Intervención televisada de Fraga, Carrillo, González y Calvo Sotelo. 
 La izquierda, la derecha y el centro, de acuerdo: Hay que apoyar el "pacto de la Moncloa"  :   
 Socialista y comunistas invitan a los sindicatos a a acatarlo. 
 Informaciones.    02/11/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

INTERVENCIÓN TELEVISADA DE FRAGA, CARRILLO, GONZÁLEZ Y CALVO SOTELO

La izquierda,, la derecha y el centro, de acuerdo: Hay que apoyar el "pacto de la Moncloa"

MADRID, 2 (INFORMACIONES).

EL socialista don Felipe González y el comunista don Santiago Carrillo se esforzaron anoche, en su

intervención televisada, en convencer a sus centrales sindicales respectivas (U.G.T. y Comisiones

Obreras) de que acepten el "pacto de la Moncloa". El señor Carrillo vino a dar garantías de que CC. OO.

acatarían Jos acuerdos; el señor González explicó, con habilidad, a los trabajadores que había una

cláusula de garantía y que debían aceptar el tope de aumento salarial, fijado en el 22 por 100.

El representante de U.C.D., señor Calvo Sotelo, hizo presión sobre los empresarios y trató de dar

confianza. A su juicio, si los acuerdos se cumplen por todos, para el verano que viene empezaremos a

salir del túnel.

El representante de Alianza Popular, señor Fraga, hizo hincapié en la necesidad de apoyar y dar confianza

a la empresa (no sólo a la pequeña y mediana empresa, sino también a la grande. El señor Praga apeló a la

solidaridad nacional: "El tiene la parte importante de la resolución que .hemos aprobado en el Congreso."

Los "cuatro grandes", en su entrevista con don Eduardo Botillos, buscaron el necesario respaldo de las

fuerzas sociales y de toda la sociedad para salir de la crisis, y mostraron su esperanza de que esto se puede

lograr. Al mismo tiempo, i caito la izquierda como la derecha, ratificaron de cara al país el "pacto de la

Moncloa". Las intervenciones han sido bien acogidas por la opinión pública.

SOCIALISTAS Y COMUNISTAS INVITAN A LOS SINDICATOS A ACATARLO

FRAGA: EL PACTO ECONÓMICO ADMITÍA EL COMPROMISO A PLAZOS

• «Un pacto político y legislativo como el que se proponía no era oportuno ni constructivo en este

momento. Estimamos que hay un problema de principio. Creo que es inmoral que dos partidos se pongan

de acuerdo sobre un tema en el que en sus programas mantienen posiciones contradictorias. Estimamos

que si ha de funcionar un sistema constitucional y parlamentario, asumiendo cada uno sus

responsabilidades, una democracia por consenso en que todos los asuntos se pactaran previamente seria

un engaño al país. Cada uno tiene la obligación de mantener ante los que le han elegido aquellas ideas

por las cuales fue efectivamente votado.»

• «En lo económico estamos ante un programa a plazo: dos años. Hemos estado de acuerdo con un

diagnóstico y en unas medidas determinadas. Y, sobre todo, en una invitación general al país. El pacto

económico es de los tenias que admiten compromiso. Es muy difícil que yo me ponga de acuerdo en

ceder sobre la idea que yo tengo de las relaciones entre Iglesia y Estado; o de la idea que pueda tener

sobre cómo se defiende la unidad de España, sin perjuicio del avance legítimo de las autonomías

regionales. En cambio, se puede pactar perfectamente so-ber el crecimiento previsible de precios en un

25 o en un 27 por 100. Pero ese pacto tiene partes muy diversas. Hay una parte que es cierta y otra que es

incierta. Hay una parte que es positiva y otra que es menos positiva. Es positivo que los partidos políticos

hayan dicho que renuncian a hacer política de partido durante dos años. Negativo sería que se entendiese

que hemos llegado a un acuerdo total, y que no se enterase el país de que él tiene la parte importante de la

resolución que hemos aprobado en el congreso.»

