"Test" para el "pacto de la Moncloa"     
 
 Informaciones.    04/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INFORMACIONES

((Test» para el ((pacto de la Moncloa))

POCAS horas después de que el presidente del Gobier-no y los líderes de todos los partidos políticos con

representación parlamentaria convocasen al país a cumplir el contenido de los acuerdos económicos,

anuncia una huelga general del personal de aeropuertos durante los próximos días 11, 12 y 13, si sus

reivindicaciones salaríales no fuesen atendidas de aquí al próximo jueves.

Si esta amenaza se concreta, estaremos ante el primer ataque abierto contra el recientemente firmado

((pacto de la Moncloa», porque satisfacer sus peticiones —un aumento salarial del 28 por 100— rebasa

con creces el tope del 22 por 100 acordado en el plan de saneamiento económico. Ya que tratar de eludir

este compromiso común haciendo referencia a un previo acuerdo anterior al pacto no pasa de ser un

sofisma. De admitirlo dividiríamos salarialmente a la clase obrera en dos sectores: la de aquellas ramas

que negociaron sus convenios en las vísperas del programa económico y las que lo van a negociar

posteriormente. Es evidente que el plan tiene un carácter retroactivo que no viene determinado por la

fecha en que se negocia un convenio, sino por la necesidad de que los salarios percibidos durante todo el

año en curso no rebasen el tope acordado.

Una vez más, comprobamos cómo nadie se opone directamente a lo pactado, pero sí cómo se realizan

sutiles e indirectas interpretaciones que buscan que el cinturón se lo aprieten otros. Insolidaria actitud que

no sólo va contra el empresariado, sino que también atenta contra los intereses de la clase trabajadora en

su conjunto, al caer en un estrecho corporativismo que no mira más allá de sus miopes horizontes

sectoriales. A nadie escapa las consecuencias que puede acarrear tal postura: oleada reivindicativa que

haría del 28 por 100 una bandera, ruptura del acuerdo por otros sectores económicos que ya lo

contemplan con bastante reticencia y dejar en papel mojado el documento de la Moncloa. Establecer

excepciones a la regla del pacto es hundir el propio pacto.

En realidad esta amenaza huelguística es el ((test» para comprobar la viabilidad de lo acordado en la

Moncloa. En vísperas de la negociación de numerosos y decisivos convenios colectivos, no hay más

respuesta que atenerse al documento económico. O juegan todos o se rompe la baraja. Nadie debe jugar

con las cartas marcadas.

 

< Volver