El Rey presentó la ofrenda al Apostol. 
 "Procuramos y buscamos la reconciliación"  :   
 "Que Dios destierre de España el odio y el egoísmo". El Arzobispo de Santiago pidió una amnistía lo más amplia posible. 
 Informaciones.    26/07/1976.  Página: 2-3. Páginas: 2. Párrafos: 84. 

EL REY PRESENTO LA OFRENDA AL APÓSTOL

"PROCURAMOS Y BUSCAMOS LA RECONCILIACIÓN"

«QUE DIOS DESTIERRE DE ESPAÑA EL ODIO Y EL EGOÍSMO»

EL ARZOBISPO DE SANTIAGO PIDIÓ UNA AMNISTÍA LO MAS AMPLIA POSIBLE

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26 INFORMACIONES y resumen de agencias).

QUEREMOS hacer reinar la justicia; procuramos y buscamos la -paz, la reconciliación, la convivencia generosa en la libertad y el orden, la tolerancia en el respeto mutuo y en la fortaleza de un Estado seguro y eficaz», dijo el Rey don Juan Carlos ayer en la catedral de Santiago en la ofrenda nacional al Apóstol. «Que Dios destierre de-España el odio y el egoísmo», dijo también el Monarca, quien hizo «un publico acto de esperanza en el futuro de nuestra patria».

En su respuesta a l ofrenda, el arzobispo de Santiago arrancó aplausos cuando dijo; «Os agradecemos la atención que estáis prestando a la petición de amnistía dirigida a vos en la apertura de este Año Jubilar, y que yo confio que será lo más amplia y generosa posible, para que pueda servir de verdadero punto de partida para una auténtica y plena reconciliación de todos los españoles.»

El Papa dirigió un mensaje a todos los españoles con motivo de la festividad de Santiago, en el que aludió nal importante momento histórico que estáis viviendo»

Los Reyes de España y bus hijos llegaron a Santiago de Compostela minutos antes de las siete de la tarde del sábado. El avión donde viajaban don Juan Carlos y las infantas Elena y Cristina tomó tierra en el aeropuerto compostelano de Labacolla, a las 6,53; el de doña Sofía con el Príncipe Felipe, a las 6,57,

En el aeropuerto esperaban a los Reyes el presidente del Gobierno, señor Suárez; los ministros de la Gobernación Justicia y Educación y Ciencia, señores Martín Villa, Lavilla y Menéndez, respectivamente, así como las primeras autoridades militares y civiles de las cuatro provincias gallegas.

Se habían congregado en el aeropuerto para recibir a los Reyes de España varios miles de personas, entre las cuales sobresalían numerosas pancartas con textos de bienvenida, escrito? en castellano y gallego.

Tras bajar de sus respectivos aparatos, don Juan Carlos, doña Sofía y sus hijos se dirigieron a un podio, donde los Monarcas escucharon el himno nacional. Después, rindió honores ante Sus Majestades con bandera, banda y música, una compañía del regimiento del segundo batallón de Infantería Isabel la Católica, número 29.

La esposa del alcalde de Santiago, señora De Castro García, entregó un ramo de flores a la Reina doña Sofía, que vestía traje de chaqueta y falda plisada de talle bajo y color gris azulado.

Entre vítores, aplausos y vivas de las personas congregadas en los aledaños del aeropuerto, los Reyes, quienes, respondían con sonrisas y saludos mano alzada, a las muestras de afecto, montaron en un «Mercedes» azul que les trasladó hasta la plaza del Obradoiro, junto a la catedral de Santiago. El público invadía todos los accesos del aeropuerto y cubría los diez kilómetros que separan al aeropuerto de la plaza:

El calor se había apagado un poco a" esa hora. En "el aeropuerto se alcanzaron los 40 grados a la sombra hacia las seis de la tarde. Las Tuerzas de honores llevaban formadas en la pista desde las 5,30 y, dada la larga espera y «1 calor, se habían desmayado anos diez soldados, que fueron inmediatamente sustituidos por otros y atendidos por los equipos médicos.

CINCUENTA MIL PERSONAS

Se registraron a la llegada de los Reyes escenas emotivas. El recibimiento se llevó

a cabo con orden. Entre las pancartas que portaban algunas de las personas congregadas en las inmediaciones de las pistas figuraba una que medía casi una decena de metros, y en la cual diez pueblos de La Coruña daban «a Sus Majestades la más cordial bienvenida», según el texto de la tela.