• «Creo que hay que poner un énfasis mayor en cuanto a la empresa, pequeña, me-diana y grande, que

dependen entre sí. Y en dar ánimos al empresario, y a que el español defienda más su país: lo que hicieron

los alemanes después de su guerra; lo que hicimos nosotros en los años-después de la nuestra. Esa es la

parte más válida, más cierta y más positiva del pacto.»

CARRILLO: «PASO A UNA MAYOR JUSTICIA SOCIAL»

• «Ningún partido encuentra en los acuerdos de la Moncloa su programa íntegro, pero todos

encontramos una parte del nuestro, junto a concesiones que hemos tenido que hacer. Porque no se puede

hacer un consenso entre diversos partidos sin concesiones mutuas. En general, me parece que el resultado

es satisfactorio.»

• «La situación económica es más crítica de lo que mucha gente piensa. Pero también es crítica la

situación política, porque estamos en un paso de la dictadura a la democracia en medio de una crisis

económica. Ello exige sacrificio y esfuerzos de todos para sacar al país del bache.»

• «En general, los acuerdos de la Moncloa son un paso hacia una mayor justicia social, desconocida

en este país y yo diría incluso que en otros países capitalistas. Si se toma el ejemplo de Inglaterra, con un

Gobierno socialista, en el período de la crisis, las salarios quedaron en el 10 por 100 de subida,

mientras los precios llegaron hasta el 25 por 100. Aquí en cambio hemos conseguido que los salarios

igualen al precio de la vida. Creo que ese es un logro muy importante.»

• «Si hablamos de la pequeña y mediana empresa, es evidente que tienen dificultades reales que no

podemos negar. Me parece que en este país hay un amplio sector también de gente que tiene

mucho dinero, que podría invertirlo y no lo hace. Y no lo hace por razones políticas y por falta de

patriotismo. A pesar de que son las mismas gentes que durante cuarenta años se han presentado como los

monopolizadores del patriotismo en este país.»

• «Pienso que el terrorismo hay que combatirlo no con los "Hombres de Harrelson": En Alemania

cazaron al comando que sustrajo el avión, pero ello ha provocado luego una serie de asesinatos y

suicidios aparentes .en,, cascada, que no han contribuido a estabilizar la situación. Me parece que al

terrorismo hay que aislarlo primero social y políticamente, hay que sostener a las fuerzas de orden

público, que bajo la dirección de los jueces combaten el terrorismo. Pero todas las medidas que

signifiquen medios extraordinarios convierten en terrorista al Estado mismo, y eso da un ejemplo al

país desmoralizador y sembrador de terrorismo. Creo que los acuerdos de la Moncloa hacen mucho más

que cualquier medida espectacular. Y se exagera lo del desorden. Hay menos desorden que en muchos

países europeos; hay quien no se acuerda de que con el anterior Gobierno hubo infinitamente más

desorden que el que hay hoy.»

FELIPE GONZÁLEZ: «UN RETO PARA LAS CENTRALES SINDICALES»

• «Lo primero que tienen de positivo los acuerdos de la Moncloa es que por primera vez se da respuesta

a una situación económica difícil, grave, que venimos arrastrando desde 1974. Es una crisis

heredada de la situación anterior. Heredada en su gravedad, porque desde 1974 no ha habido un solo

Gobierno que haya sido capaz de afrontarla con decisión y de decir al país que se estaba

atravesando por un bache económico grave.»

9 «A veces se nos ha pedido que seamos apologistas de un sistema de economía de mercado. Yo creo que

ese es el papel de la derecha y de los partidos de la derecha. Para nosotros, como socialistas, la economía

de mercado no puede ser sustituida por una economía estatalizada. No queremos al Estado patrón

sustituyendo al capitalismo patrón, porque éso conlleva necesariamente —y se ve en todos los países del

Este— a regímenes autoritarios, en los que las libertades individuales prácticamente desaparecen. Esa no

es la filosofía de los socialistas, pero tampoco es la de sacralizar la economía de mercado. Nosotros

queremos introducir en la economía de mercado los correctores necesarios para que no frenen un proceso

de socialización de la economía. Pongamos por caso la empresa pública: en la empresa pública, hemos

pedido que haya participación de los trabajadores en la gestión y en el control. Creemos que ese proceso

de socialización no es antagónico con el marco de la economía de mercado, pero tampoco estamos

dispuestos a ser los apologistas de esa economía de mercado.»

