Autor: Villena, Herminia C. De. 
 Crónica de Murcia. 
 Amnesia perniciosa  :   
 Conferencia de Ricardo de la Cierva. 
 El Alcázar.    26/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

CRÓNICA DE MURCIA

AMNESIA PERNICIOSA

* Conferencia de Ricardo de la Cierva.

POR TELEX, especial para EL ALCALZAR. - Como un nuevo Colón, don Ricardo de la Cierva vino a

conquistar Murcia, tierra de infieles, para su particular gloria. Don Ricardo de la Cierva que tiene

memoria de elefante para los "supuestos" agravios, padece una amnesia perniciosa para su propia historia

y cree que los demás también son amnésicos. O tontos. Porque a estas alturas, cuando ha ignorado

olímpicamente a Murcia, llegar, y de entrada a su desertación política, léase preautopropaganda electoral,

decir que Murcia no existe para Madrid, es decir que todas las realizaciones del Régimen de las que ha

sido partícipe Murcia, no han existido, incluido el Trasvase Tajo-Segura, la obra faraónica de Franco que

dará a la Cuenca del Segura un desarrollo completo y armónico a la par que espectacular, y que por si sola

seria motivo para inmortalizar la memoria del Generalísimo.

Y justificar que Murcia no existe o se la ignora en Madrid, porque Murcia no ha sido capaz de elegir

hombres verdaderamente eficaces e idóneos que la representen, es decir que en Murcia hay una caterva de

ineptos y que Murcia por tanto no ha tenido un solo procurador que haya luchado por los intereses

murcianos, que haya puesto toda la carne en el asador de las Cortes. Eso, además de no ser cierto y conste

que no soy procurador ni_ nunca lo fui, es declarar implícitamente, que como no elija Murcia en los

próximos comicios a don Ricardo de la Cierva como diputado, Murcia se hundirá en el abismo de las más

espesas tinieblas. ¡Inefable don Ricardo de La Cierva! Su amplia y convexa caja frontal de hombre

inteligente podrá capacitarle para escribir curiosidades históricas, en versión personal pero no le da

derecho a dar gato por liebre, ni arrogarse en exclusiva el don de la visión histórica irrefutable. Porque un

historiador si se atiende a un rigor estricto escribe sobre el pasado con una perspectiva imparcial y toma

apuntes de presente para cuando las aguas se serenen, ponerlos en pretérito sin pasión, con objetividad.

Pero no se dedica a futurólogo con miras a instalarse espléndidamente en ese porvenir que él, tan listo, ve

en su bola particular de arúspice de los destinos patrios.

Es curioso que en estas conferencias que se suelen dar en el colegio de Farmacéuticos de Murcia para

quitarnos las telarañas de la ignorancia política a los murcianos analfabetos y desconocidos en el ámbito

nacional, ni más ni menos que si fuéramos Las Hurdes en tiempos de Alfonso XIII, nunca están

presididas por autoridades. Don Ricardo de la Cierva ha logrado que la suya sea presidida por el

Gobernador Civil y el presidente de la Diputación con lo cual además de dejar desairado al alcalde, que

por dignidad no podía asistir, después del sofión que el señor La Cierva se permitió echarle hace algún

tiempo a don Clemente García pretende demostrar que tiene todas las bendiciones oficiales. No se le

puede negar astucia a don Ricardo cuando sabiendo que Murcia es en su mayoría conservadora, hace en

la exposición de su conferencia una "caritativa" concesión al Régimen diciendo que la democracia va a

ser posible "gracias a la infraestructura política creada en los 40 años del mandato de Franco". Ni todas

sus frivolidades políticas podían dejar de señalar una verdad que un historiador que se precie no puede

poner en duda. Al menos le sirve en su momento para contentar a los ingenuos con una objetividad que

mañana o cualquier día, pondrá en tela de juicio si así conviene a su homologación. Porque don Ricardo

de La Cierva sabe muy bien que esto que el llama democracia es simplemente la muerte del Régimen de

Franco, y así lo dijo el día 18 de noviembre en sus declaraciones a Radio Nacional de España.

"BENEFICIOS DE LA DEMOCRACIA"

Don Ricardo de la Cierva piensa no obstante que no ha podido elegirse peor momento para regalarnos a

los españoles los beneficios de la democracia. "Los dos intentos de democracia se eligieron durante las

dos grandes crisis económicas de nuestra historia, la crisis de 1929 que aquí cristalizó en 1931, para

implantar la República; la crisis fundamentalmente económica que padecemos para intentar nuevamente

la democracia. El olvido de lo económico en beneficio de la hiperpoliticación, me parece un error

impresionante".

En otro de sus momentos de sinceridad dijo que "sería aconsejable pedir a Europa y América que en lugar

de pedirnos tantas cuentas y prometernos tantos apoyos políticos, nos apoyaran primero financieramente,

es decir en lo económico" que es donde esta fallando toda la tramoya democrática, digo yo. "Sería

necesario que fuera tan generosa la ayuda económica como las promesas que hacen de ayuda política". Y

acusa como otro fallo de la democracia incipiente que en ninguno de los partidos que se asoman al

panorama político hay ningún serio programa económico. Don Ricardo de la Cierva da la impresión de

que él, únicamente él, tiene la posibilidad de salvar España, empezando por Murcia, la tierra de sus

mayores. Pero ¿quién es capaz de creer en su sinceridad cuando ha ostentado un cargo de director general

durante el mandato de Franco, que nos trajo los mayores despilfarras de aperturismo, de un aperturismo

que ya estaba en el ambiente, desde tiempos atrás, porque nada, ni en política, nace por generación

espontánea, y ahora dice en "El País" que el referéndum de 1966, "fue presentado cínicamente como

aperturista"?

Don Ricardo de la Cierva asegura asimismo que el éxito del referéndum fue debido no a la confianza que

inspiraba Franco sino a la fabulosa propaganda que hizo Fraga. Fraga le escuece, se le nota. Fraga es su

pesadilla. La coalición de Alianza Popular la llama la "derecha dura". Nada de centro. Eso es para

despistar. Pues gracias a Dios que podemos tener alguna esperanza, de que no se nos cuele de rondón el

comunismo de la mano de los pseudodemócratas. ¿Y al franquismo, donde deja al franquismo el señor La

Cierva? Después de todo su análisis de la situación política sacamos en consecuencia que para el señor La

Cierva el franquismo fue enterrado con Franco hace ahora un año. Y que el inagotable señor La Cierva va

a pisar a fondo el acelerador de su propia carrera política empezando desde cero volviendo a los orígenes

caciquiles que para su ilustre familia fueron tan rentables. Y sobre todo, que es lo que priva hoy, pasando

una esponja purificadera sobre sus confortables y espléndidos cargos, durante el Régimen, con la coartada

(magnifica de su contribución a las libertades democráticas con las compuertas que abrió a la inundación

de literatura marxista como un beneficio previo a la democracia total que disfrutamos.

Herminia C. DE VILLENA

 

< Volver