Las contrapartidas del pacto (II). 
 Ausencias más notables     
 
 Diario 16.    05/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EL ESCRITORIO DE MENDIZÁBAL

Las contrapartidas del pacto (II)

Ausencias más notables

Mendizábal analiza en este nuevo artículo las contrapartidas excluidas del proyecto original y las

ausencias más notables en el documento pactado.

Destaca la eliminación en lae discusiones de importantes apartados, como el sector exterior (con toda su

problemática de sustitución de importaciones, fomento de exportaciones, protección efectiva, control de

cambios, endeudamiento, inversiones extranjeras...); algunos conceptos de política monetaria y financiera

(liberalizaeión de tipos de interés, mercado de bonos del Tesoro, disciplina bancaria, concreción en la tasa

de crecimiento de las disponibilidades líquidas, distribución cuantificada del crédito oficial entre los

distintos sectores económicos...); un mejor tratamiento del crecimiento y control del gasto público, y la

ausencia de un plan de ordenación industrial que buscara una mayor racionalización del mismo. Pero,

sobre todo .destaca la eliminación del Estatuto de derechos de loa trabajadores, la regulación del derecho

de huelga y la de la actividad sindical.

Hay otra serie de conceptos que, ni figuraban en el proyecto original ni se introdujeron a ¡o largo de las

negociaciones. E n tre ellos sobresalen, por un lado, contraofertas a corto plazo como son: un plan de

control de las rentas de capital; la reducción de la jornada laboral y la supresión de las horas

extraordinarias; jubilaciones anticipadas en algunos sectores en crisis; congelación y/o subvención de

algunos precios de productos básicos y gratuidad de los transportes colectivos para pensionistas y

desempleados...

Entre las contrapartidas sectoriales hay algunas notables como son: la ausencia total de referencias al

sector Transportes y Comunicaciones, a la ordenación del territorio y medio ambiente, a la investigación

y a la construcción y obras públicas. Asimismo, se echa en falta una ley antimonopolio, una ley de

defensa de la pequeña y mediana empresa, así como medidas urgentes para erradicar el analfabetismo,

mejorar el habitat rural y acabar con el déficit de viviendas.

El papel de la derecha

Del análisis de las contrapartidas que figuran en el documento pactado parece desprenderse que la

derecha, sin introducir aportaciones notables, ha excluido sin embargo, algunas de una entidad tal que

pudieran segura m ente compensar a la larga lista de contrapartidas incluidas por la izquierda. La derecha

ha conseguido eliminar el código de derechos de los trabajadores, la regulación de la huelga y la de la

actividad sindical que el Gobierno iba a presentar a final del año en curso.

Es previsible que la exclusión de las tres contrapartidas laborales no faciliten precisamente el acuerdo

favorable de las centrales sindicales en torno al pacto.

Vigilar el cumplimiento

El hecho de que las contrapartidas, en términos generales, estén redactadas de forma muy vaga hace

necesario que la oposición vigile de forma permanente el desarrollo reglamentario de las mismas; y,

asimismo, que aquellas contrapartidas que se ofrecen en forma cuantificada y a plazo fijo se cumplan por

parte del Gobierno. Porque incluso es previsible que él sector público, en el momento presente, no sea

capaz de suministrar los recursos necesarios para llevar a efecto algunas de éstas.

Es evidente que, tal como se desprende del análisis anterior, en última instancia no ha habido ni ven-

cedores ni vencidos entre los partidos políticos firmantes del pacto; en realidad, quien gana es el país.

Pero si el plan no se cumple en sus aspectos fundamentales a corto plazo —para lo cual es fundamental el

consenso de las centrales sindicales—, la crisis política, social y económica que atraviesa el país puede

verse agudizada y conducir bien a un Gobierno de coalición, bien a uno de concentración, o en el peor de

los casos, a una involución.

 

< Volver