Los aplausos, vítores y muestras de afecto se repitieron a lo largo de los diez kilómetros de carretera cubiertos por la comitiva real hasta la plaza del Obradoiro, entre los varios miles de personas. Algunos . llevaban varias horas esperando en los márgenes de la calzada.

La plaza del Obradoiro, asi como las calles que dan acceso a la misma, también aparecía abarrotada de público, minutos antes de que hiciera su entrada en ella la comitiva real, a las 7,40 de la tarde.

Se calcula que en la plaza había unas cuarenta mil personas, sin contar a los varios miles que había en los aledaños, ni a quienes habían cubierto el recorrido o acudieron al aeropuerto. Puede cifrarse, por tanto, en más de cincuenta mil el número de personas que han salido a la calle a saludar a los Monarcas. Santiago de Compostela tiene unos cien mil habitantes.

EN EL AYUNTAMIENTO

El coche «Mercedes» en que viajaban los Reyes, seguido de otros vehículos oficiales de comitiva, entró en la plaza del Obradoiro entre fuertes aplausos de los allí congregados, y se dirigió hasta el palacio de Rajoy, sede del Ayuntamiento, donde bajaron Sus Majestades. Se escucharon en ese momento gritos de «¡Viva el Rey!», voces que -fueron repetidas por la multitud.

Don Juan Carlos y doña Sofía se detuvieron para oír el himno nacional y, seguidamente, saludaron a las primeras autoridades y a la Corporación Municipal de Santiago de Compostela, cuyos miembros les esperaban a la puerta del edificio.

Sus Majestades y acompañantes entraron en el Ayuntamiento, e instantes después aparecieron en el balcón principal, entre aplausos del público que llenaba la plaza.

Tanto los Monarcas como sus hijos levantaban sus brazos y respondían con sonrisas a las muestras de afecto de la multitud, que a su vez acogía estos gestos con nuevos aplausos

Hecho el silencio, tomo la palabra en el balcón principal el alcalde de la ciudad, señor Castro García, quien dio la bienvenida a los Reyes y aludió a los problemas de Galicia.

El alcalde indicó que «Galicia tiene un problema regional que no se reduce al ámbito cíe la cultura, sino que

abarca también a los campos administrativos y económicos».

En nombre de las cuatro provincias gallegas, el alcalde solicitó «un régimen administrativo especial, en el marco de los principios que inspiran su política en este tema y en razón de las necesidades y peculiaridades reales de nuestra región)).

Destacó que «aún quedan zonas y sectores con evidente retraso», y que aunque las diferencias con el conjunto nacional disminuyen, «no se ha alcanzado ese objetivo mínimo que supone lograr un desarrollo equiparable y acorde con las exigencias de la vida y del mundo actual».

EL REÍ HABLO EN GALLEGO

Desde el Ayuntamiento de Santiago y en respuesta a las palabras de salutación del alcalde de la ciudad, Su Majestad el Rey pronunció las siguientes palabras, que fueron interrumpidas con aplausos en numerosas ocasiones:

«Venimos en peregrinación a Compostela para hacer un acto de fe y agradecer al Apóstol, en nombre de la nación española, su protección.

Queremos muy especialmente ponernos en contacto personal con Galicia, recorrer sus tierras, oír a sus hombres y , vivir sus palabras.

Pasé un año feliz en la ría de Pontevedra; la Reina y yo hemos venido muchas veces a Galicia y siempre senti-

mos la misma ilusión de recrearnos con las bellezas de sus tierras y admirar sus monumentos; pero es el alma gallega, tan llena de matices variados y sutiles, lo que siempre nos impresiona y admira.

Siento a Galicia profundamente y creo comprenderla; pienso con Rosalía que ahora "esta térra, n´hai duda.-, Dios a fixo pra ser amada e amar"´ (esta tierra, no hay duda, Dios la hizo para ser amada y amar), y porque amamos a Galicia, estamos decididos a hacer un eran esfuerzo para su renovación y progreso, es. fuerzo que tiene que ser hecho entre todos, con generosidad y con urgencia. Son las exigencias de la época en qué vivimos.

