Carrillo: "El pacto no es una imposición del Gobierno"     
 
 ABC.    28/10/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 21. 

CARRILLO: "EL PACTO NO ES UNA IMPOSICION DEL GOBIERNO "

El secretario general del Partido Comunista y portavoz de este grupo en la Cámara Baja, en un discurso

ingenioso que en -algunos momentos arranco la risa de los diputados, indicó que el Pacto firmado es un

acto de responsabilidad nacional para restaurar la democracia y sacar a la economía de su desastrosa

situación.

«SI hace quince meses se hubiera encarado el problema económico, las medidas hubieran sido mal suaves

y eficaces» (López Rodó)

El Pacto —añadió— no es un trágala ni una imposición del Gobierno. Todos los partidos lo hemos

firmado libremente. Todos somos responsables, todos podemos reconocer que eran defendidas en los

programas electorales y concesiones hechas voluntariamente.

Dijo que los comunistas no habían firmado para salvar al Gobierno de la U.C.D., que no es el mejor

Gobierno y para reforzar el protagonismo de uno u otro partido. «Tampoco lo hemos firmado a medias,

sino entero, en plenitud lo asumimos y lo defendemos ante el país sin reservas ni vacilaciones.

Este Pacto —dijo—es, de hecho, un pian de austeridad que pide sacrificios a todas lis fuerzas sociales, no

solamente a los trabajadores. Agregó que no es un pacto social entre Gobierno y Sindicatos, aunque hubo

intentos de ello, pero fracasados. Es —dijo Santiago Carrillo— un pacto político, y los partidos firmantes

asumen la responsabilidad del mismo ante los sectores que les representan, obreros, capas medias o

grandes empresarios. A ellos los partidos deben explicar las razones que les llevaron al Pacto y

convencérseles de su necesidad sin que es posible lavarse las manos ante la opinión pública.

El señor Carrillo señalo luego que lo pactado significa que los trabajadores van a poder mantener el nivel

de vida conseguido y «numeró los principales problemas de la economía nacional, a todos los cuales hace

trente el programa pactado.

Hemos adoptado —dijo— un programa que no sale del marco capitalista, porque el pueblo no votó el 15

de junio por él socialismo, sino simplemente por el cambio democrático. Pero si las clases pudientes con

su actitud lo hicieran inviable, nosotros diríamos a nuestros electores: ciudadanos, la insolidaridad de las

fuerzas burguesas ha hedió fracasar el Intento, por eso no hay ya más solución a la crisis que la solución

socialista.

Dijo a continuación el líder comunista que el Gobierno actual, incluso con los retoques que se dice se va a

introducir en él, no es suficiente para aplicar una. política democrática, como la que significa el Pacto. Sin

embargo —añadió, refiriéndose al banco azul—, podéis contar con nuestro apoyo si aplicáis el programa

y con nuestra denuncias si no lo cumplís.

Finalmente, don Santiago Carrillo afirmó: «Nosotros no jugamos al catastrofismo. No necesitamos

tampoco afirmar una y otra vez que estamos a la izquierda, por-que entonces uno se acuerda de aquel

dicho: "Dime de qué presumes...´´ Nosotros jugamos a una política democrática nacional mirando a

España y confiamos en que asi lo hagan los demás, en bien de un país al que todos tenemos que ayudar.»

Después de la Intervención del líder comunista, el presidente del Congreso levantó la sesión durante

quince minutos. El Gobierno aprovechó para mantener una reunión, y posiblemente el señor Suárez

Informó a sus ministros de las anotaciones que había tomado durante los parlamentos citados, para

Introducir ciertas modificaciones a su discurso.

LÓPEZ RODO (Alianza Popular): «No pedemos ocultar reservas»

. Don Laureano López Rodó, a las ocho de la tarde, dio lectura a su discurso documentado, con

aportación exhaustiva de datos y cifras y defendiendo al empresario de críticas y acusaciones por no

invertir en estos momentos. El señor López Rodó dijo que «Alianza Popular ha denunciado desde nace

más de un año lia ausencia da ana política económica realista y eficaz, y ha advertido que la demora en la

adopción de indispensables medidas económicas oblidas a que éstas fueran cada vez más drásticas, más

amargas y más dolorosas. ¡Qué dada cabe que si hace quince meses se hubiera encarado el problema

económico con decisión y responsabilidad, no nos encontraríamos en la situación en que hoy estamos, y

las medidas que entonces debieron adoptarse, hubieran sido más suaves y, sobre todo, mucho más

eficaces que las que hoy forzosamente hay que imponer. Pero se ha preferido seguir la vía más cómoda

del ocultamiento de los hechos y de la sangría de nuestra economía al precio de la descapitalización

interior y el endeudamiento exterior, hasta llegar al borde de lo insalvable".

