Autor: Fuente Lafuente, Ismael. 
 Entervista con Cantarero del Castillo. 
 No puede hablarse de un socialismo azul en Reforma Social Española     
 
 ABC.    03/09/1975.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 26. 

ABC. MIÉRCOLES. 3 DE SEPTIEMBRE DE 1975. PAG. 5.

ENTREVISTA CON CANTARERO DEL CASTILLO

NO PUEDE HABLARSE DE UN SOCIALISMO AZUL EN REFORMA SOCIAL ESPAÑOLA

* Nuestra asociación no tiene afinidades ideológicas con ninguna de las otras * Nos sentimos plenamente identificados con lo que

hoy es el socialismo democrático en Europa * Ni era ni soy optimista * He encontrado a Solís en una línea de correcta comprensión

de lo que hay que hacer en el terreno de la apertura democrática

- Veo positiva la posibilidad de una Federación de Asociaciones. Lo que ocurre es que Reforma Social Española hoy no se siente

ideológicamente afín con ninguna de las Asociaciones constituidas, o en constitución.

Manuel Cantarero del Castillo, líder de la Asociación política Reforma Social Española, ha regresado a Madrid, tras su larga

entrevista en Estepona con el ministro secretario general de! Movimiento, José Solís Ruiz, que asombró a muchos por su larga

duración: cuatro horas y media. La más larga de las entrevistas que Solís ha mantenido en la Costa del Sol con promotores de

Asociaciones políticas, entre ellos los señores Silva, Monreal, Fernández Cuesta. Valdés Larrañaga y Aznar.

Me dice Cantarero que lo espacioso de la conversación no se ha debido a ningún motivo especial, sino simplemente a que en el

curso do la misma se fueron suscitando temas que hicieron que se mantuviera a un nivel de interés constante.

NI ERA NI SOY OPTIMISTA. - La entrevista con el ministro, al decir de Cantarero, fue positiva, «pero no puede decirse, como

algunos comentaristas han opinado, que yo haya salido de la misma con gran optimismo. Desgraciadamente, ni era ni soy optimista,

dada la situación política española actual». No obstante, confiesa el político que encontró a Solís en una actitud muy razonable y

positiva en todos los problemas que fueron examinando conjuntamente.

Hubo, tras la entrevista, una declaración de Cantarero, ciertamente enigmática - «si lo que hablamos Solís y yo se hace realidad, en

lo referente al asociacionismo será bueno para Reforma Social, y, en los demás temas, para todo el país» -, que ahora ha matizado:

«Insisto, porque he encontrado a Solís, incluso con cierto grado de sorpresa, en una línea de correcta comprensión de lo que hay que

hacer en el terreno de la apertura democrática y de dar a cada uno lo suyo, para que se absorba la carga de irracionalidad con que

torvamente se presenta en este momento el horizonte político. Le he encontrado muy de acuerdo con la línea Arias del 12 de febrero

y con talante de diálogo, que ojalá sea capaz de llevar a sus últimas consecuencias.»

DIFERENCIA ENTRE OPOSICIÓN Y SUBVERSIÓN. - Me dice Manuel Cantarero que cuando le planteó a Solís que diferenciara

entre oposición y subversión, éste, de alguna manera, admitió en su respuesta que, por supuesto, no se puede tratar de subversivos a

los españoles que están en una actitud de oposición sin aceptar ningún tipo de violencia subversiva.

Ha vuelto Manuel Cantarero a Madrid con el afán de completar las 25.000 firmas necesarias - va por las 18.000 - y con el objetivo

de adoptar actitudes y fijar temas de posición colectiva ante los problemas políticos españoles y, por supuesto, estudiar la

importantísima cuestión de la participación en las próximas elecciones. - La impresión que yo tengo sobre las próximas elecciones

es que, realmente, los candidatos con posibilidades van a ser los que presenten las distintas Asociaciones.

- ¿Cree que puede cambiar el panorama de las Cortes en la próxima Legislatura con la concurrencia electoral de las Asociaciones?

- Eso dependerá de que los españoles conscientes se tomen las elecciones lo más en serio posible.

- ¿Cómo va a repercutir la utilización de los medios de comunicación por las asociaciones?

- Yo creo que eso es fundamental. Mientras los medios de comunicación oficial no desencadenen una amplia campaña de

concienciación asociativa es muy difícil que los españoles se decidan a movilizarse.

