Don Juan Carlos: Un año Rey de España. 
 Nueva imagen de España en el mundo     
 
 Informaciones.    22/11/1976.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 27. 

DON JUAN CARLOS: UN AÑO REY DE ESPAÑA

TRES viajes al extranjero han realizado los Reyes durante su primer año de reinado. Tres salidas, estratégicamente programadas,-que han servido para presentar en el exterior una nueva imagen de España.

Los tres frentes que han abarcado sus giras, además de potenciar la credibilidad democrática del nuevo régimen iniciado por los jóvenes Monarcas, han tenido sus matices diferenciales En Hispanoamérica —ahí están la República Dominicana, Colombia y Venezuela para atestiguarlo—-, don Juan Carlos apostó por un nuevo concepto de la Hispanidad, en el que el sentimentalismo retórico quedara arrinconado para-potenciar un sano y cordial pragmatismo a nivel político, cultural y económico. La estancia en los Estados Unidos trajo consigo el respaldo del Congreso de la primera potencia mundial al proyecto democratizador del Rey. El canto a la libertad en sus discursos y los intensos contactos con la élite de las finanzas fueron las notas peculiares de la visita a Norteamérica. Por último, el viaje a Francia subrayó la vocación europeista de España. Esta,, resaltó el Rey, estaba dispuesta a abandonar su aislamiento prolongado y participar en la construcción de la «nueva Europa-»; pero en esta empresa común, España quería ser tratada de tú a tú. en pie de igualdad Iberoamérica: Una hispanidad recién estrenada

El primero de los viajes al extranjero efectuados por los Reyes comenzó el día 31 de mayo y tuvo como punto de destino el continente íberoamericano, concretamente la ciudad de Santo Domingo, capital de la Re.pública Dominicana Era esta la primera ocasión en que los Reyes de España visitaban oficialmente un país americano tras el descubrimientó del Nuevo Mundo por Cristóbal Colon hace casi cinco siglos.

Los Reyes fueron recibidos en el aeropuerto de Santo Domingo por el Presidente Balaguer y las primeras autoridades de la República Dominicana

En los discursos que pronunció el Rey en Santo Domingo hizo especial incidencia en la comunidad de sentimientos entre España y la República Dominicana y afirmó concretamente que «núestro futuro se apoya en una profunda solidaridad con los pueblos americanos».

En la recepción que le fue ofrecida a los Reyes, dijo. «Será tarea de la Corona española alentar esta voz de la cultura, que hoy constituye el único mensaje pacificador y el único lenguaje universal.»

NUEVAS FORMULAS

DE CONVIVENCIA

Los Reyes de España efectuaron su segundo viaje a Hispanoamérica con el propósito de celebrar allí la efemérides del día 12 de octubre, Día de la Hispanidad, y de establecer nuevos lazos de amistad y cooperación con. los países del continente americano.

Sus Majestades, tras una preve estancia en Santo Domingo, llegaron a Cartagena de Indias, en Colombia, el dia 12 de octubre, y fueron recibidos por el Presidente colombiano Adolfo López Michelsen. En su discurso de bienvenida, López Michelsen se refino a la necesidad de que España sea un puente de Colombia con Europa y los países árabes, y Colombia se convierta a su vez en puente entre España y los países de habia castellana.

El Rey de España contestó al mensaje de salutación del Presidente de Colombia con emocionadas palabras, en las que recalcó el común origen le ambos pueblos y la necesidad imperiosa de que se estrechen aún más los lazos de cooperación de España con los países hermanos de América.

Don Juan Carlos, juntamente con el Presidente colombiano, presidió los actos conmemorativos del Día de la hispanidad en Cartagena de indias. En su discurso, el Rey quiso desmitificar el sentido folklórico que tradicionalmente han tenido las relaciones

de España con Sudamérica. «Quisiera saludar —dijo— con esperanza los presentes intentos de integración económica y los esfuerzos por lograr mejores condiciones de financiación, asi como el incremento de nuestros intercambios comerciales y de nuestras transferencias de tecnología. También quisiera llamar la >atención de todos sobre la necesidad de organizar nuestro trabajo con un sentido solidario y un espíritu de tenacidad y de realismo.