• «La oposición no ha desaparecido con la firma de estos acuerdos, sino que cobra ahora un sentido muy

peculiar, que creará una dinámica nueva en los próximos meses. Nosotros, como socialistas, no sólo no

renunciamos a nuestro papel de oposición —hay que tener en cuepta que en el paquete de medidas

económicas, muchas parcelas de actividad económica no están—, sino que además d« esto, vamos a pasar

a una oposición enormemente constructiva, pero muy positiva desde nuestro punto de vista, por cuanto

vamos a exigir al Gobierno que cumpla todos los compromisos a los que ha llegado con la oposición. Es

decir, en definitiva, que profundice la democracia, en materia económica y en materia política.»

• «Hay una cláusula de salvaguardia muy afinada que nos va a permitir revisar los salarios en la mitad

que 1978 si los precios suben sólo medio punto más que el previsto en el mes de Junio de 1978. Las

centrales sindicales tienen un reto ante sí de enorme importancia. Si logran defender el

empleo y conseguir que los salarios suban, sin que los precios se desborden, controlando los

precios, habrán prestado un gran servicio al país y la patronal tendrá que aceptar que la economía

tiene que cambiar.»

CALVO SOTELO: «DEMOCRACIA Y EFICACIA VAN JUNTAS»

• «A mí, desde el primer momento, la idea me pareció oportuna y útil, y así se lo dije al presidente,

no porque U.C.D. o el Gobierno tuvieran necesidad de acudir a una mesa redonda con los restantes

partidos, sino por´ algo más difícil de explicar:

Estarnos en una situación excepcional, y a las situaciones excepcionales hay que responder con

soluciones también excepcionales. Estamos consiguiendo este país nuevo, y lo estamos haciendo en

medio de una crisis económica grave.

No se trata de que U.C.D. sea un partido que está en minoría en el Congreso, entre paréntesis diré que

hasta ahora no ha perdido una sola votación. Aunque U.C.D. tuviera en el Congreso una mayoría cómoda,

250 diputados, mi consejo al presidente habría sido el mismo: convocar a los grupos políticos.»

«Creo que desde junio aquí, los partidos políticos hemos podido dar a las buenas gentes de este país que

no están en las tertulias de Madrid de que democracia y eficacia estaban reñidas. La libertad y la

democracia son también compatibles con un trabajo eficaz como el que se ha hecho en la Moncloa. Los

partidos son capaces, cuando la ocasión lo pide, de aplazar sus rivalidades y llegar a acuerdos sobre líneas

generales.»

• «U.C.D. no ha dejado, como se ha dicho en las conversaciones, de ser centro, para convertirse en

centro izquierda. Recuerdo la frase pronunciada por un comentarista político francés en el sentido de que

el centro izquierda es, ante todo, centro, y por tanto es derecha. Yo entiendo que la posición de centro es

una posición no socialista, no marxista; por tanto, no es una posición de izquierda. U.C.D., por tanto, no

es centro izquierda. Tiene una, posición de centro, pero no una posición de centro-izquierda. Creo que

U.C.D. ha confirmado en la mesa redonda de la Moncloa su posición de centro.»

• «La impresión general es que los próximos meses_ serán difíciles, y los sacrificios resultarán duros

de aceptar. Yo espero que los trabajadores acepten que para salir de la crisis económica tienen que

renunciar a un aumento de su poder adquisitivo real, y bastante es que puedan mantener ese poder

adquisitivo. Y espero que los e m p r e sarios comprendan que una política monetaria dura y una presión

crediticia grande" es pieza fundamental para dominar la inflación. Yo creo que en el verano próximo y en

todo caso antes de un año, si estos acuerdos se llevan adelante con vigor y eficacia, empezaremos a

ver que hemos doblado el cabo de las tormentas, y espero que lo hagamos sin daños mayores.»

2 de noviembre de 1977

INFORMACIONES

 

< Volver