La izquierda, ante el pacto (1). 
 Contrapartidas: Necesarias pero insuficientes     
 
 Diario 16.    04/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Viernes 4-noviembre 77/DIARIO 16

EL ESCRITORIO DE MENDIZÁBAL

La izquierda, ante el pacto (I)

Contrapartidas: Necesarias pero insuficientes

Mendizábal analiza hoy las contrapartidas logradas por la izquierda, fundamentalmente el PSOE, eu el

pacto de la Moncloa. Mañana se ocupará de laa lagunas más significativas útil documento.

La situación social y política del país y el contexto internacional no permitían ofrecer un plan de

estabiliaacíón como el cié 1959, de corte clásico, con una congelación de salarios y una política monetaria

restrictiva. Se hacia necesario presentar unas contrapartidas que mitigasen los efectos de la estabilización

sobre las clases populares y ofreciesen uua alternativa de cambio a medio plazo.

El Gobierno da UCD intentó convencer a las centrales sindicales de la necesidad de un pacto económico,

y al no conseguirlo, ante el deterioro creciente de la situación económica y .la pérdida galopante de

prestigio del Gobierno, presentó un plan de saneamiento, sobre cuya base se negoció un pacto que a

Mendizábal se le antoja mas político que económico.

Con las contrapartidas pactadas, aunque- no satisfacen plenamente a la clase obrera ni a los empresarios,

se alcanza un consenso político que representa para el Gobierno de UCD un voto le confianza. El

Congreso no íiubiera otorgado éste de forma tan patente y ello puede significar que el país salga del

impasse en que se escuentra y que prosiga la vía, de consolidación de la democracia que tanto necesita.

Entre las contrapartidas coyuntura 1 e s introducidas por la izquierda —dirigidas a mitigar

inmediatamente los efectos de las medidas estabiliza claras sobre los asalariados— figura la posibilidad

del establecimiento de un índice de productos básicos elaborados democráticamente, la revisión de] tope

salarial fijados en e3 caso cíe que en el primer semestre de 1978 los precios crezcan mas del 11,5 por 100,

y la recomendación de que los incrementos salariales, al menos en un 50 por 100, sean de forma lineal.

En el capítulo presupuestarlo, la oposición ha introducido una referencia a la participación igualitaria de

los impuestos directos e indirectos para el próximo año y un mayor control del gasto público a través do

la creación cíe comisioneí parlamentarias.

Agricultura y Seguridad Social

En los temas sectoriales e§ donde la oposición ha introducido mayor número do contrapartidas,

fundamentalmente en Agricultura y Seguridad Social. En la prime-ra, la izquierda ha conseguido incluir

una mayor concreción en las previstas leyes de Arrendamiento Rústicos y dfl Cooperativas; la

participación de las distintas fuerzas sociales presentes en el campo en la elaboración de la política de

precios del sector, y el compromiso de que las diferencias de rentas con otros sectores productivos no

aumenten; una ley de Seguro Agrario contra las catástrofes; la democratización de las Cámaras Agrarias,

y la presencia de las instituciones autonómicas en la formulación de la política agraria. En cuanto al

sector pesquero, la extensión a 200 millas de las aguas jurisdicionales y la reestructuración del mismo; y

con respecto a la comercialización importantes matizaciones en el programa de reforma de las estructuras

comerciales, a elaborar antes de] 30 de junio de 1978. El capítulo de Seguridad Social mejora en cierta

medida con las aportaciones de la izquierda, referentes al control de su gestión y a la participación de los

trabajadores en el funcionamiento de los servicios sociales que la misma presta: la reestructuración de las

múltiples entidades sesloras que la forman; la revisión de las prestaciones sociales (con un incremento

nrev´sto de !as pensiones en un 30 por 100 a partir de 1 de enero de 1978, y con la inclusión entre las

prestaciones de la psiquiatría), y el compromiso de que el Estado se liana cargo de Ja financiación de]

seguro de desemnleo. Además, se prevé eme las cotizaciones se baseí «obre los salarios reales v la

posibilidad, tras un estudio previo, de creación c!e una Empresa Nacional Farmacéutica; asimismo se

autorixa el despacho de productos farmacéuticos en ´as instituciones de la Seguridad Social.

Y, por último, seriín equiparados los regimenes general v agrario.

Educacion y Vivienda

En los restantes sectores las aportaciones son de menor entidad que las analizadas anteriormente. En el

capítulo educativo destaca la cuantificación de la emisión de deuda pública para construcciones escolares

en cuarenta mil millones de pesetas. Y en el marco general de la democratización del sistema educativo,

la participación del profesorado y asociaciones de padres de alumnos ea el funcionamiento de los centros;

la revisión de las subvenciones a los centros no estatales; la presencia de las instituciones autonómicas en

la elaboración de la política educativa, con un mavor peso de las lenguas vernáculas, y si fuera

conveniente la elaboración de un Estatuto de los centros subvencionados.

En el capítulo de Vivienda y Urbanismo, se presentará, antes del 3! de mayo de 1978, un reglamento de

expropiaciones y unas bases para la reforma estructural de la política del suelo; entrarán en vigor

urgentemente los impuestos sobre solares e incremento del valor de los terrenos; se facilitará la creación

de empresas mixtas, con participación mayoritaria municipal, para la construcción de viviendas sociales;

se establecerán mecanismos democráticos para la adquisición de viviendas; se iniciarán gestiones para

descentralizar la política dé la vivienda, y se procurará erradicar el chabolismo.

En cuanto a la política monetaria y financiera, el Gobierno presentará a las Cortes un provecto de ley,

antes del 31 de marzo de 1978, sobre nueva regulación de los organos rectores del Banco de España y del

Crédito Oficial: se creará una Comisión Parlamentaria para el control de la política monetaria; «e

establecerán incompatibilidades entre Banca y empresas dependientes, a efecfo« de concesión de créditos.

Fn cuanto a las Cajas de Ahorro, estas deberán financiar prioritariamente a las Corporaciones locales v a

la pequeña y mediana empresa, y se creará una Comision Parlamentarla para la vigilancia de sus

actividades.

Por último, en !o 0ne se refiere a las empresas públicas, se considera conveniente controlarlas a través del

Parlamento, reionalizar sus inversiones, descentralizar sus actividades, estahlecer un régimen ds

incoronatibil´cJades para PUS consejeros y arbitrar la participación de las distintas fuerzas sociales en su

funcionamiento.

Aun cuando las contrapartidas conseguidas por la izquierda son numerosas, de la lectura atenta del

Documento,se desprende un alto grado de vaguedad en la mayoría de ellas. Son únicamente significativas

las siguientes: la cláusula de salvaguardia del tope salarial, el reglamento de expropiación y las bases para

!a reforma estructural de la política de suelo, el control democrático de la Seguridad Social y una meiora

sustancial en el tratamiento de la política agraria v de comercialización.

 

< Volver