Cantarero del Castillo, en el Club Siglo XXI. 
 "Si fracasa la Monarquía, fracasará España"     
 
 Informaciones.    25/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

CANTARERO DEL CASTILLO, EN EL CLUB SIGLO XXI

«SI FRACASA LA MONARQUÍA, FRACASARA ESPAÑA»

MADRID, 25 (INFORMACIONES).

LA Monarquía está realmente haciendo lo que parecía imposible: el paso de la dictadura a la democracia

por evolución pacifica y legal a partir de las bases legales de la propia dictadura», manifestó ayer, don

Manuel Cantarero del Castillo, líder de Reforma Social Española, en la conferencia que pronunció anoche

sobre «Socialismo y Monarquía» en el Club Siglo XXI.

El señor Cantarero del Castillo abrió su intervención, comentando que «de entrada, hemos de afirmar que,

en el orden estrictamente doctrinal o filosófico, socialismo y Monarquía no son, desde luego,

compatibles. En la práctica, sin embargo, socialismo y Monarquía pueden ser compatibles.»

Sobre este punto, señaló que sólo un tipo de Monarquía y un tipo de socialismo son, en rigor,

compatibles: la Monarquía constitucional democrática y el socialismo inequívocamente democrático

«(revolucionario, en los fines, pero reformista y gradualista en los medios)».

«Ello es absolutamente explicable - añadió -. Los Gobiernos socialistas democráticos realizan gradual,

pero progresiva y acumulativamente, las reformas sociales en profundidad, que desproblematizan o

desdramatizan la vida política de los pueblos.» Y agregó: «De la misma manera puede decirse que en los

países en que puedan gobernar los socialistas democráticas o, excepcionalmente, partidos de derechas

capaces de hacer verdadera reforma social, el comunismo decrece.» «Las cabezas socialistas más seguras

- comentó - saben, como Schumpeter, que la socialización fecunda y creadora no es la socialización

apresurada y prematura, sino la socialización en una situación de madurez.

El líder de Reforma Social Española habló después de los distintos socialismos y comentó unos textos de

Julián Besteiro y Fernando de los Ríos, para terminar diciendo «que si fracasa el socialismo habrá

fracasado con él la alternativa pacífica y racional del imperativo cambio económico y social; que si

fracasa la Monarquía, no fracasará sólo una institución, sino que, con ella, fracasará España, el pueblo

español, en una ocasión decisiva y trascendental - y que puede ser óptima - de su Historia».

 

< Volver