Don Juan Carlos: Un año Rey de España. 
 Cardenal Tarancón: "La Iglesia se siente comprometida con la Patria"     
 
 Informaciones.    22/11/1976.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

CARDENAL TARANCON

((La iglesia se siente comprometida con la Patria»

«Habéis querido. Majestad, que invoquemos con Vos al Espíritu Santo en el momento en que accedéis al Trono de España.» Con estas palabras inició a las 10.48 de la mañana monseñor Tarancón su homilía durante la misa oficiada en el templo de San Jerónimo el Real.

Entre los puntos más señalados por el Ilustre purpurado destacaron los siguientes:

«Tomáis las riendas del Estado en una ñora de transito, después de muchos anos en que una figura excepcional, ya histórica, asumió el Poder de forma y en circunstancias extraordinarias. España, con la participación de todos y bajo vuestro cuidado, avanza en su camino y será necesaria la colaboración de todos, la prudencia de todos el talento y la decisión de todos, para que sea el camino de la paz, del progreso de la libertad y del respeto mutuo que todos deseamos.»

«La Iglesia debe proyectar la palabra de Dios sobre la sociedad, especialmente cuando se trata de promover los derechos humanos, fortalecer las libertades Justas o ayudar a promover las causas de la paz y de la justicia con medios siempre conformes al Evangelio.!

«La Iglesia nunca determinará que autoridades deben gobernarnos, pero si exigirá a todas que estén al servicio de la comunidad entera; que respeten sin discriminación ni privilegios los derechos de la persona; que protejan y promuevan el ejercicio de la adecuada libertad de todo» y la necesaria participación común en los problemas comunes y en las decisiones de Gobierno; que tengan la justicia como meta y como norma y que caminen decididamente hada una equitativa distribución de los bienes de la Tierra.»

«Para cumplir su misión Señor, la Iglesia no pide ningún tipo de privilegio. Pide que se le reconozca la libertad que´ proclama para todos; pide el derecho de predicar el Evangelio entero, incluso cuando su predicación pueda resultar crítica para la sociedad concreta en que se anuncia; pide una libertad que no es concesión discernible o situación pactable, sino el ejercicio de-un derecho Inviolable en todo hombre.»

«Pido para Vos. Señor, un amor entrañable y apasionado a España. Pido que seáis el Rey de todos los españoles, de todos los que se sienten hijos de la madre Patria de todos cuantos desean convivir, sin privilegios ni distinciones, en el mutuo respeto y amor.

«Pido para Vos Señor, que acertéis a la hora de promover la formación de todos los españoles, para que sintiéndose responsables del bienestar común, sepan ejercer su iniciativa y utilizar su libertad en orden al bien de la comunidad.»

Pido para Vos acierto y discreción para abrir caminos del futuro de la Patria, para que, de acuerdo con la naturaleza humana y la voluntad de Dios, las estructuras Juridicopolíticas ofrezcan a todos los ciudadanos la posibilidad de participar libre y activamente en la vida del país, en las medidas concretas de Gobierno que nos conduzcan, a través de un proceso de madurez creciente, hacia una Patria plenamente justa en lo social y equilibrada en lo económico»

«Pido, finalmente, que nosotros, como hombres de Iglesia, y Vos, como hombre de gobierno, acertemos en unas relaciones que respeten la mutua autonomía y libertad, sin que ello obste nunca para la mutua y fecunda colaboración

22 de noviembre de 1976

 

< Volver