Un profesional de la justicia     
 
 El País.    10/01/1979.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Un profesional de la justicia

Hombre sin especial significación política, de reconocido talante liberal, según los que le conocían, y

tolerante en las ideas, el magistrado Miguel Cruz Cuenca fue nombrado presidente de la Sala Sexta del

Tribunal Supremo hace once meses, a los 67 años de edad. Casado y con varios hijos, el señor Cruz

Cuenca ingresó en la carrera judicial en 1935.

Tras su ingreso en la carrera judicial, el señor Cruz Cuenca fue nombrado juez de primera instancia e

instrucción de Logrosán y desempeñó sucesivamente las mismas funciones en diversas localidades, entre

ellas Cabra, donde fue juez desde el año 1945 a 1951. Mientras tanto, el señor Cruz Cuenca había

contraído matrimonio con una joven de Lucena, localidad adonde marchó de niño y en la que estudió el

bachillerato. Estando en Cabra fue ascendido a magistrado, siendo destinado posteriormente a un juzgado

de Málaga. En enero de 1956 fue nombrado magistrado de la Audiencia Provincial de Jaén y tres meses

después magistrado de la sala de lo contencioso de la Audiencia Territorial de Sevilla.

El 26 de julio de 1958 pasó a ocupar la presidencia de la Audiencia Provincial de Huelva, cargo que

desempeñó hasta 1968, en que volvió a la Audiencia Territorial de Sevilla. En noviembre de 1965 pasó a

ser magistrado de una de las salas de lo contencioso de la Audiencia Territorial de Madrid. Con carácter

eventual fue nombrado en 1967 magistrado de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo, siendo promovido a

este Alto Tribunal el 30 de junio de 1968 con destino a su Sala Quinta.

El 10 de febrero de 1978, el magistrado asesinado fue nombrado presidente de la Sala Sexta del Tribunal

Supremo, cargo que desempeñaba en la actualidad.

 

< Volver