Autor: Apostua, Luis. 
   Su cuota de impopularidad     
 
 Ya.    03/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

3-XI-77

JORNADA ESPAÑOLA

SU CUOTA DE IMPOPULARIDAD

SUAREZ se ha decidido a ser antipático; es- decir, a plantear a todo el país el necesario programa de

austeridad, que a nadie puede gustar pero que es preciso asumir si queremos salir adelante. Hasta ahora, el

presidente Suárez había tenido el privilegio histórico de que su vigorosa acción política iba a favor de la

corriente, porque toda España, con minúsculas reservas, deseaba salir de la dictadura

Pero ahora era necesario adoptar una actitud firme, nada halagadora, creadora de disgustos y tensiones.

No tengo la pretensión personal de la profecía, pero el domingo pasado escribí en esta misma página que

la batalla económica era ya la esencia de la política. Kilo supone un cambio muy sustancial, con

consecuencias a todos los niveles. Hemos llegado hasta aquí en un delicado artilugio que ha maravillado a

todos. De ahora en adelante,.el problema que tenemos es sumamente vulgar: levantar la economía.

Lo curioso de la alocución televisiva del presidente Suárez ha sido la absoluta negación a las tentaciones

de aparecer como un mágico que lo va a poder todo. Su programa económico es bien simple: trabajar más

por monos premio en mano, Los límites del crecimiento salarial son muy estrictos y lo ha dicho sin

rodeos, de forma que nadie nos podamos llamar a engaño, porque se abre ante nosotros un plazo de dos

años singularmente difícil.

Las explicaciones técnicas de la situación y de sus remedios han sido divulgadas mil veces, de lorm» que

no es preciso insistir más.

PERO creo útil insistir en una idea. Hasta ahora, por lo complejo del proceso democratizado?, la política

tenía tal prioridad que se habían orillado todas las otras preocupaciones. Incluso el tramo final del

franquismo, aparentemente tan fuerte, registró una suicida blandura a la hora de imponer sacrificios en

1974. Pero ya no ha habido más remedio que aceptar la idea de que la única política posible es solucionar

ta crisis económica. El electorado, estoy seguro, valorará alto a quien ayude a salir de la crisis, y saldrá

malparado el grupo o partido que no haya cooperado eficazmente.

De hecho, todos los firmantes de la Moncloa han aceptado su cuota de impopularidad ante sus propias

bases, tanto derechistas como izquierdistas. Ayer en la "tele", Suárez lo que hizo fue también pagar su

cuota en la medida que le corresponde como presidente del Gobierno y principal director del programa.

Luis APOSTUA

 

< Volver