He escuchado con la más profunda atención vuestras peticiones al Gobierno y durante el recorrido que hoy emprendemos por las cuatro provincias, quiero vivir la realidad gallega tal como es hoy, para ayudar a situarla en el puesto que le corresponde en el conjunto de los grandes temas nacionales.

E agora, xa einqui, desde esta praza d´Obradoiro, corazón de Galiza, lume espírala! d´Espana, quero fazer chegar un sando cheo d´agarimo a todos os galegos que dentro e fora da sua térra proban as altas virtudes d´unha raza que se fixo acreedora da estima xeral pola sua inteligencia, teima e cordialidad e.

E d´un xeito especial tamen qnero ter unha sentida lembranza chea de saudade para todos aqueles que fora e moitas veces lonxe dos eiros que lies viran´nacer, traballan e soñan co día en que han de voltar. O Rey, con el o seu Gobernó, non les esquencen e traballarán pra que se den as condicios que lies permitan a volta a térra nal.

Al agradecer al alcalde sos elocuentes palabras, quiero gritar con todos vosotros algo que me sale muy dentro del corazón:

¡Viva Galicia!

¡Viva España!»

He aquí la traducción de los párrafos pronunciados por Su Majestad en gallego:

«T ahora, ya aquí, desde esta plaza del Obradoiro, corazón de Galicia, luz espiritual de España, quiero ha-

cer llegar un saludo lleno de cariño a todos los gallegos que, dentro y fuera de su tierra, prueban las altas virtudes de una raza, que se hizo acreedora de un aprecio gene, ral por su inteligencia, saber hacer y cordialidad.

Y de un modo especial, también quiero tener un sentido recuerdo, lleno de añoranza, para todos aquellos que fuera, y muchas veces lejos, de las tierras que les vieron nacer, trabajan y sueñan con el día en que han de volver. El Rey y su Gobierno no les olvidan, y trabajarán para que se den las condiciones que les permitan regresar a la tierra madre.»

Ai final hubo grandes aplausos, vivas al Rey y al Príncipe Felipe, que saludaban desde el balcón.

Entre el público que abarrotaba la plaza, sobresalían una veintena de pancartas, varias banderas nacionales, algunos globos y al menos una bandera de Galicia, dé color azul, cruzada en diagonal por una raya blanca. Además de las pancartas de adhesión y bienvenida a Sus Majestades, en otras se podían leer textos como «Más escuelas», «Más enseñanza». Destacaba entre todas las pancartas una de ocho a 10 metros, en la que media do-j cena de pueblos deseaban a los Monarcas una feliz estancia.

Sus Majestades asistieron a una comida ofrecida por el arzobispo de Santiago, en el palacio de Gelmírez.

OFRENDA NACIONAL

Minutos antes de las diez y media de la mañana de ayer la familia real abandonó e Ihostál de los Reyes Católicos, donde se hospeda.

Su Majestad vestí a "uniforme de capitán general del Ejército.

Se formó la procesión que encabezaba, la corporación municipal, bajo mazas, y á continuación iba la - familia real, a la que seguían el presidente del Gobierno, loa ministros de Justicia, Gobernación y Educación y Ciencia, y otras autoridades civiles y militares. Abría el cortejo la Banda Municipal de Santiago, que interpretaba e lhimno al apóstol.

El público presente en fe

(Pasa a la pág. siguiente.)]

LOS REYES, ACLAMADOS EN SANTIAGO

26 de julio de 1976

INFORMACIONES

2

EL VIAJE DE LOS REYES A GALICIA

(Viene de la pag anterior.)

plaza del Obradoiro tríbuto muestras de entusiasmo y cariño la familia, real empanóla.

DOn Juan Carlos y Doña Sofia, con sus hijos, al Principe Felipe y las Infantas Elena y Cristina, asi como las demás autoridades asistentes al acto, fueron recibido en la puerta del Obradoiro por el arzobispo de compostela monseñor Ángel Suquis,y el anuncio de Su Santidad, monseñor Dadaglio».

Sus Majestades tras besar el .Lignum crucis,que les dio el arzobispo compostelano, penetraron en la basilica bajo patio.

La familia real española ocupó un sitial de honor colocado en el crucero de la basílica, sobre un estrado en el que tambien estaba, el altar donde el arzobispo de Santiago, con los obispos de las diócesis gallegas y otros obispos nacidos en Galicia, asi como sacerdotes que representaban al clero de la catedral y de la diócesis, con. celebraron la santa misa.