Y expresar mi voto ferviente por que la comunidad de los pueblos hispánicos se organice cada día más en torno a la misión que le corresponde a su propio e inconfundible ser comunitario »

Estados Unidos:

Respaldo a la Monarquía

Don Juan Carlos y doña Sofía visitaron los Estados Unidos por invitación expresa del Presidente Ford, siendo huéspedes oficiales del Gobierno americano durante la, primera semana del mes de junio.

Los Reyes fueron recibido:, en los jardines de la Casa Blanca por Gerald Ford y su esposa, Betty, y por los más aZios dignatarios de los Estados Unidos, entre los que se encontraban, además de los senadores y congresistas el secretario de Estado, Henry Kissinger, y el , general Brawn, jefe del Estado Mayor conjunto, pieza clave en las negociaciones de España con la O T. A. N.

Sin duda, el acto político más importante protagonizado por don Juan Carlos du-

rante su viaje a los Estados Unidos, fue el discurso que pronunció en el Congreso ante una sesión conjunta de los miembros de la Cámara y del Senado. «La Monarquía española —dijo don Juan Carlos— se ha comprometido desde el primer día a ser una institución abierta en la que todos los ciudadanos tengan un sitio holgado para so participación política, sin discriminación de ninguna clase y sin presiones indebidas de grupos sectarios y extremistas. La Corona ampara a la totalidad del pueblo y a cada uno de los ciudadanos, garantizando a través del Derecho y mediante el ejercicio de las libertades civiles el imperio de la justicia.»

Las palabras del Rey fueron acogidas con una gran ovación. Los congresistas aplaudían el espíritu de concordia y de democratización que había quedado patente en las declaraciones de don Juan Carlos. Este, continuó diciendo: «La Monarquía- hará que, bajo los auspicios de la democracia, se mantenga en España la paz social y la estabilidad política, a la vez que se asegure el acceso ordenado al Poder de las distintas alternativas de Gobierno, según los deseos del pueblo libremente expresados.» Los congresistas volvieron a subrayar con su unánime aplauso las palabras del joven Monarca español, quien acababa de comprometerse ante el mundo -como señalaban los comentarios de la Prensa internacional— a potenciar un sistema democrático en España.

Otro de los actos más Importantes que protagonizo

don Juan Carlos durante su estancia en Norteamérica fue la alocución que dirigió a los miembros del Consejo de la Organización de Estados Americanos (O.E.A.), a los que el Rey de España envió un mensaje de paz y amistad en representación, de todos los pueblos de América. El Rey manifestó que España consideraba con orgullo ser considerada como una nación americana, pues una parte importante de nuestro ser pertenece a América.

Las jornadas de los Reyes en Nueva York tuvieron un marcado cariz económico, entrevistándose con destacadas personalidades del mundo de las finanzas americanas. Además, los Reyes fueron recibídos por el secretario general de las Naciones Unidas, con quien de partieron en una cordial entrevista. Asimismo, Sus Majestades fueron agasajados con una cena en su honor, organizada por las Naciones Unidas.

Como último acto al que asistieron los Reyes de España en Nueva York, la Cá-

mara de Comercio Hispano Americana y el Instituto Español ofrecieron una cena de gala a SS.MM., a la que asistieron más de 1.800 comensales. A los postres, el Monarca español pronunció un discurso de hondo contenido económico en el que tras reflejar lo que se ha venido en llamar el milagro español», puso de relieve los efectos de la crisis económica y pidió la ayuda del capital americano para que la economía española pudiera recobrar su pulso.

