Autor: O. M. B.. 
 Asesinato del Gobernador Militar de Madrid. 
 El General Ortín ingresó cadáver en el sanatorio "Francisco Franco"  :   
 Numerosos compañeros de armas acudieron a la capilla ardiente instalada en el Cuartel General. 
 ABC.    04/01/1979.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ABC. JUEVES, 4 DE ENERO DE 1979. PAG. 5.

ASESINATO BEL GOBERNADOR MILITAR DE MADRE)

El GENERAL ORTIN INGRESO CADÁVER EN El SANATORIO "FRANCISCO FRANCO"

Numerosos compañeros de armas acudieron a la capilla ardiente instalada en el Cuartel General

POCOS minutos después de las tres de la tarde llegaba a la sección de urgencias de la Ciudad Sanitaria

Francisco Franco el coche Seat 1.500, de color negro, matrícula ET-53674-1, con la enseña del general

de división descubierta. Era «1 vehículo oficial del general de división Constantino Ortín Gil, quien iba

en su interior malherido, según pensaban sus acompañantes en esos momentos.

Ademéis del chófer del general llegaron con la víctima dos hombres de mediana edad que habían

recogido al militar en el lugar del atentado. Uno d« ellos era. al parecer, un vecino del general Ortín. El

otro, un transeúnte Que había presenciado el atentado (según parece éste es, junto con el conductor, el

único testigo presencial de] hecho). E3 chófer se apeó visiblemente angustiado y pidió ayuda a los

auxiliares de servicio. «Ha sido todo muy rápido —manifestó a los camilleros y otras personas que

acudieron al coche para trasladar a la víctima al quirófano de urgencias. El general acababa, de bajar del

automóvil cuando se acercaron dos Individuos, uno por cada lado y ¿e dispararon a bocajarro. Yo he

salido ileso casi de milagro. No sé más, no vi más.»

Mientras el conductor, que Iba vestido de paisano, se dirigía al teléfono para Informar del atentado a sus

superiores, los médicos .trataban Inútilmente de reanimar a la víctima. No había nada que hacer. Había

ingresado cadáver. Así lo hacía saber el parte facultativo facilitado oficiosamente sobre las cuatro y

cuarto de la tarde y firmado por el doctor Fernández Conde: «Constantino Ortiz Gil Ingresó cadáver en

este centro a las quince horas diez minutos de la tarde, con tres impactos Por armas de fuego.»

Una media hora más tarde, en un nuevo parte leído a los periodistas por el secretario general del centro

asistencia!, señor Gullón, se precisaba que la victima había recibido los disparos en «la frente —mortal de

necesidad—. en la axila y en el tórax».

Aunque estaba prohibido el acceso a los periodistas, se supo que poco después la víctima había llegado al

hospital su esposa, doña María de Ortín, acompañada al parecer de la asistenta. Poco más tarde

comenzaron a llegar familiares y compañeros de armas del fallecido. A las cinco menos cuarto se personó

el juez militar de guardia para hacerse cargo de las diligencias y ordenar el traslado.

Mientras se decidía el lugar donde Iba a Instalarse la capilla ardiente, se estableció un velatorio

provisional en la habitación 508 de la clínica de privados, dentro de la misma Ciudad Sanitaria, adonde

habían sido conducidos los restos mortales hacia las cuatro y media de la tarde. A la citada clínica

siguieron afluyendo personalidades civiles y militares, entre otras el alcalde de Madrid, José Luis

Álvarez, que llegó a las cinco de la tarde y permaneció unos diez minutos junto al cadáver. Entre los

compañeros de armas que llegaron al Francisco Franco se encontraban los hermanos Coloma Gallegos; e!

general Chicharro, ex Inspector de la Policía Armada, y varios generales de división, Jefes y oficiales.

Aunque el dolor y la tensión eran perceptibles en todos los rostros, no se observó gesto airado alguno ni

expresiones de Indignación.

En el patio de urgencias todavía se encontraban, pasadas las cinco, el coche oficial del general Ortín. En

el asiento Posterior se veía una gran mancha de sangre. Sobre los asientos delanteros había una cartera

negra y un paquete, con lo que parecían documentos. Sin duda los objetos que llevaba el militar cuando

fue abatido por los terroristas. El automóvil no presentaba ningún impacto de bala.

TRASLADO

A las cinco y media la esposa de la. víctima salió de )a clínica, acompañada por un médico y de varios

familiares. Doña Ana María de Ortín iba literalmente desencajada, apenas podía mantenerse en plena. En

un coche particular fue trasladada su domicilio.

Poco después, hacia las seis menos diez de Ja tarde, los restos mortales de] general asesinado fueron

Introducidos en una ambulancia militar y trasladados al Cuartel General del Ejército, donde quedó

instalada la capilla ardiente. Antes de que el cadáver saliera del Francisco Franco, pequeños grupos de

personas, muchas d« ellas con banderas españolas en la solapa, fueron congregándose en las

Inmediaciones de la clínica. En algún momento Incluso se oyó algún grito aislado de «¡Ejército al

Poder!». La Policía Armada tenía sometida la Ciudad Sanitaria a una estrecha vigilancia y no se

produjeron Incidentes. Lo« amigos y compañeros del infortunado general fueron llegando a lo largo de la

tarda al Cuartel General del Ejército, donde s» celebró una misa por el alma de la víctima a última hora de

la tarde.

La Policía municipal acordonó ,1a zona y no se permitía la entrada en 3a capilla ardiente a los

informadores. Poso después de las ocho de la tarde llegó al Cuartel General del Ejército la esposa del

general Ordín, acompañada por el general de la División Acorazada, don Antonio Pascual, amigo de la

familia.

E! funeral de «corpore insepulto» se celebrará en el mismo Cuartel General esta tarde, a las tres y

media.—O. M. B.

 

< Volver