Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 En Barcelona se prevé un alto cargo para don Ricardo de la Cierva. 
 Se insiste en una posible crisis parcial de Gobierno     
 
 Informaciones.    16/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EN BARCELONA SE PREVÉ UN ALTO CARGO PARA DON RICARDO DE LA CIERVA

Se insiste en una posible crisis parcial de Gobierno

Por Enrique SOPEÑA

BARCELONA, 16.

"No sólo el escritor don Jesús Torbado fue el centro de las atenciones en la cena del premio Planeta. La

política - como parece ser la norma habitual actualmente - reclamó también un puesto de honor, Lo tuvo a

través del tercer premio, otorgado al destacado miembro del P. C. E. don Ramón Tamames, cuya ausencia

de la sala rebajó no obstante, bastantes grados de expectación.

En cambio, situado en un extremo de la mesa presidencial, don Ricardo de la Cierva se convirtió en foco

de rumores. Los corrillos politizados del Planeta comentaban un importante y próximo nombramiento

para el ex director general de Cultura Popular.

RUMORES DE CRISIS GUBERNAMENTAL

«Qué va, no hay nada de nada», desmintió el señor De la Cierva cuando, al respecto, fue interrogado por

este corresponsal. «Ayer estuve hablando con el presidente, pero, desde luego, no cabe referirse a

nombramiento alguno para mí. Lo encontré muy bien y con muchas ganas dé que sus propuestas

democratizadoras vayan adelante. El Gobierno está decidido a ir hacia las anunciadas elecciones libres»,

añadió el señor De la Cierva.

Sin embargo, y a pesar del mentís, el rumor estuvo presente en la sala a través de varias fuentes bien

informadas, y consiste en una doble posibilidad para don Ricardo de la Cierva: o bien asesor personal del

presidente Suárez, o bien ministro de Información y Turismo en una no lejana crisis parcial del Gabinete,

Acerca de la crisis, también se especulaba ayer noche con un cambio profundo en las carteras

económicas.

El señor De la Cierva, que pronunció por la tarde una conferencia en el Círculo de Economía, se

entrevistó asimismo con el gobernador civil de Barcelona, don Salvador Sánchez Terán. Sobre esta,

conversación, nada ha trascendido, aunque no se descarta que pudiera girar en torno a las posibles nuevas

funciones del popular periodista e historiador. «Diario de Barcelona», esta mañana, recoge la siguiente y

significativa declaración del señor De la Cierva: «La alternativa no está entre la ruptura y la reforma,

como se ha dicho, sino que la alternativa real está entre la reforma y la dictadura. Una dictadura que no

seria un pinochetazo sangriento, pero que vendría antes de que se produjera la ruptura. La dictadura

impediría la llegada de las urnas. Aquí está el peligro, y hay que luchar por todos los medios para que no

pase.» Quien recibió la designación del señor Suárez con visible hostilidad, insiste ahora, una y otra vez,

en la viabilidad del reformismo gubernamental.

LA OPOSICIÓN, EN LA TUMBA DE COMPANYS

Por otra parte, el aniversario del fusilamiento del segundo presidente de la Generalitat, don Lluis

Companys, motivó algunas conmemoraciones, a pesar de las prohibiciones expresas. La más destacada

consistió en el sencillo acto celebrado ante la tumba del señor Companys - totalmente recubierta de flores

- y protagonizado por los políticos más representativos de la Assemblea de Catalunya. El dirigente del

Front Nacional, don Johan Cornudella, pronunció un breve recordatorio de la figura humana y política del

que fuera presidente de la Generalitat de Catalunya, detenido en París por la Gestapo, enviado a España,

juzgado ante un Tribunal militar y ejecutado en los fosos del Castillo de Montjuich el día 15 de octubre de

1940. Finalizado el acto, los políticos - de todos los partidos democráticos - depositaron una corona con

esta dedicatoria; «La Assemblea, a su presidente en el 38 aniversario del fusilamiento». Una inscripción

rememoraba una de las últimas frases del señor Companys - que quiso morir descalzo para pisar así por

última vez tierra catalana -: «Volveremos a. luchar, volveremos a sufrir, volveremos a vencer.» Se entonó

el himno catalán «Els Segadors» y, sin incidentes, se disolvió la comitiva. Bastante público desfiló, a lo

largo del día, ante la tumba del señor Companys.

Por la noche se celebró una misa, a la que asistieron más de 600 personas. Tuvo lugar en la iglesia de los

capuchinos y ocuparon los primeros bancos familiares de don Lluis Companys y políticos que fueron

amigos personales del mismo, tales como los señores Andréu i Abello (Partit Socialista de Catalunya) y

Casanova (Partit Socialdemócrata de Catalunya). En el interior del templo se observó la presencia de

policías de paisano y dotaciones de fuerza pública en el exterior.

(Información sobre el Premio Planeta, en página 16.)

 

< Volver