EL JUEGO QUE HA DADO EL ESTATUTO

- Solís ha manifestado ampliamente en La Coruña que el estatuto ha dado ya un amplio juego, ¿usted qué opina?

- Realmente no había que esperar que con este estatuto se movilizasen otras fuerzas de las que hasta ahora se han movilizado.

Entonces, desde ese punto de vista, pues yo creo que a pesar de todo ha dado ya bastante juego. Lo importante es que los españoles

que desean el cambio democrático se den cuenta de que este primer paso de pluralismo restringido a escala de fuerzas casi

exclusivamente del Régimen, es importante y que consideren que hay asociaciones, como Reforma Social Española, que proclaman

en su programa su voluntad de ir a un pluralismo político que no se diferencie en nada del que rige en cualquier país occidental y

que, en la medida en que Reforma Social Española tenga mayor predicamento y una mayor influencia en la actual legalidad, se

acelerará ese proceso.

- Llegó a decirse que, en cierto modo, usted pudo haber contribuido a la celebración de la entrevista Schmidt-Arias en Helsinki.

- No, en absoluto. Yo tengo excelentes relaciones con la representación diplomática alemana en Madrid y tengo excelentes amigos

entre los dirigentes políticos alemanes, pero yo no he tenido, en absoluto, ninguna intervención en la celebración de esa entrevista.

UN SOCIALISMO AZUL

- Al quedar excluidos del estatuto los socialistas, a usted empieza a vérsele como cabeza visible de un socialismo moderado.

Algunos dicen que de un socialismo azul.

- Eso es un grave error de apreciación. Nosotros, Reforma Social Española, nos sentimos plenamente identificados con lo que es hoy

el socialismo democrático en Europa, pero no pretendemos en absoluto, como he declarado infinidad de veces, suplantar al

socialismo democrático español, que tiene su tradición y su legitimidad. Situados en el marco de una democracia política nosotros

no tendríamos diferencias de ninguna especie con los socialistas del ala moderada. Sin embargo, discrepamos, hoy por hoy, respecto

al procedimiento que se ha de seguir para que esa democracia política se instaure en España. Como es bien sabido, nosotros somos

partidarios de la evolución democrática, es decir, del acceso a una legalidad política democrática a través de los mecanismos de la

actual legalidad vigente. Por otra parte, nuestra relación con los distintos grupos socialdemócratas españoles es absolutamente

cordial y amistosa. No puede hablarse, por tanto, de un socialismo azulado en Reforma Social Española. Lo que ocurre es que en

Reforma Social Española, junto a españoles que no habían tenido ninguna actitud política explícita hasta ahora y junto a españoles

también que tenían una procedencia de izquierda socialdemócrata, hay un 25 por 100 que proceden, como es mi caso, del

falangismo más social y liberal.

PERSONAS QUE SE PRONUNCIAN SOBRE MI

En general, observo que hay personas que se están dedicando a pronunciarse sobre mi y sobre Reforma Social Española en nombre

de los socialistas democráticos españoles, en el sentido de si se nos admitirá o no en el futuro. Yo creo que debieran preguntarles

antes a esos socialistas. Y quede bien claro que cada vez que hablo de socialistas democráticos hablo de un socialismo que no tiene

que ver con el comunismo.

EL MOMENTO POLÍTICO

- ¿Cómo ve el momento político?

- Lo veo con enorme preocupación, y, a pesar de la actitud positiva que he encontrado en Solís, como en su día encontré en el

presidente Arias cuando mantuve con él también una larga entrevista. Vengo diciendo desde hace muchos años, y hoy hay máximas

razones para seguir diciéndolo así, que todos los supuestos de la situación española son, desgraciadamente, irracionales, y que, por

lo tanto, el desenlace, si no se introducen factores de racionalización, habrá de ser irracional. Y la irracionalidad en política es la

coacción institucionalizada o la violencia subversiva. El programa del 12 de febrero pudo ser el factor de decisiva racionalización

del proceso y aún podría serlo...

FEDISA

- ¿Qué opina de la constitución de Fedisa?

- Creo que es un intento de personas valiosas de encontrar un ámbito en el que se pueda trabajar, a nivel de análisis y estudio, en pro

de la democratización de nuestro país.

- ¿Qué le ha parecido el no de Fraga a las asociaciones?

- Yo no creo que haya habido negativa de Fraga a nada, sino, simplemente, que ha perseverado en la actitud en que ya estaba.

Ismael FUENTE LAFUENTE.

 

< Volver