Don Manuel Cantarero del Castillo, presidente por aclamación. 
 Condiciones de R. S. E. para un pacto nacional     
 
 Informaciones.    23/02/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

DON MANUEL CANTARERO DEL CASTILLO, PRESIDENTE POR ACLAMACIÓN

CONDICIONES DE R. S, E. PARA UN PACTO NACIONAL

MADRID, 23. (INFORMACIONES.)

DON Manuel Cantarero del Castillo ha sido elegido, por aclamación, presidente de la Junta directiva

nacional de Reforma Social Española, asociación política del Movimiento, en el curso de la asamblea

constituyente que ha celebrado esta entidad durante el fin de semana, con asistencia de unos 250

representantes de toda España.

El señor Cantarero destaco en esta asamblea las dificultades que los promotores han tenido que vencer

para integrar un colectivo que hoy supera los 30.000 asociados, y aludió a la campaña de descrédito de las

asociaciones. Indicó luego que los promotores de esta entidad se acogieron al Estatuto asociativo por

sentido de responsabilidad y para promover la evolución desde la legalidad y a través de ella, y que hace

quince años muchos de ellos habían pedido la libertad política propia de un Estado de Derecho.

«Pero - añadió - aunque explicamos que estar dentro de la legalidad no significa estar de acuerdo con ella

y que pretendíamos gestionar la modificación democrática de la misma, tuvimos que sufrir duros ataques

de medios de oposición y también de las fuerzas del Régimen, por no identificarnos ideológicamente con

la legalidad.»

REFORMAS PROPUESTAS

En el informe que el presidente de R S E. presentó a la asamblea destacan los siguientes planteamientos:

la revisión del Estatuto de Asociaciones Políticas, la total democratización de las Cortes, la

transformación del Consejo Nacional v las reformas sindical, regional y electoral.

* El señor Cantarero señaló que la revisión del Estatuto asociativo ha de ir en el sentido de que su

aceptación no implique compromiso ideológico y de que consagre la libertad política que las

autorizaciones para constituir grupos políticos las de un órgano de la Administración y que quepa

recurso de garantía al Tribunal Supremo.

* La democratización de las Cortes ha de significar que nadie pueda llegar a ellas por cargos de

designación, y la transformación del Consejo Nacional ha de convertirlo en una Cámara inorgánica de

representación de ideologías, así como las Cortes han de ser una Cámara de representación orgánica de

intereses. Ambas con poder legislativo.

* La reforma sindical ha de implicar la organización de un sindicato único con libertad de asociación

y con separación de obreros y empresarios, y de ambos sectores, de la Administración.

* La reforma regional implicaría la creación de consejos regionales o de país con facultades

ejecutivas y legislativas para todos los asuntos que no afecten a las demás regiones.

ETAPA PREDEMOCRÁTICA

Considero el presidente de Reforma Social que todo esto complementado con una reforma electoral y con

el reconocimiento legal de los derechos de expresión y reunión, situarían a España en una etapa

predemocrática. Las reformas propuestas habrían de ser sancionadas por referéndum nacional y a partir de

entonces el pueblo podría dar su apoyo a las diversas opciones. La reforma de las Cortes traería la

renovación del Consejo del Reino, el cual propondría al Rey una terna, en la que irían los representantes

de las fuerzas políticas con mayor refrendo en el país, lo que traería un Gobierno hecho desde la base. A

partir de entonces se podría ir a una reforma constitucional amplia y profunda.

También señaló que no bastarían las citadas reformas para resolver el problema político sin una reforma

social, entre cuyos ingredientes apuntó un plan drástico de estabilización, que reduciría en un 25 por 100

el nivel medio de vida pero en escala descendente, según los niveles sociales Es decir: a los niveles

inferiores no les afectaría en dicho porcentaje. «Si el país no toma conciencia de esta necesidad - aseguró

-, está abocado a una bancarrota.»

Después se refirió a una serie de medidas de carácter económico y aludió a una política social de

emergencia para asegurar el pleno empleo. La reforma económica y social ha de lesionar intereses

privilegiados, pero ello es el precio de la paz. Añadió que la reforma política ha de ser aceptada tanto por

las fuerzas del Régimen como por las de la oposición, pues las condiciones económicas y políticas,

psicológicas e internacionales dejan a la violencia como única alternativa.

PACTO NACIONAL

Por ello, hay que ir a un pacto nacional y democrático, por el que la oposición acepte las instituciones del

Régimen democratizadas y el Régimen acepte la posibilidad de acceso al Poder de la oposición y ambos

acepten el resultado electoral sin romper el luego democrático Para todo ello siguió diciendo el señor

Cantarero - es básica la reconciliación nacional, ya que «la paz no es posible si unos y otros no

entendernos que ya no debe haber más victorias excluyentes» Recordando a José Antonio, añadió: «No

hay vida nacional posible en una patria escindida en bandos irreconciliables.» «Hay que romper - añadió -

el conjuro del pasado y acabar con la política pendular de las venganzas.»

Antes del informe de situación del presidente, se leyeron los 14 nombres que, tras la elección celebrada

anoche, forman la Junta directiva nacional de la asociación, y en la que figuran como vicepresidentes don

Salvador Villanueva Segura y don Francisco Carbajosa Iznaola, ambos de Madrid. Entre los vocales, hay

representantes de Alicante León. Málaga, Barcelona, Cádiz, Las Palmas. Murcia, Sevilla, Madrid.

Huelva, Lugo y Teruel.

Tras otro breve debate sobre la financiación de la asociación, se acordó por mayoría aceptar la ayuda

económica del Consejo Nacional, aunque más de una docena de representantes se manifestaron contrarios

a la misma.

INFORMACIONES

 

< Volver