La izquierda extraparlamentaria, contra el pacto     
 
 Diario 16.    02/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Miércoles 2-noviembre 77/DIARIO 16

Da izquierda extraparlamentaria, contra el pacto

MADRID, 2 (D16).—LOS partidos de izquierda, «la representación parlamentaria que tienen cierta

influencia en medios laborales de los grandes nútüeos urbanos vienen criticando loe acuerdos de la

Moncloa que lo califican de "pacto social" y anuncian su lucha contra él.

El editorial que publica el último número de "En lucha", órgano periodístico del Comité Central de la

Organización Revolucionaria de T r a bajadores (ORT), comunista de tendencia maoista, es un auténtico

llamamiento d« boicot al pacto de la Moncloa.

La ORT mantiene que ese programa, "susceptible de ser suscrito y defendido por los partídos y sindicatos

que verdaderamente asuman 1% defensa de loa intereses del pueblo puede dar pie a ¿ formación de un

amplio frente de acción, común que lleve «J ptteWo trabajador a echar abajo el pacto de la Monoica".

Sin hacer alusiones críticas a los partidos obreros (PSOE y POE) que suscribieron el pacto el editorial de

"En Lucha" hace repetidos llamamientos a que la clase obrera no puede permanecer impasible, que ha de

luchar por la unidad de acción para "echar abajo el pacto de la Moncloa".

MC: Contra el corsé

Para el Movimiento Comunista (MC), según afirma el último número de su órgano periodico "Servir al

Pueblo", es avecinan tiempos duros para las ciases trabajadoras. "Ahora se trate de deshacer ese corsé

confeccionado en la Moncloa.*

El MC sí critica al PSOE y al PCE, diciendo que "los partidos de la izquierda reformista han olvidado

pronto sus promesas electorales. Su pacto con el Gobierno da mucho a la burguesía y no está, claro lo que

traerá de positivo para las clases trabajadoras".

Insiste que los partidos tíe izquierda con representación en las Cortes accedieron a firmar un pacto

reehaaado por los sindicatos, Y afirma que el pacto de la Moncloa es "un pacto social oon todas las de la

ley, por medio deí cual se comprometen los partidos de la izquierda reformista a presionar sobre la clase

obrera con «1 fin de que ésta limite sus exigencias reivindicativas dentro del marco de la política

económica previamente trazada por el Gobierno".

LCR: Cheque en blanco a UCD

Casi idéntica es la tesis mantenida por la Liga Comunista Revolucionaria (LCR), trotskistas, al afirmar

que e3 pacto de 3a Moncloa es, de arriba abajo, "un pacto social "„ y es, además, básicamente, el

programa de Suárez aprobado por los partidos obreras mayoritarios. Ninguno de los compromisos

económicos y sociales fundamentales recogidos en los programas de estos partidos aparecen en d pacto.

En un artículo que publica el periódico de la Liga Comunista Revolucionaria (LCR), "Combate", se dice

que el pacto de la Moncloa es -un "plan de estabilización cargado sobre las espaldas de los trabajadores.

Subvaloriza las contrapartidas que el PSOE afirma haber conseguido y critica el entusiasmo del PCE.

Termina afirmando el periódico trotskista que las direcciones de los partidos han dado un cheque en

blanco a UCD y añade: "Aún es tiempo de romper el cheque, presentar un plan de reivindicaciones y un

plan de lucha unitario y hacer que las vías de agua de ese Gobierno se abran más y los trabajadores

puedan presentar, con «us reivindicaciones, una alternativa propia de poder."

ES Partido Comunista Obrero Español (PCOE), de Enrique Líster, que mantiene una línea ortodoxa

marxista-leninista, coincide también en calificar al pacto de 3a Moncloa como "un pacto social destinado

& apuntalar el régimen económico-social del gran capital".

"El Gobierno —afiade «n un comunicado— sometió a consideración de los partidos parlamentarios un

"paquete" de medidas económicas y todos las han aceptado con ligerísimos retoques de forma, no de

fondo. Poniéndose en molimiento las "correas de transmisión" entre esos partidos y determinadas

centrales sindicales, éstas las han aceptado eln haber tenido participación en las reuniones con el Go-

bierno, ni consultado a sus bases".

No a los manejos d« Madrid

Aunque la Unión General de Trabajadores, central! afín al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), dio

su conformidad al pacto, ha venido manteniendo una postura crítica de cara al exterior. De ello es

expresión la última portada de "Tribuna Socialista", órgano de la federación socialista madrileña que

titula: "Camacho dijo si, UGT no traga."

las críticas a ío pactado «i la Moncloa &e han extendido también fuera del áanbito de la política eeti-

traliaada en la capital de España. La Intersindical Nacional Galega emitió un comunicado en el que ma-

nifiesta su posición contraria a! pacto y reafirma eu postura en favor de la autoorganización de los tra-

bajadores gallegos "sin que nos manejen desde Madrid".

El "no" sindical

ES pacto de la Moncloa Blgue cosechando •"noes" por pafte de organizaciones sindicales, alguna de ellas

incluso con cierto tufillo posgubernamental. La Confederación Democrática de Trabajadores (CDT) dice

que el pacto económico fomenta la desigualdad de las rentas. E! IV Congreso del SOC >Solidaritat

d´Obrera de Catalunya) calificó al pacto como un intento de salvar al gran capital a costa de los

trabajadores.

 

< Volver