Autor: Ruiz Gallardón, José María. 
 Apunte político. 
 "Partido Popular": opción respetable y no integramente compartida     
 
 ABC.    03/12/1976.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. VIERNES 3 DE DICIEMBRE DE 1976.

APUNTE POLÍTICO

"PARTIDO POPULAR": OPCIÓN RESPETABLE Y NO INTEGRAMENTE COMPARTIDA

ESCRIBIR con firma en ABC equivale a que de la opinión que se expresa se responsabiliza cada uno

personalmente. La larga, larguísima trayectoria, de liberalidad de este periódico permite y aún obliga a

distinguir lo que constituya el núcleo de su opinión y lo que es opinión de sus colaboradores.

Se ha presentado en Madrid el «Partido Popular», a quien hace días saludé con gran cordialidad desde

estas páginas. He leído con mucha atención su manifiesto, que comparto en su 90 por 100. ¡Claro está que

me encuentro mucho más cerca de su ideología que de la que expresan otras opciones más izquierdistas!

Pero se me ocurren las siguientes consideraciones:

1 Estimo es contradictoria con la esencia de la ideología del «Partido Popular», cualquier afirmación

«ingenua». No me merecen ese calificativo ninguno de los promotores porque los conozco bien. Y es una

tremenda ingenuidad que nos puede costar a todos muy caro, decir en la rueda de Prensa subsiguiente a la

presentación del partido que "el "Partido Comunista" debe participar si es auténtico en su deseo de

contribuir a la construcción de la democracia». En la autenticidad democrática del eurocomunismo no

cree ni Willy Brandt ni la Internacional Socialista.

2 También se contradice con esa credencial «prima facie» de democratismo otorgada por el «Partido

Popular» al «Comunista» la afirmación del manifiesto de «no aceptar ninguna imposición totalitaria

basada en dogmatismos de cualquier signo» y más si se presenta como «una alternativa distinta..,, de una

izquierda de inspiración marxista dogmática por definición».

3 Si los miembros actuales del "Partido Popular" son conscientes de que sólo un partido mayoritario es

capaz de emprender la tarea que exige hoy la sociedad española», ¿no será lícito preguntar si no seria más

conducente, en orden a la obtención de tales objetivos, su compromiso electoral con otras fuerzas del

espectro político español algunas de las cuales no están ni ideológica ni tácticamente tan lejos?

Pienso en que frente a lo que muchos creen, la izquierda operante está muy unida. Y que jugar el ambiguo

papel de moderador más conduce a fortalecer a esa Izquierda marxista (que repugna a los hombres del

«Partido Popular») que a un «propósito estabilizador de gran alcance».

Porque, a lo peor, quien nos «estabiliza» es la izquierda. Y entonces, ¡adiós a tos buenos propósitos del

«Partido Popular»!

Seguiremos con el tema. - José María RUIZ GALLARDON.

 

< Volver