Manifiesto del "Partido Popular"     
 
 ABC.    02/12/1976.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

ABC. JUEVES 8 DE DICIEMBRE DE 1976.

MANIFIESTO DEL "PARTIDO POPULAR"

En el transcurso de la presentación del «Partido Popular» el señor Fraile miembro de su Secretariado

conjunto dio lectura a un amplio manifiesto político, del que entresacamos la mayoría de sus párrafos

sustanciales.

* Creemos firmemente que el pueblo español recobrará en breve plazo el ejercicio de la soberanía

de la que es titular. Y pensamos que las elecciones a las Cortes, que se anuncian próximas, darán ocasión

a que se refleje la auténtica fuerza de las diversas tendencias de la sociedad de nuestros días, con

objeto de que esa soberanía sea ejercida por sus mandatarios reales en forma adecuada.. Nosotros

aspiramos, como partido, a estar presentes en el futuro Congreso y Senado para llevar allí la voz de

nuestros votantes.

* El tiempo histórico que vivimos está lejos de todo mesionismo salvador, de todo revanchismo

pendular o de cualquier totalitarismo impuesto por la fuerza. Sólo el consenso democrático en la

aceptación de la voluntad mayoritaria ofrece ahora una alternativa racional, aceptable y posible. Ni la

clase social, ni el credo religioso, ni el dogmatismo político de cualquier especie tienen derecho a tratar de

imponer a la mayoría de la sociedad soluciones o sistemas que no sean clara, libre y

espontáneamente compartidos por ella.

* El «Partido Popular» nace con el propósito de ser una respuesta a nuestro tiempo, con la

decisión de superar ideologías ancladas en el pasado y con la voluntad de buscar soluciones al margen de

todo apriorismo. que puedan ser compartidas por los más amplios sectores de la sociedad.

LEVANTAR UN ESTADO MODERNO

* Tenemos la urgente preocupación de levantar un Estado moderno y democrático, ya que la mayor

parte de las instituciones del régimen anterior no resultan valederas para los años futuros. Edificar un

nuevo Estado, eficaz y flexible a la vez, no es tarea que pueda ser llevada a cabo por un solo grupo o

partido, sino que requiere la colaboración de todos los sectores. Nuestro partido aspira, en el ámbito de su

actuación, a integrar a demócratas cristianos, liberales, socialdemócratas e independientes mediante la

unión o federación de cuantos esfuerzos se muevan de modo coherente en esa misma dirección.

* Defendemos con rango primordial las libertades del hombre y los hechos humanos, civiles y políticos.

No concebimos una democracia que no sea un sistema instrumental que proteja de modo efectivo el

ejercicio de las libertades del ciudadano. Ninguna discriminación por motivos de clase, sexo, religión o

raza, la consideramos éticamente admisible en el ordenamiento jurídico de nuestra convivencia pública.

* Creemos necesaria la transformación auténtica de la vida política del país, para que pueda tener lugar

la mejora sustancial de la vida social y con ello del comportamiento privado y público de los españoles

todos. Hay que propiciar una nueva sociedad mediante el impulso de todas aquellas actividades que

conduzcan, no sólo a un mayor grado de bienestar, sino a una nueva mentalidad, a un nuevo modo de

enfrentar los problemas públicos y los privados. Lo que España necesita es un cambio real en PUS

hábitos, en sus usos y en sus costumbres.

* Es fundamental destacar que la mujer se encuentra discriminada respecto al hombre. Manifestamos

públicamente nuestro prepósito de modificación y reforma del estatuto jurídico de la mujer en España.

* Queremos ofrecer soluciones a la ruptura generacional cada vez más visible en nuestra sociedad.

Sabemos que los nuevos españoles no encuentran fácil acomodo en las asimilaciones políticas de corte

clásico. Su rechazo de las soluciones gastadas y su exigencia de otras nuevas, propias del préseme y el

futuro, es cada día

más evidente. Su presencia no es necesaria para reflejar lo nuevo y para que no degeneremos en una

formación más de las usuales.

* Solamente asociando las esfuerzos de todos podremos, con responsabilidad, esperar resultados

positivas para los numerosos problemas sin resolver que hemos heredado, como son

principalmente, los siguientes.

SUFRAGIO IGUAL, DIRECTO Y SECRETO

El problema de la representación política, que es necesario articular a través del sufragio igual, directo y

secreto de todos los españoles. De este modo, el Gobierno podrá ser representativo y responsable ante el

Congreso de los Diputados, sin perjuicio de garantizar su estabilidad. La Corona puede actuar

eficazmente como marco y cumbre institucional para la organización democrática, del Estado, y como

garantía de la unidad y la integridad nacional.

Es también urgente: El efectivo acceso de todos a la educación en condiciones económicas de gratuidad -

según el nivel - o de posibilidad; la descentralización con eficacia, pero sin discriminaciones, la

reorganización universitaria e investigadora hasta lograr un sistema más productivo y más humano.

Pero no basta con la educación, es preciso resolver la desigualdad que deriva de un sistema ineficaz de

sanidad pública o una insuficiente protección frente al paro o la jubilación.

LA SITUACIÓN ECONÓMICA NO ADMITE APLAZAMIENTO

* La situación económica, heredada de un pasado que se negó por razones políticas de

oportunismo a encararse con la dura realidad, no admite tampoco espera ni aplazamiento. La inflación y

el alza del coste de vida, las cifras de desempleo y el nivel de los desequilibrios de la balanza exterior de

pagos han creado un panorama sombrío y de graves preocupaciones, tanto en el sector empresarial

como en el laboral. Las perspectivas de solución son difíciles, costosas y de plazo largo, y requieren

alguna especie de tregua o entendimiento social previo para hacerla viable, operación negociadora

que consideramos indispensable.

La necesidad de ese plan económico se agudiza ante los rápidos acontecimientos que modifican la política

económica internacional y que pueden hacernos perder, si continúa nuestra inacción, los puestos ganados

en el rango exterior por la potencia industrial de España.

El «Partido Popular» propugna el inmediato lanzamiento de ese propósito estabilizador de gran alcance,

sin esperar a las elecciones, convencido de que el empeño de saneamiento económico en profundidad

produciría en todo el país un sentimiento inmediato de alivio y de esperanza.

UNA ALTERNATIVA DISTINTA

* El «Partido Popular» surge con el firme propósito de ofrecer una alternativa distinta a la que

suponen la aparición de una derecha continuista de vocación excluyente o de una izquierda de

inspiración marxista, dogmática por definición.

* Creemos que ni el liberalismo tradicional, ni el socialismo marxista ni la confesionalidad religiosa

aplicada a la vida política suponen soluciones adaptadas al tiempo en que vivimos, pero aceptamos que

los conceptos de libertad, de socialización al servicio de la comunidad y de respeto para los valores de la

ética cristiana son componentes esenciales de una actitud política que quiera enfrentarse sincera y

profundamente con los problemas que cercan al hombre de nuestro tiempo.

* El «Partido Popular» antepone la rigurosa honestidad de sus hombres y de sus planteamientos a

cualquier exclusivismo de clase o de partido.

 

< Volver