Autor: Maza, Cristina. 
 Fernando Chueca Goita anuncia su estudio "la destrucción del legado urbanístico español". 
 La incultura de nuestras clases dirigentes ha destruído nuestro patrimonio artístico     
 
 Informaciones.    13/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

FERNANDO CHUECA GOITiA ANUNciA SU ESTUDIO «LA DESTRUCCIÓN DEL LEGADO

URBANÍSTICO ESPAÑOL»

((La incultura de nuestras clases dirigentes ha destruido nuestro patrimonio artístico»

Por Cristina MAZA

MADRID, 13.

LA incultura de nuestros clases dirigentes y el amparo que han otorgado al afán de lucro han desatado, en

la última década, toda una serie de desafueros urbanísticos que han mermado gravemente «Z patrimonio

artístico de nuestros pueblos», ha afirmado a INFORMACIONES don Fernando Chueca Goitia, quien

acaba de terminar su última obra: «La destrucción del legado urbanístico español». La obra será editada

por Espasa-Calpe, dentro de la colección «Bóreas», que dirige Julián Marías.

Este nuevo libro es la expresión y resumen de una serie de preocupaciones de su autor en torno a la

enorme transformación que han sufrido las ciudades de todo el mundo, y particularmente las españolas.

En este sentido, don Fernando Chueca comentaba a INFORMACIONES la terrible mutilación cue, sobre

todo en el decenio 1965-1975, han sufrido nuestras capitales de provincia: "A grandes rasgos se podría

hablar de una pérdida de un 50 por 100 del valor urbanístico de estas ciudades en apenas diez años. En

núcleos menores, el porcentaje disminuye hasta un 15 por 100 más o menos. En los años anteriores del

mismo sistema de Franco existía otro tipo de contención para los desafueros urbanísticos, pero los diques

se rompieron cuando llegó el nunca bien ponderado desarrollo. Fue entonces cuando se consideró como

más importante la movilización de las necesidades económicas. Si esto nevaba consigo la especulación

del suelo o la construcción en altura, bienvenidas fueran con tal de que aumentara la renta "per capita" o

la movilización del capital. Estos años, funestos y demoledores en los que el proceso urbanístico español

se desata necesitarán de un análisis dentro de una historia de nuestra vida ciudadana."

BAJO NIVEL CULTURAL

Don Fernando Chueca ha dividido su obra en tres partes. En la prunera plantea una serie de generalidades

en torno al tema, tales como la forma en que se ha ido transformando el urbanismo actual o los problemas

que han influido en tal transformación. En la segunda se refiere a casos concretos de ciudades españolas,

destacando como a grandes victimas a las capitales de provincias, y dentro de ellas a las que han tenido

un desarrollo más acelerado, incongruente y caótica, debido a su propia vitalidad y las circunstancias de

la sociedad que laa habita o también a un mayor atraso y a un nivel cultural más bajo.

La tercera parte está reservada a lo que don Fernando Chueca califica de "diagnóstico breve de la

destrucción de nuestras capitales". Explica el profesor: "Utilizo un índice de deterioro cifrade según la

escala de Mors, de uno a diez. Dentro de esta escala, Soria, Ciudad Real, Guadalajara, Valladolid,

Palència y Castellón de la Plana, serían las ciudades con mayor puntuación y deterioro. En un grado de

deterioro alarmante, pero no tanto, estarían ciudades come Jaén. Zaragoza, Málaga o Granada. Algunas de

las que aún se sostienen serían Córdoba, Valencia, León y Madrid y, por último, las más preservadas,

Toledo, San Sebastián, Vitoria, Huesca y Segovia, hasta cierto punto."

En su estudio de las distintas ciudades, don Fernando Chueca hace una serie de cons ideaciones paralelas.

Por ejemplo, en el caso de Burgos, que califica como una ciudad galdosiana. destaca la importancia de las

estampas literarias en el conjunto urbanístico. En Santander destaca el valor de la naturaleza en la ciudad;

en Sevilla, cómo los ríos u otros aspectos de la naturaleza son parte integrante del paisaje urbano. En

Madrid narra la historia de la industrialización; en Zaragoza, la historia de una destrucción por una

convulsión de tipo político, y en Segovia, Salamanca, Valladolid. Granada o Murcia, explica la asfixia a

que se ven sometidas por la construcción de rondas de moles de edificios dé gran altura.

RUPTURA DE COSAS IMPORTANTES

Para don Fernando Chueca, la causa primera de tanta catástrofe ha sido el afán de lucro, amparado por el

Estado. Afirma: "En la década de los sesenta, el Estado se ha movido, en este terreno, muy a ras del suelo,

falto de imaginación. Era notable la falta de cultura de las clases dirigentes a nivel nacional y, sobre todo

local. En lugar de actuar como controladores y guardianes de nuestro patrimonio se dedicaron a desatar y

favorecer ese instinto primario del hombre que es el lucro. Afortunadamente hace poco más de un año ha

empezado a cuajar una inquietud, una conciencia de que toda esta destrucción no es irremediable. Hemos

pasado de hablar de protección del patrimonio monumental a protección del patrimonio arquitectónico.

En Europa se habla ya de patrimonio arquitectónico y urbanístico, dando la importancia que merece la

ciudad en si misma. En estos momentos está en estudio un plan de revitalización y control ilustrado para

Madrid. Este plan permitirá evitar el desafuero, !a irreverencia, el desacuerdo y la ruptura de una serie de

cosas sumamente importantes para cualquier ciudad. Será un instrumento más de defensa de la calidad de

vida, de la que es punto muy importante la defensa de la ciudad histórica y viva."

 

< Volver