España y el franquismo     
 
 Arriba.    31/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ESPAÑA Y EL FRANQUISMO

" - Si queremos construir un futuro estable y democrático, debemos superar el dualismo que enfrenta

franquismo con antifranquismo. En mi opinión, el país no es visceralmente antifranquista. Al contrario,

creo que el país juzga el Régimen de Franco como el que ha producido un cambio social y económico en

España, pero que en el campo político produjo un régimen de excepción, personalista, que es necesario

superar, encaminándonos hacia una democracia plena como la de los países de nuestro ámbito geográfico

y cultural, sin limitación alguna.

Insisto en que, por una vez, debemos dejar de ser diferentes, uniéndonos a Europa, y participando de su

futuro, de sus éxitos y de sus fracasos. Lamentablemente, cuando se habla de construir ese futuro, hay

personas que no saben superar el sentido de oposición en que estaban durante el Régimen anterior.

Cuando el pasado referéndum demuestra que el país aspira a un cambio democrático y pacífico, esas

actitudes pueden estar desintonizadas con el momento político que vivimos.

- ¿Cree, entonces, que estamos ante un problema de personalismos, más que de ideologías, en el seno de

la Democracia Cristiana?

- Es posible, pero no lo creo. Es algo más complejo. Hay quienes han estado siempre luchando contra el

franquismo. Pero, desaparecido éste, se hace preciso cambiar de estrategia. Es evidente la militancia de

algunos partidos, desde hace años, en la oposición del Régimen. Pero ahora es necesario superar esa

situación, que ya no existe, adoptando un nuevo papel concorde con las circunstancias actuales.

Alberto Monreal Luque ("El Noticiero Universal"). "

 

< Volver