Vida oficial. 
 El Gobierno Civil aplaza su decisión sobre el Congreso del P.S.O.E.  :   
 Por considerar que existen defectos formales en la solicitud. 
 ABC.    20/10/1976.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

MIERCÓLES 20 DE OCTUBRE DE 1976. PAG. 9.

El GOBIERNO CIVIL APLAZA SU DECISIÓN SOBRE El CONGRESO DEL P. S. 0. E.

Por considerar que existen defectos formales en la solicitud

Madrid. (De nuestra Redacción.) El Gobierno Civil de Madrid ha decidido aplazar su decisión sobre la solicitud del P. S. O. E. (sector renovado), para celebrar un Congreso durante los días del 4 al 7 del próximo mes de noviembre.

En nota hecha pública, que reproducimos posteriormente, el Gobierno Civil considera que no consta que don Felipe González y don Luis Gómez Llórente solicitantes del permiso para celebrar el Congreso «son sus representantes legales o estatutarios» del P. S. O. E. como exige el artículo 4.°, punto 2.°, apartado D de la ley Reguladora del derecho de reunión política. Igualmente, estima que no se cumplen determinados requisitos formales.

Al recibir el comunicado del Gobierno Civil, la Comisión Ejecutiva del P. S. O. E. ha decidido persistir en su voluntad de celebrar el Congreso en el interior de España, acuerdo que someterá al refrendo del Comité Nacional, que será convocado en reunión extraordinaria y con carácter urgente.

ASISTENCIA. Como se recordará, el Congreso estaba previsto para los días 4 al 7 del próximo mes, y tenían anunciada su asistencia numerosos líderes del socialismo europeo, como Willy Brandt (República Federal Alemana), Francois Mitterrand (Francia), George Papandreu (Grecia), Mario Soares (Portugal), Olof Palme (Suecia), Michael Foot (Gran Bretaña) y De Martino (Italia), entre otros.

De llegarse a una solución eme permitiera la celebración del Congreso, esta sería la primera vez que lo hiciera el Partido Socialista Obrero Español en el interior de España desde 1932.

LA DECISIÓN. El ministro de la Gobernación, don Rodolfo Martín Villa, cenó anteayer con el gobernador civil de Madrid. Medios políticos consideran que la decisión sobre el Congreso se adoptó en esta reunión.

Por otra parte, y según informa Europa Press, otros observadores califican la decisión del Gobierno Civil como el establecimiento de un «impasse» en el que las dos partes Interesadas podrían establecer una serie de negociaciones respecto de la celebración del Congreso.

REACCIÓN. Según Logos, determinados ambientes políticos consideran la decisión oficial como «firme y coherente», al exigir a los socialistas de Felipe González cumplir con la ley que regula el Derecho de Asociación Política, que la mayor parte de los partidos políticos de la oposición democrática han rechazado.

COMUNICIACION DEL GOBIERNO. En el escrito dirigido por el Gobierno Civil a los firmantes de la solicitud se hace constar que:

«En el escrito se hace referencia al Partido Socialista Obrero Español, lo que significaría que V. S. actúan en nombre de una persona jurídica sin que, en tal caso, conste que son sus representantes legales o estatutarios de la misma, como exige el artículo 4.*, punto 2*. apartado D de la ley Reguladora del derecho de reunión política.

Que no figuran debidamente cumplimentados los requisitos que establece e! apartado C del punto 2.°, artículo 4.* de aquella ley. en tanto en cuanto no se determinen las distintas Intervenciones en relación a los temas a tratar que demandan una mayor precisión, según se destaca del apartado B del mismo precepto.

En consecuencia no procede resolver sobre el escrito hasta que sean subsanados esos defectos.»

ACTITUD DEL P. S. O. E. Por su parte, la Comisión Ejecutiva del P. B. O. E. ha emitido un comunicado en el que dice: «Con fecha 14 de octubre de 1976 se presentó en el Gobierno Civil de Madrid un escrito de comunicación de la celebración del Congreso del Partido para los días 4, 5, 6 y 7 de noviembre próximos en el hotel Mella de Madrid, suscrito por Felipe González y Luis Gómez Llórente.

Con fecha 18 de octubre, y recibido en el día de hoy, el Gobierno Civil de Madrid responde al escrito presentado, negándose a resolver sobre la comunicación recibida en base a defectos formales que a su juicio debían ser subsanados.

Durante este período y en días anteriores, los responsables del Partido Socialista han mantenido conversaciones con los responsables del Gobierno para tratar de aclarar las circunstancias relativas a la celebración del Congreso.

La Comisión Ejecutiva entiende que la negativa a conceder la autorización paira la celebración del Congreso es una actitud discriminatoria respecto del Partido, que no sólo perjudica gravemente a éste, sino que, a nuestro juicio, dificulta seriamente el necesario clima de libertad de reunión y expresión, para facilitar el desarrollo de las fuerzas políticas y. por consiguiente, la alternativa democrática.

Al exigir un trato de igualdad a todas las fuerzas políticas ponemos de manifiesto que ello consiste en una exigencia de libertad para todos, saludando, por consiguiente, los Congresos realizados en circunstancias idénticas a la nuestra y los que previsiblemente vayan a realizarse.

Ante la actitud gubernamental que interpretamos como obstaculizadora para la realización de nuestro Congreso, la Comisión Ejecutiva manifiesta su firme voluntad de que éste se celebre en el Interior de España, considerando que ello no sólo beneficia al normal desenvolvimiento de una fuerza política democrática y representativa como la nuestra, sino que contribuye a normalizar, al menos de hecho, la vida democrática del país.

Sólo en las circunstancias de que el poder político establecido adoptara una actitud de absoluta negativa a la celebración del XXVII Congreso del Partido Socialista, que se correspondería con épocas que creemos en trance de superación, decidiríamos la celebración del Congreso fuera de nuestras fronteras.

Por consiguiente, ante la circunstancia planteada que formalmente no aparece como una prohibición, pero que en el fondo supone la no autorización para la celebración del Congreso tal como estaba previsto, la Ejecutiva del Partido convocará reunión extraordinaria y urgente del Comité Nacional y propondrá a éste la insistencia en la celebración del Congreso en el interior de nuestro país.

Creemos necesario llamar la atención sobre la actitud contradictoria y de Incoherencia política que mantiene el poder ejecutivo, que parece negar las propias intenciones liberalizadoras que declara.

Asimismo, insistimos en que nuestro Partido, que no sólo posee vocación de legalidad, sino que se encuentra en la ilegalidad por una Imposición conocida de todos, no acepta, en ningún caso, una legalización en términos coactivos. El poder sólo debe limitarse a reconocer y respetar-la existencia de partidos políticos, sin pretender intromisión alguna en sus decisiones y actitudes políticas.

De todo esto ha tenido conocimiento la Comisión Mixta de Reunificación. habiendo manifestado los compañeros del sector histórico que forman parte de la misma su solidaridad con nuestra resolución

 

< Volver