«Alianza Popular —dijo a renglón seguido—, animada del mejor espíritu constructivo, ha contribuido a la

redacción y perfeccionamiento del documento, aportando las directrices de se programa económico —

unas veces aceptadas, otras no— y, en cualquier caso, matizando y puntualizando el contenido de las

medidas.»

Añadió que «otra de las aportaciones básicas de Alianza Popular ha sido pedir y conseguir qué se evite

una excesiva rigidez de la tasa de aumento de las disponibilidades liquidas. Es decir, evitar que por falta

de recursos monetarios se produzca el colapso de grao número de grandes, pequeñas y medianas

empresas y un paro masivo», .

Señaló el señor López Rodó que «una notoria laguna de la mayor trascendencia es la falta, de un»

adecuada política empresarial. El trato que reciban las em-presas es decisivo para el bienestar de millones

de españoles. Si las empresas se ven acosadas por todos lados, si se las pone en la picota social para

denigrarlas si se adopta frente a ellas una actitud llena de suspicacias, si no se las escucha en sus justas

pretensiones es natural que cunda el desaliento».

Por último subrayó que «Alianza Po-pular fue invitada a colaborar en la re-dacción final del documento y

lo hizo. Es le pidió apoyo a los criterios básicos del plan de saneamiento económico, y lo ha dado. Pero

Alianza Popular no puede asumir ninguna responsabilidad respecto a tracion como es el desarrollo».

JORDI PUJOL (Minoría catalana): «Es un plan que no podemos aplicar medias»

El señor Pujol de la Minoría Catalana consumió veinticinco minutos en su exposición, para destacar que

«nuestro grupo parlamentario está de acuerdo, en su plantea-miento general, con el "pacto de la Moncloa"

por la sencilla razón de que fuimos los primeros en reclamar un acuerdo coa» el que estamos discutiendo"

Después destacó que «el "pacto de la Moncloa" comporta un acuerdo doble: «económico y político.

Político en no hacer del proceso democratizador y de reconstrucción social, económico y moral del país

un sie-mentó de lucha partidista, sino —dentro de lo posible—, un punto de confluencia de colaboración

entre las principales fuerzas políticas de España».

PÉREZ LLORCA (U. C. D.): «Comparecemos con satisfacción»

El portavoz de Unión de Centro Democrático, don José Pedro Pérez Horca, «i su turno, dijo, entre otras

cosas, que:

• Unión de Centro Democrático, compareció ante el electorado con tres promesas esenciales: asegurar él

tránsito pacífico y sin traumas a la democracia. Propiciar para ello el diálogo con las fuerzas políticas,

como técnica para llegar a consensos, amplio sobre problemas básicos. Y poner en mar- cha un plan de

saneamiento económico. .

• Estas tres directrices fundamentales obedecían a una sola finalidad política: la de establecer, consolidar

y estabilizar la democracia en España y conseguir que V sociedad demacrática llegue a ser una sociedad

justa.

• Hoy comparecemos ante esta Cámara con la satisfacción de quien cumple sus promesas y simpleza a

conseguir sur objetivos.

• El pacto de la Moncloa es la resultante de un esfuerzo común, en el que se ha demostrado el realismo

y el sentido de la responsabilidad de las fuerzas políticas intervinientes. El pacto de la Moncloa es

también el reconocimiento de que no existen soluciones, técnicas alternativas a la crisis, que sean

realmente aplicables y sobre todo, que no existe para el futuro sociopolítlco de este país otro modelo ns

otra alternativa real que la de una sociedad democrática avanzada en el marco de una economía de

mercado.

• El pacto ni implica confusión ideológica ni comporta transacciones vergonzantes sino que es

proclamación de la necesidad y la voluntad de recorrer juntos parte del camino que se nos abre.

 

< Volver