Don Juan Carlos: Un año Rey de España. 
 La Proclamación  :   
 "España desea mantener relaciones con todos los países", dijo el Rey ante las delegaciones extranjeras. 
 Informaciones.    22/11/1976.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LA PROCLAMACIÓN

ESPAÑA DESEA MANTENER RELACIONES CON TODOS LOS PAÍSES DIJO EL REY ANTE LAS DELEGACIONES EXTRANJERAS

EL jueves 27 de noviembre de 1975, altas representaciones políticas del mundo y una gran muchedumbre popular refrendaron aquella mañana la Monarquía española, encarnada por don Juan Carlos I y doña Sofía. Loa actos de exaltación de los Reyes de España revistieron gran brillantez. Centenares de miles de madrileños se concentraron en los alrededores del templo de San Jerónimo el Real, donde fue aficiada una misa del Espíritu Santa, en presencia de los Reyes. La misa fue celebrada por el cardenal Tarancón, quien también pronunció la homilía. En las calles del recorrido, en la plaza de Oriente y en la de la Armería, donde tuvo lugar la parada militar, los Monarcas pudieran recoger el fervor y entusiasmo popular

Los Reyes, desde el palacio de La Zarzuela, se dirigieron al templo de San Jerónimo por la plaza de España, avenida de José Antonio, plaza de la Cibeles y paseo del Prado, calles que se hallaban engalanadas con gallardetes, profusión de banderas de España y pancartas en las que se leia: «¡Viva el Rey!», «¡Viva don Juan Carlos de Borbon!», ¡¡ Vivan los Reyes de España!»

EN LOS JERÓNIMOS

La iglesia de San Jerónimo el Real estaba ornamentada con tapices, alfombras y profusión de flores y luces. La escalera de acceso al templo estaba cubierta por una alfombra., y a ambos lados aparecían veintidós, banderas españolas.

Los Reyes llegaron a la puerta del templo a las 10.16. El Rey vestía el uniforme de capitán general, con Insignias de los tres Ejércitos, banda y placa de Carlos III y el Toisón de oro, y la Reina doña Sofía lucia un vestido largo de color verde claro, tocada con peineta y mantilla española. Les acompañaban el Príncipe Felipe y las Infantas Elena y Cristina.

A las 10,33 dio comienzo te santa misa, oficiada por el cardenal, concelebrada por los también cardenales González Martín, primado de España y arzobispo de Toledo, y Jubany arzobispo de Barcelona.

LA PARADA MILITAR

Eran tas 12,05 del mediodía cuando los Reyes entra han en la plaza de la Armería, del Palacio Real. Desde un podio escuchó el himno nacional, pasó revista a las fuerzas que iban a tomar parte en la parada militar e Inmediatamente se Inició ésta, que fue de gran marcialidad y brillantez. Seguidamente, en los salones de Palacio, se ofreció una recepción de gala.

CON TODOS LOS PAÍSES

«En esta nueva etapa, España desea mantener las relaciones mas estrechas con todos los países, en bien de la paz y el mejor entendimiento entre todas las naciones», dijo don Juan Carlos al concluir el almuerzo, en el palacio de Oriente, ante las delegaciones extranjeras presentes a los actos de su proclamación. A las seis de la tarde regresaron los Reyes a su residencia de La Zarzuela.

La Prensa extranjera recogía con amplitud la proclamación y figura del Rey de España. En Bruselas se señalaba «la cita de la España - monárquica con la Europa liberal». Por su parte, el Consejo de Europa se felicitaba de las perspectivas de aproximación de España a la Europa democrática. y Rockefeller, al regresar a los Estados Unidos desde Madrid, manifestó a la Prensa que «estaba impresionado por el nuevo Rey de España, quien tiene ante sí una. misión muy difícil.

 

< Volver