OFRENDA

En el ofertorio, Su Majestad el Rey dio lectura a la siguíente invocación:

«Señor Santiago:

Vengo a Compostela, en este año Jubilar, a postrarme ante vuestro sepulcro y presentaros, en nombre de la nación española, la tradicional ofrenda, símbolo de nuestro agradecimiento por la valiosa protección que nos dispensáis.

Desde los lejanos tiempo del primer milenio, cuando la cristiandad se vela asediada en todas direcciónes, hicisteis de esta Com paite!» gallega una fortaleza Irreductible de la fe y vuestra inorada permanente. Abriendo un camino de peregrinación que ha sido vehículo de cultura y de fecunda comunicación con todos los pueblos de Europa, y elemento fudamental en la historia de nuestra patria.

Muchos reyes de España, mis antecesores, tuvieron a honra venir a venerar vuestras santas reliquias) y el Generalísimo Franco, que me precedió en la Jefatura del Estado, os presento personalmente esta ofrenda en varias ocasiones. Millones de peregrinos de todas las naciones del mundo han recorrido el camino do Santiagos santos y pecadores, débiles y poderosos. Intelectuales y sencillos campesinos vinieron a esta catedral en busca de la gracia y del perdón. Toda España os venera como su santo patrón, y los Ejércitos os Invocan como su especial defensor.

Hoy venzo para reiterar ante el apóstol de España nuestra profesión de fe cristiana, para hacer un público acto de esperanza en el futuro de nuestra patria, para

prometer que mis acciones se han de basar en una verdadera caridad, en una entrega total » todos los españoles.

Señor Santiago, patria Intime de España: En este comienzo de mi reinada, al traeros esta renovada ofrenda de la nación 411» en nombre d* Jesus vinisteis a salvar es pido que Intercedais por este gran pueblo de España. Deseamos preservar y confirmar lo mejor de nuestra tradición; deseamos que España se modernice, y sepa alumbrar en todo, y también en lo espiritual, una Tirite renovadora de la vida social. Queremos hacer reinar la Justicia, procuramos. y buscamos la paz, la reconciliación, la convivencia generosa en la libertad y el orden, la tolerancia, en el respeto mutuo y en la fortaleza de un Estado seguro y eficaz. Rogad a Dios, nuestro Se-

ñor, por la familia española, por los trabajadores todos del país, por las autoridades y funcionarios públicos, por las fuerzas armadas, por los sacerdotes, por los educadores, por los mas necesitados y

por aquellos que los asisten, por los anciano» 7 los Jóvenes 7 por los españoles en el extranjero. Que Dios destierro de España el odio y el egoísmo, bendiga nuestro trabajo y nos de el fruto de nuestro esfuerzo 7 de nuestro amor.

Os pedimos, señor Santiago, que llevéis al Altísimo nuestras plegarias y nuestra devoción, nunca disminuida, Estoy seguro que vuestro patrocinio continuará. Os reiteramos nuestro agradecimiento por haber hecho posible que en este año. Jubilar hayamos podido venir a venerar vuestro altar en esta basilica compostelana y, a vuestras plantas, abrir nuestro corazón a una firme esperanza.» num. 17 garcía lópez 126-1-16

MONSEÑOR SUQUIA

El arzobispo de Santiago respondió a la ofrenda del Rey y dijo entre otras cosas:

«Sois el primer Rey de España, ni menos de los tiempos modernos, que venís a Compórtela acompañado déla Reina y de vuestros hijos; el primero que presentáis la tradicional ofrenda al Apotol en familia, como una más de entre las miles de familias españolas que visitan durante este Año Santo el sepulcro del Apóstol familiarmente, para profesar todos juntos una misma fe, rezar todos Juntos a Dios y hacer en común penitencia de los pecados.

Os agradecemos el que hayais venido a Santiago para presentar personalmente la tradicional ofrenda a] Apóstol y espéramos que vuestro paso por las tierras de Gálicia sea decisivo pan la solucion de «sus muchos y gravísimos problemas. Os agradecemos el que hayáis querido que a esta ofrenda precediera otra, la ofrenda que habéis hecho al Santo Padre de vuestro propósito de renunciar a1 privilegio de presentación de «bispos. Os agradecemos la atención que estáis prestando a la petición de amnistía dirigida a vos en la apertura de este Año Jubilar y que yo confio que sera lo mis amplia y generesa posible, para qúe pueda servir de verdadero punto de partida para ana auténtica y plena reconciliación, de todos los españo-

les. Os agradecemos vuestro trabajo incansable e Ilusionado de cada, día por España.»

