"Ninguna ideología democrática, salvo las subversivas, puede ser excluible en el estado de derecho"  :   
 Conferencia de Cantarero del Castillo en Málaga. 
 ABC.    31/05/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

31 DE MATO DE 1974.

«NINGUNA IDEOLOGIA DEMOCRÁTICA, SALVO LAS SUBVERSIVAS, PUEDE SER EXCLUIBLE EN EL

ESTADO DE DERECHO»

Conferencia de Cantarero del Castillo en Málaga

Málaga. (Servicio especial,) «El esperanzador programa del presidente Arias Navarro puede ser el primer

paso serio de la España actual hacia un futuro adulto y equilibrado. Las cosas, hoy, ni deben permanecer

inamovibles ni deben cambiar demasiado. Deben cambiar razonablemente, porque ambas alternativas

frustrarían, una vez más, un destino civilizado de España.» Con estas palabras concluyó la conferencia

que don Manuel Cantarero del Castillo ha pronunciado en la Sociedad Económica de Amigos del País, de

esta capital, en un acto organizado por el Ateneo malagueño.

El tema de la disertación del señor Cantarero fue «La participación política» y, entre otras cosas, afirmó:

«Para que la democracia formal sea viable se precisan unas previas condiciones socioeconómicas

favorables, no siempre alcanzables por vía democrática, desgraciadamente.» Yo creo Cantarero - agregó

- que la democracia formal, que es el sistema político de los países más adelantados del mundo, no

fracasó en la España de los años 30 porque estuviese vieja y superada, sino por ser un sistema político

demasiado moderno para un país históricamente muy retrasado. Subrayó que la democracia política de los

partidos no tiene por qué ser el sistema definitivo del futuro. La Historia es movimiento y cambio para

todo, y a medida que el desarrollo se produce van reduciéndose o fundiéndose los partidos, para cobrar

mayor importancia cada vez, en la vida publica, los grupos sociales institucionalizados.

DIMENSIONES DE LA PARTICIPACIÓN

La participación - dijo también el disertante - ha de darse simultánea y funcionalmente en los planos

económico, social, cultural y político. Tras analizar los tres primeros aspectos pasó a ocuparse

concretamente de la participación política, a la que consideró expresión suprema de todas ellas, y agregó:

«La participación política implica la libertad ideológica; sin ella no puede haber Estado de derecho. El

problema no es que los hombres tengan ideología y se asocien en función de ella para la acción, sino que

desarrollen ésta dentro del marco de la Constitución y con arreglo a los métodos democráticos y legales.»

«Las limitaciones a la libertad política - dijo también - en un sistema democrático verdadero no pueden

ser de carácter ideológico, sino metodológico; no pueden ser de contenido, sino de procedimiento. De ahí

que ninguna ideología democrática pueda ser excluible en el Estado de derecho, salvo aquellas

subversivas, no respetuosas por definición del contrato constitucional, que se excluyen por si mismas.»

En la última parte de su exposición, el señor Cantarero señaló que la única área para la participación

política, por ministerio de la Ley, es la del Movimiento, que, para ello, no puede seguir siendo una

organización de ideología única, sino un área legal de compromiso nacional y constitucional general en la

que puedan concurrir las distinta» alternativas asociativo-ideológicas.

 

< Volver