Pacto financiero: Positivo, incompleto y demagógico     
 
 Diario 16.    24/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

EL ESCRITORIO DE MENDIZÁBAL

Pacto financiero: Positivo, incompleto y demagógico

Los acuerdos cío la Moncloa contienen un capitulo entero dedicado al sistema financiero. Si hubiera que

calificarlo en pocas palabras, habría que decir: positivo, en la medida que intenta modernizarlo;

incompleto, porque se aluden temas cíe gran envergadura, y demagógico, en algunos puntos. Vayamos

por partes.

Uao de esos aspectos más positivos es el relativo a las entidades oficiales de crédito, que saldrán al

mercado de dinero para obtener como mínimo una tercera parte de sus recursos. Los bancos oficiales se

financian hoy casi exclusivamente a través de los coeficientes de la Banca privada que obligatoriamente

suscriben fondos públicos. Este sistema, que íorma parte importante de los llamados circuitos priilegiados

de financiación, es un ejemplo claro de cómo no debe funcionar el sistema financiero.

El crédito oficial tendrá que ir al mercado a tomar recursos —vía depósitos y emisiones de deuda— a

precios competitivos con el resto del sistema financiero, convirtiéndose en verdaderos bancos en vex de

distribuidores as las dotaciones del Tesoro.

Para la Banca privada significó competencia en la captación de recursos, pero también liberarles de

suscribir fondos públi eos con tipos de interés bají-simos que significan una subvención. No hay que decir

que esa subvención no la paga, a la Banca, sino a sus clientes. La Banca oficial, dice el documento de la

Moncloa, realizará operaciones activas (o sea, de préstamo) similares a la de la Banca privada; también

esto es positivo, sobre todo si se orienta a financiar inversiones fijas, cubriendo una gran laguna de

nuestro sistema financiero.

Con estos nuevos objetivos la Banca oficial puede contribuir muy positivamente a la modernización del

sistema, siempre que estas instituciones se doten de un nuevo sistema de gestión. Hoy los bancos oficiales

son lo más parecido a un Ministerio; a su frente es corriente encontrar políticos en retiro o en

agradecimiento a los servicios prestados. Si esto no cambia, de poco valen las reformas.

Muy cerca del crédito oficial está el Banco Exterior, sobre el que no se dice absolutamente nada en los

acuerdos de la Moncloa

"El más privado de los bancos oficiales debería potenciarse como un instrumento importante de la política

crediticia.

Cajas de Ahorro

En cuanto a las Cajas de Ahorro, los acuerdos establecen unas líneas muy positivas: prioridad a la

financiación a las pequeñas y medianas empresas y a los compradores de viviendas, lo que contrasta con

la situación actual en donde mediante coeficientes obligatorios destinan una parte masiva tíe sus recursos

en financiar a las grandes empresas privadas y del INI y al Estado. Pero también en las CÍajas sus nuevos

objetivos requieren una modernización en la gestión, hoy demasiado burocrática en la mayoría de los

casos.

En linea con todo lo anterior, en los docxunentos de la Moncloa se anuncia la potenciación de las

emisiones de títulos de reata fija (obligaciones), que hoy tienen un volumen ridículo y que son suscritas

por las Cajas de Ahorros casi exclusivamente y de forma imperativa. Para que haya más emisiones y éstas

se coloquen en el mercado hacen falta tipos de intereses realistas.

En un momento como el actual, de debilidad de la Bolsa, el mercado (le obligaciones puede ser

especialmente atractivo, al tiempo que las empresas emisoras pueden encontrar financiación a largo plazo

que sustituya a otras fuentes de recursos hoy difíciles de obtener o inoportunas (ampliaciones de capital,

por ejemplo).

También se prevé la creación del mercado hipotecario por el que se obtendrán financiación a largo plazo

destinada a la construcción, al tiempo Que se crea un nuevo activo financiero que permita canalizar una

parte del ahorro del país. Este mercado existe en todos los países industrializados y constituye una pieza

importante del sistema financiero, en paralelo con la Bolsa y el mercado de obligaciones.

Demagogia

Hemos citado puntos positivos y también ausencias importantes en la reforma del sistema financiero. En

los acuerdos de la Moncloa hay también su parto de demagogia o, tal vez, de lo efae puede convertirse en

demagógico. No, rcítii´imos a ía futura regulación de los órganos rectores del Banco de España, que el

Gobierno deberá proponer a las Cortes antes de marzo del año próximo.

En este panto, Mendizábal quiere llamar la atención sobre los peligros de una posible representación

política en el banco emisor. Si algo debe quedar claro es la frontera entre quienes definen una política y

fiscalizan a posterior! sus resultados y quienes la ejecutan y se someten a esa fiscalización.

El Banco de España tiene que ser independiente en su gestión una vez que el Gobierno le traza los

objetivos que debe cumplir, que lógicamente deben de ser refrendados por el legislativo. Esta

independencia y profesionalidad de gestión del banco emisor es uno de los puntos clave en el mercado

internacional para juzgar favorablemente o desfavorablemente un país en temas de tanta trascendencia

como el montante de deuda externa. Sería lamentable que el Gobierno y la oposición olvidaran estos

principios tan elementales como importantes.

 

< Volver