Francia:

La puerta de

Europa, abierta

El viaje a Francia ha sitio el último que los Reyes de España han efectuado hasta la fecha, y la trascendencia del mismo superó los más optimistas augurios. Iniciaron Sus Majestades la visita al país vecino el 27 de octubre y fueron recibidos en el aeropuerto de Orly por el´ Presidente de la República Francesa, Valéry Giscard d´Es-taing. Todo el despliegue militar del más alto rango rindió honores a los Monarcaí españoles no sólo en Orly, sino a lo largo del trayecto, desde la explanada de los Inválidos hasta el palacio de Marigny, residencia de los Reyes durante su estancia en París.

Casi inmediatamente a su llegada comenzaban los contactos entre los representantes políticos de España y Francia Don Juan Carlos y Giscard iniciaron sus conversaciones, al mismo tiempo que también se reunían los dos ministros de Asuntos Exteriores, don Marcelino Oreja y Louis de Guirinagaud

Las conversaciones de ambos Jefes de Estado se centraron, primero, en problemas de política interior de cada uno de sus países. Ambos estadistas trataron después de asuntos internacionales, especialmente los temas de la Unión- Europea > el Mediterráneo, abordaron finalmente aspectos relacionados con la problemática del «tercer mundo» y la crisis energética

Durante la cena de gala que el Presidente francés y su esposa ofrecieron a los Monarcas españoles-, destacaron las palabras pronunciadas por ambos Jefes de Estado en los brindis. Giscard, después de referirse en primer lugar a la dilatada historia de España, señaló que «la estima y la amistad iluminan nuestras relaciones; pero no somos prisioneros del pasado y Fran-

cia ve en. Vuestra Majestad la confirmación de la renovación. Con qué esperanza hemos escuchado a Vuestra Majestad anunciar la voluntad de colocar su reinado bajo el signo de la libertad, renovar las instituciones y asegurar el ejercicio de las libertades».

Don Juan Carlos, al contestar y agradecer a Giscard sus palabras de bienvenida y buenos deseos para España, se refirió a las relaciones de ambos paises, y dijo «No debe permitirse entre nuestros pueblos obstáculos que perturben o amenacen "la paz v el orden de nuestras poblaciones a través de las fronteras, o que dificulten el libre flujo de personas y bienes sobre nuestros territorios... >E1 pueblo español está dispuesto a renovar su participación en los asuntos europeos v no puede aceptar otro trato que el de igualdad con los demás países de Europa. Nuestras sociedades demandan hoy un cuadro institucional que potencie la libertad del Hombre.»

Termino el Rey su-discurso con estas palabras «El entendimiento entre Francia y España será siempre un servicio a la comunidad Europea y un beneficio para dos grandes pueblos cuya historia vuelve a fundirse en la hora de las grandes empresas.i

En Jas apretadas ¡ornadas de don Juan Carlos en Francia" el Monarca español visitó las instalaciones de fábricas v enclaves industriales También efectuó una detenida visita a la Academia Militar Francesa, asi como a otras agrupaciones e instalaciones militares. Asimismo, el Rey recibió al secretario general de la O.C.D.E., a un grupo de directores de Prensa francesa y al primer ministro. Raymond Barre

GISCARD VISITARA ESPAÑA

Las reacciones suscitadas por el viaje de los Revés a Francia fueron altamente positivas. Consecuencia.de la visita fue la revitalízación de los contactos periódicos entre el Elíseo y la Zarzuela v el anuncio de una próxima visita oficial d e 1 Presidente Giscard a Madrid El Gobierno francés hizo público un comunicado en el que deseaba que continuase con éxito la obra que el Rey habia comenzado

Aparte de las visitas oficiales y de los contactos con los políticos franceses, don Juan Carlos dedicó una especial atención a los emigrantes españoles residentes en Francia. Los Reyes inauguraron la nueva Casa dé España, v se interesaron por los problemas más acuciantes de la comunidad española Recibieron a más de 800 representantes de la colonia española en París.

8

22 de noviembre de 1976

INFORMACIONES / ESPECIAL

 

< Volver