Diálogo de sordos, ante un "hecho consumado". 
 El Gobierno habla con empresarios y centrales obreras     
 
 Informaciones.    31/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

DIALOGO DE SORDOS, ANTE UN «HECHO CONSUMADO»

El Gobierno habla con empresarios y centrales obreras

FERRER SALAT: «ES NECESARIO QUE EL CONCEPTO DE ECONOMÍA DE MERCADO SE

APLIQUE EN SU TOTAL AMPLITUD»

CAMACHO: «EL "PACTO DE LA MON-CLOA" DISTRIBUYE LAS CARGAS DE MODO

PROPORCIONAL»

REDONDO: «NO PODEMOS ACEPTAR LA REDUCCIÓN DE PLANTILLAS»

MADRID, 31 (INFORMACIONES).

LOS vicepresidentes señores Fuentes Quintana y Abril Martorell se reunieron en la tarde del sábado con

los ministros de Hacienda, Obras Públicas y Urbanismo y Trabajo, para estudiar la articulación legal en

que habrán de plasmarse las medidas contenidas en el «pacto de la Moncloa», para su próximo envió a las

Cortes. Los dos vicepresidentes se reunieron también con varias representaciones de empresarios. En las

conversaciones estuvieron presentes los señores Alvares Rendueles, Lagares y Leal.

El señor Ferrer Salat, presidente de la C.E.O.E., ha manifestado: «Nosotros cumplimos con todo lo

establecido como ciudadanos que somos, pero también decimos que para que el, país vaya adelante, hace

falta un sistema pleno de economía de mercado, tal y como existe en la Europa occidental.»

Seguidamente agregó que en la reunión con los altos cargos de la Administración se les había informado

de los contactos que éstos habían tenido con líderes sindicales, tendentes a preparar una reunión tripartita.

El presidente de la C.E.O.E. indicó, que había expresado su preocupación por la situación crítica que

padece habitualmente el sector empresarial, en general, y en relación con los problemas laborales.

Precisó que es absolutamente necesario que el concepto de economía de mercado, al que alude el «pacto

de la Moncloa», se aplique en su total amplitud. Refiriéndose a los topes salariales —22 por 100— y a la

posible flexibilidad de las plantillas •—5 por 100—, el señor Perrer manifestó que se trata de un tema-

cerrado, sobre el que no se han podido introducir cambios. Su cumplimiento —puntualizó— deberá verse

en la práctica,

A continuación agregó que los empresarios aceptan la negociación tripartita y que el próximo jueves se

podrán tratar temas tan importantes como la participación de los trabajadores en las empresas, de cara a la

cual las elecciones sindicales son una cuestión fundamental. Precisamente, del cómo y el cuándo de estas

elecciones deberá acordarse en estas reuniones.

COMISIONES OBRERAS. SI AL PACTO

Don Marcelino Camacho ha dicho en Puertollano que el pacto político, social y económico de la Moncloa

distribuye las cargas del país de forma proporcional entre los que más y menos pueden aportar. Agregó

que los españoles estamos dando una lección al mundo, porque estamos creando un Estado democrático,

sin necesidad de una guerra civil, ni una intervención militar. Criticó duramente a los que combaten el

acuerdo de la Moncloa, calificándolos de «ultras». El señor Camacho calificó a Comisiones como la

primera fuerza sindical y precisamente por la pluralidad de sus integrantes desmiente rotundamente las

acusaciones de que se trata de una central comunista. Tiene, según dijo, 1.700.000 afiliados.

U. G. T. .ENDURECE SU POSTURA

Don Nicolás Redondo manifiesta en unas declaraciones a «El Socialista» que la Unión General de

Trabajadores no ha intervenido en el «pacto de la Moncloa», pero está dispuesta a asumir la

responsabilidad que le Incumbe en la superación de la crisis, defendiendo con firmeza los intereses de los

trabajadores. Declara que está de acuerdo con la necesidad de una cierta moderación del crecimiento

medio de los salarios, que en ningún caso podrá ser inferior al crecimiento medio de los precios en el

mismo período, de tal manera que se garantice que el poder adquisitivo de los trabajadores no disminuya,

y siempre que se aumenten los salarios más bajos y las pensiones en mayor proporción, cerrando el

abanico de los salarios y pensiones. La U.G.T. se opone a cualquier reducción de las plantillas.

LOS FUNCIONARIOS PROTESTAN

La Confederación Sindical de Asociaciones de Funcionarios pide para el funcionario el mismo trato

otorgado para el resto de los trabajadores de la empresa privada en el «pacto de la Moncloa». Solicitan

que sus retribuciones sean revisadas el 30 de junio de 1978, si el índice de precios en el primer semestre

supera el 11,5 por 100. Piden que las retribuciones básicas para todo funcionario sean, al menos, iguales

al salario mínimo interprofesional y protestan por la «antidemocrática y sectaria resolución» de las

centrales sindicales, que excluyen a la Confederación de funcionarios de las conversaciones con la

Administración, cuando la realidad es que cuentan con una afiliación diez veces superior a todas las

demás centrales sindicales juntas.

CONTROL DE LA SEGURIDAD SOCIAL

«Uno de los aspectos más trascendentales del "pacto de la Moncloa" es el control de la Seguridad Social»,

ha declarado don Joan Reventas, en una rueda de Prensa. El dirigente socialista catalán ha puesto de

relieve que aquel control, unido al incremento de la aportación del Estado a la propia Seguridad

Social, sobre las cuotas de los trabajadores, han de contribuir eficazmente a reformar la estructura social

española y a flexibilizar los costes de producción en los esquemas económicos. El diputado señor Triginer

agregó que «ahora no es, todavía, el momento para plantear un programa socialista, por lo que aceptamos

básicamente el modelo propuesto en el "pacto de la Moncloa", aunque haremos uso de nuestra capacidad

fiscalizadora para que los acuerdos se cumplan».

 

< Volver