilitar las cosas.» Luego señala el citado diario que hay problemas técnicos como el de la concurrencia agrícola, pero que el Gobierno francés ha elegido, en su interes político, que España, «esa pieza -que falta en Europa, particularmente necesaria para el equilibrio Norte-Sur de la Comunidad, encuentre en ella Su sitio. La única condición previa es también política. Es que el proceso de liberalización, y hasta de liberación, que se ha iniciado, y en todo caso es visiblemente querido por el Rey, sea conducido hasta el final y que la España de mañana sea una democracia europea como las demás.»

EXCELENTE ACOGIDA DE LA OPINIÓN PUBLICA GALA

CONTACTOS PERIÓDICOS ENTRE LOS DOS PAÍSES, «AL NIVEL MAS APROPIADO Y ELEVADO»

EL GOBIERNO FRANCÉS DESEA QUE CONTINUÉ Y SEA UN ÉXITO LA OBRA QUE EL REY HA COMENZADO

LO MAS POSITIVO: LA REANUDACIÓN DE LAS RELACIONES ENTRE LOS JEFES DE ESTADO

30 de octubre de 1976

 

< Volver