Terminada la misa, se celebró un acto de acción de gracias, y a continuación, a través de los altavoces Instalados en la basílica, que estaba totalmente llena de fieles, se escuchó el mensaje del Papa Pablo VI a los españoles. Terminado éste, funcionó el butafumeíro y seguidamente fue impartida la bendición papal o los asistente».

Nuevamente se formó la comitiva, mientras tonaba el himno al Apóstol. La familia real fue despedida en la puerta del Obradoiro por e1 arzobispo, nuncio de Su Santidad y demás prelados asistentes. El público tributaba en todo momento muestras de simpatía a don Juan Carlos y doña Sofía, ASi como a sus hijos, el Principe Felipe y las Infantas Elena y Crístina.

En el momento de llegar a 1a plazo del Obradoiro, coros gallegos interpretaron para Sus Majestades el himno gallego.

MENSAJE DEL, PAPA

Con motivo de la festividad del Apóstol Santiago, Su santidad el Papa, que ha aparecido en los pantallas de televisión dirigiéndose a España, ha enviado el siguiente mensaje a los españoles:

«Queridísimos hijos españoles:

La celebración de la festividad del Apóstol Santiago, patrono de España, punto culminante del Año Santo Compostelano, despierta en nuestro corazón un deseo Incontenible de hacernos presente en media de vosotras, alentar vuestras esperanzas y haceros sentir nuestra, cercanía Afectuosa, sobre todo en este día memorable.

Quisiéramos que al penetrar en vuestra casas la palabra y la Imagen del papa, se convirtieran en un saludo singular para cada hogar y cada persona, en en encuentro de familia que en Cristo baila el fundamento de una sublime permanencia, en un Intercambio de sentimientos que testimonian una íntima comunión. y si a todos se extiende nuestra paternal benevolencia, queremos asegurar a quienes experimentan la enfermedad, el dolor, la tristeza o la necesidad, que a ellos reserva el Papa su primer recuerdo, su oración y su palabra de conforto.

Durante los meses pasados hemos Ido siguiendo con viva atención las noticias referentes ni desarrollo del Año Santo Jacobeo. Sabemos, pues, bien que, siguiendo las huellas del Jubileo romano, y haciendo honor a su tradición plurisecular, Compostela esta siendo —-como lo fuera desde antiguo— meta de un multiplicado aflujo de fieles peregrinos, A la búsqueda de Dios y del amor avivado para con los hermanos.

Os lo queremos decir. Esto nos está produciendo una profunda alegría. Cuántas veces nuestra vista se ha extendido, vivamente complacida, al espectáculo de tantas almas que buscan la fuente renovadora de tu juventud Interior, anhelantes de reconfirmar su Impulso hacia los nobles testimonios vivos del culto a valores que no trasnochan 7 que subliman la existencia del hombre, le infunden nuevas energías y se transforman en reservas enriquecedoras para toda la sociedad

Habéis llegado ahora, amados hijos, al punto central del Jubileo, ciertamente con realizaciones concretas de abundantes frutos de gracia. Esto es hermoso, es digno de encomio pero nuestra palabra no puede menos de resonar, a la ver. con acentos de Ilusionado empuje hacia adelante, hacia la actualización mas completa de las esperanzas depositadas en este año de renovación de los espirutus, El debe dar paso a una plévade de hombres transformados en la novedad de Cristo, comprometidos eficazmente en la vida cristiana, decididos a aplicar el Evangelio a la tarea de cada día, en una animación Inteligente y previsora del Importante momento Histórico que estáis viviendo. Ello exige grandes reservas de visión solidaria, fraterna, 7 de generoso entendimiento de cara al futuro. Se trata de una empresa común, que debe hallar Inspiración y aliento en vuestro rico y secular patrimonio religioso. Es todo un programa que se abre a vuestra Iniciativa de ciudadanos y de cristianos.

