Señor Cantarero, en Burgos:. 
 "Cara y cruz del futuro político de España"     
 
   27/05/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

SEÑOR CANTARERO, EN BURGOS:

"Cara y cruz del futuro político de España"

BURGOS, 27. (EUROPA PRESS.) - Don Manuel Cantarero del Cantillo, presidente nacional de la

Agrupación de Antiguos Miembros del Frente de Juventudes, pronunció ayer en esta ciudad una

conferencia sobre el tema «Cara y cruz del futuro político de España».

«Oponerse a la integración de España en Europa - dijo - es un grave desatino que no hará más que

degradar la posición futura de nuestra Patria en el mundo radicalmente nuevo que se forja.»

El señor Cantarero se mostró pesimista a corto plazo sobre el futuro político español, ya que .teme,

personalmente, al conflicto entre viejo capitalismo nacional (cultura ascética y tradicional) y

neocapitalismo (cultura vital y moderna), y afirmó después que lo deseable es que los españoles

estuviesen ya alineados políticamente en función de los problemas de la España actual y no de los pleitos

de la España del pasado.

Dijo también que en la España del futuro deben caber todos los españoles, cualquiera que sea su ideología

siempre que ésta no sea «totalitario-subversiva», sino «democrático-legalista», y que no se pretenda el

cambio de la legalidad vigente, en cada momento, más que por las vías legales previstas por la propia

legalidad.

Sobre los principios del 18 de julio, dijo que no pueden ser exclusivamente los de acción o renovación

española, sino que también son los sociales de la Falange, los forales o regionales del tradicionalismo y

los populistas de la derecha católica, democrática.

LOS TECNÓCRATAS

Tras decir que lo que mejor refleja la soberanía de un pueblo es la «balanza cultural», se refirió al

discurso de don José Antonio Girón en Valladolid, pera estimar muy positivo que un falangista de tanta

estirpe y prestigio en la Falange reconociera que el establecimiento de un cierto pluralismo inicial y la

mete de la integración europea constituyan hoy dos objetivos polares de la puesta de España a nivel del

tiempo.

Indicó asimismo que en un Estado moderno, los tecnócratas son necesarios, si bien subordinados a los

políticos. Pero subrayó que, a pesar de todo. los tecnócratas, funcionando al margen de los políticos, han

sido beneficiosos en su conjunto en los últimos años, si bien en servicio de una política trazada por los

políticos, conectados con las bases populares de verdad, esos tecnócratas habrían sido, sin duda, mucho

más útiles.

Afirmó que la cara prometedora del futuro de España la constituyen la situación actual del mundo y la

prosperidad de las democracias liberales occidentales proyectando sus efectos sobre España, la

predilección que por nuestra patria como tierra de radicación empieza a sentirse en el mundo, el «elan» de

crecimiento nacional y la dinámica social y económica, y que constituye la «cruz preocupante», los

fanatismos residuales, la alienación que el pasado político ejerce sobre el presente y el doctrinarismo

exaltado de determinadas minorías políticas, tanto de derechas como de izquierdas.

El señor Cantarero terminó manifestándose contrario al inmovilismo y partidario de conseguir que

funcione el mecanismo de selección de los mejores para el poder.

 

< Volver