Informaciones. 
 El Ministerio del Interior     
 
 Informaciones.    07/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

INFORMACIONES

El Ministerio del Interior

EL Ministerio de la Gobernación ya no existe. Parte de sus funciones, sobre todo las político-

administrativas, son asumidas por el nuevo Ministerio del Interior. Independientemente de que cambie o

no la sede oficial, permanecen inalterables los mismos cuadros directivos y el propio titular del

Departamento, don Rodolfo Martín Villa. ¿Qué hay detrás de este cambio semántico galicista: un puro

revoco de fachada o un nuevo paso en la consecución de una Policía técnico-profesional, apartidaría y al

servicio exclusivo de los intereses estatales?

No es para nadie un secreto que el viejo caserón de la Puerta del Sol, donde radica una de las principales

Direcciones Generales, evoca el aspecto menos flexible de la anterior situación política. No hace todavía

mucho más de un año que una parte considerable de los diputados electos el pasado 15 de junio eran

vigilados, detenidos o retenidos como rehenes por los funcionarios de la D.G.S., que cumplían las órdenes

estrictas recibidas del último Gobierno del viejo Régimen. Incluso alguno de los nuevos ministros —don

Iñigo Cavero— fue detenido y deportado después de la famosa reunión de Munich.

Pero no es menos conocido que desde el último otoño se ha iniciado un serio proceso de

profesionalización de los funcionarios de seguridad. La salida de don Federico Quintero, y sobre todo de

sus particulares concepciones de la función policial al servicio de una ideología, fue el primer eslabón de

una cadena transformadora, que si no ha podido avanzar con más velocidad ha sido debido a la necesidad

de luchar contra los continuos intentos desestabilizadores que han intentado impedir que llegásemos al 15

de junio. Misteriosos organismos como el G.R.A.P.O., o ahora el G.A.P.E.L., sirvieron y sirven —aparte

objetivos políticos fundamentales— para retrasar el "timing" de la reforma técnica de la Policía, que de

este modo no ha podido recorrer un camino semejante al efectuado por las fuerzas armadas.

Retraso que conlleva un aspecto positivo al permitir que las próximas Cortes puedan emitir su voz y su

voto sobre los nuevos pasos de la reforma técnica de la Policía, para superar el divorcio existente, como

consecuencia de la anterior situación, entre la sociedad y estos funcionarios, víctimas de una

manipulación política en la que la inmensa mayoría de ellos no ha tenido responsabilidad alguna. Junto a

la discusión en torno a si es conveniente o no su vinculación directa al Ministerio de Justicia, los

diputados podrán ayudar al Gobierno en la elaboración de nuevos criterios de enseñanza que anulen el

antidemocrático concepto del «agente subversivo», en la reorganización técnica que atienda más al

crecimiento de 1» delincuencia que acompaña a todo desarrollo neocapitalista y en la consignación

presupuestaria que proporcione una dotación real —no verbal— adecuada a las actuales necesidades

personales y colectivas.

Los próximos pasos de don Rodolfo Martín Villa, que a partir de ahora encontrará menos resistencias,

dilucidarán sin duda las interrogantes con las que abríamos este comentario. Porque no hay, en definitiva,

un sistema político estable y duradero que no descanse en una buena y profesionalizada Policía. Aunque

sería completamente injusto que olvidásemos que ya, con todas las ambigüedades y contradicciones que

se quiera, se cumple el primer requisito de la democracia en acertada y humorística definición de un

célebre político: que si el timbre de la puerta nos despierta a las seis de la mañana... tengamos la

seguridad que es el lechero.

 

< Volver