Permitidnos ahora que, antes de concluir este Intimo coloquio, dirijamos un cordialisimo recuerdo a todos nuestros hermanos en el Episcopado, en especial al señor arzobispo de Santiago de Compórtela. monseñor Ángel Suquia, a los sacerdotes, religiosos, religiosas, seminaristas y miembros de las asociaciones de apostolado de España, secciones privilegiadas del pueblo de Dios, y a nos, por ello, especialmente queridas.

Reservamos también nuestro deferente saludo a Su Majestad el Rey y a su familia, asi como a las autoridades nacionales, provinciales y locales, que han querido rendir con so presencia un tributo de devoción al Patrono de España. ;

Al mismo Apóstol Santiago encomendamos todas vuestras Intenciones, Junto con nuestros mejores votos de fidelidad constante al espíritu cristiano, de serena y fraterna convivencía superadora de toda di-

visión de verdadero desarrollo en la paz y libertad de Cristo. Con estos sentimientos, que hacemos plegarla por vosotros, bendecimos de corazon a España entera, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo."

Los Reyes de España, terminado el oficio religioso en la catedral, se trasladaron 4 la nueva casa rectoral de Son Jerónimo para Inaugurarla oficialmente, mientras sus hijos, el Principe Felipe- y las Infantas Elena y Cristina, se retiraban al hostal de los Reyes Católicos. Hacia las siete de la tarde, éstos regresaron a Madrid.

Sus Majestades, tres recorrer las dependencias del palacio de San Jenrónimo, se despidieron de los miembros del Patronato de la Universidad e Integrantes del claustro, asi como de las personalidades Invitadas.

Asimismo, los Monarcas saludaron a los periodistas que están cubriendo la Informacion de estos actos.

Seguidamente, Sus Majestades salieron a la plaza del Obradoiro, para dirigirse al hastal de los Reyes Católicos. El numeroso público estacionado en la plaza, tributo constantes muestras de cariño y simpatía a Sus Majestades.

El coro Cantigas o Agarimos, de Santiago, con su cuerpo de baile, Interpreto varias danza tipicas gallegos en honor de los Reyes.

El Principe don Felipe y las Infantas dona Elena y doña Crístina se asomaron, en ese momento a, uno de los balcones del hostal de los Reyes Católicos, siendo aclamados por el público.

Los Reyes de España y las autoridades que les acompañaban se dirigieron luego «i hostal de los Reyes Católico»,

EN EL PAZO DE MOIRAS

A media tarde los Reyes acudieron al pazo de Moiras para departir con doña Carmen Polo, viuda de Franco,

Sus majestades acudieron al pazo de Moirás. desde Santiago de Compostela, en helicóptero, y durante mas de una hora conversaron con la señora de Meiras, El viaje de vuelta lo realizaron asimismo en helicóptero.

Tras descansar breves minutos en el hostal de loa Re. yes Católicos, los Reyes de España acudieron al templo conventual de San Francisco para asistir a un concierto, En el recorrido, que realizaron a pie, Sus Majestades fueron aclamados por numerosas personas, a cuyas muestras de simpatía correspondieron los Reyes con su saludo.

EL PRESIDENTE SUAREZ REGRESO A MADRID

El presidente del Gobierno, don Adolfo Suarez, y el ministro de Gobernación, don Rodolfo Martin Villa, salle, ron por vía aérea con destino a Madrid, minutos antes de las dos de la tarde.

LOS REYES, A PONTEVEDRA

Don Juan Carlos y doña Sofía han salido de su residencia del hostal de los Reyes Catolicos a las nueve de la mañana de hoy para Iniciar asi el programa de visitas a las cuatro provincias gallegas

Los Reyes de España, autoridades y personalidades diversas efectúan enviaje por carretera.

Tienen previsto visitar hoy el municipio coruñés de Padrón, en ruta * la provincia de Pontevedra, en la que,

ademas de la capital de la provincia, visitarán Puentecesures, Villagarcia de Arosa. Villanueva de Arosa. Cambados, Meaño, Sangenjo. Poyo Viga y Cangas de Morrazo.

Entre los actos previstos para hoy, y que estarán presididos por Sus Majestades, figuran la Inauguración de la ciudad Infantil Principe Felipe, en Pontevedra: el nuevo palacio municipal, en Vigo y la Casa del Mar, en Cangas de Morrazo.

INFORMACIONES

26 de julio de 1976

3

 

< Volver