Autor: Campmany y Díez de Revenga, Jaime. 
   Inglaterra, ejemplo     
 
 Informaciones.    01/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Inglaterra, ejemplo

Por Jaime CAMPMANY

DESPUÉS del elocuente artículo que el ministro Joaquín Garrigues Walker publicó en «A B C»

(«Gobernar no es ceder»), resultaría ocioso que yo repitiese las muchas razones que podemos encontrar

para tomar ejemplo de la mdi.era espectacular con que Inglaterra está saliendo de su crisis económica. No

un Gobierno conservador, sino laborista, impuso a su clientela política —integrada principalmente por

obreros y por modestos profesionales— el sacrificio de un aumento salarial máximo del 10 por 100,

menos de la mitad del que se propone para los españoles, sin que haya logrado una aceptación clara por

parte de nuestras centrales sindicales. El mismísimo don Santiago Carrillo, cuando habló en el Congreso

acerca del «pacto de la Moncloa», se refirió al ejemplo de Inglaterra, y subrayó la circunstancia de que

esas medidas de salvación de la crisis económica de los ingleses fueron tomadas por un Gobierno

laborista. El cotejo entre la cifra inglesa de aumento en los salarios y la cifra española adquiere mayor

importancia si se tienen, en cuenta los datos que nos ofreció don Federico Silva en otro artículo reciente

sobre las rentas del trabajo y del capital en España, comparadas con las de otros países de Europa

occidental, incluidos aquellos países donde gobierna la socialdemocracia.

Una revista española nos ofrece ahora unos nuevos datos, excepcionalmente e I o -cuentes, sobre la

evolución de los índices de la Bolsa en el mundo; datos que están tomados del estudio realizado por

«Capital International Perspectiva», En esos índices se observa que la crisis mundial de la economía

todavía está produciendo consecuencias negativas. Abundan más los signos de baja que los de alza. Pero

en cabeza de los signos positivos (referido el índice a los nueve primeros meses de 1977) figura

Inglaterra, con una ganancia del 47,4. Estamos ante una recuperación formidable. El segundo país con

Bolsa en alza es Japón, a una distancia impresionante, pues sólo ha logrado alzar un 10,5.

En el último lugar de la clasificación se encuentra España, con un índice de desmerecimiento nada menos

que del 44,3. El país que más se nos acerca es Suecia, con una depreciación en sus valores bursátiles del

25,6. A mí, en general, no me parece bueno que la Bolsa suba como 44 y las rentas salariales suban como

10. Pero es peor que el índice de la Bolsa baje al centro de la Tierra y los precios y los salarios se disparen

a la Luna. Por eso, Inglaterra me parece hoy, para nosotros, un ejemplo. Aunque sea un ejemplo

inalcanzable.

 

< Volver