Autor: SANMIGUEL. 
 Tenía un amplio historial por robos, atracos y agresiones. 
 El joven muerto por un policía en Arguelles estaba reclamado por la autoridad judicial     
 
 El Alcázar.    20/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Tenía un amplío historial por robos, atracos y agresiones

EL JOVEN MUERTO POR UN POLICÍA

EN ARGUELLES ESTABA RECLAMADO

POR LA AUTORIDAD JUDICIAL

• El agente disparó tumbado en el suelo donde le estaban pisoteando

• Los compañeros de la víctima, traficantes de drogas, se dieron a la fuga

El joven que falleció a ultima hora de la noche del jueves cu la zona de Arguelles a causa de un disparo

efectuado por un miembro de la Policia Armada, contaba con un amplio historial delictivo por robos,

atracos y agresiones, la victima identificada como Juan Carlos de Miguel Cardona de 19 años,

domiciliado en Madrid, figuraba en los archivos policiales como uno de los autores del atraco perpetrado

en la sucursal del Banco de Credito y Ahorro Cooperativo situada en la calle del General Fanjul número

22 de donde se llevaron medio millón de pesetas.

Para la comisión -de este hecho utilizó una escopeta de cañones recortados. Otro asalto que figura en su

amplio historial es el cometido en la persona de un sereno, el año pasado, al que intimidó igualmente con

una escopeta tratando por todos los medios de arrebatarle la pistola.

Por su parte, el Policía Armado que realizó el disparo para defenderse se encuentra internado en la

residencia de La Paz y aún no ha podido prestar declaración por prescripción facultativa, según nuestras

noticias. La identidad del Policía no ha sido facilitada. Su estado es de pronóstico reservado, nos han

comunicado, y sufre entre otras lesiones fractura del tabique nasal y fuertes contusiones en la cabeza.

El hecho parece ser que se produjo sobre las 11.30 horas de la noche, en la calle, frente al bar "El Anca",

después de que los contendientes en la pelea salieran de uno de los establecimientos de la zona tras

realizar algunas consumiciones. El escenario de los hechos es punto de reunión habitual de traficantes de

estupefacientes, drogadictos, delincuentes, estudiantes, hippies, muchachas "liberadas" con ánimo de

aventuras, manirás, etc. Se da el caso curioso de que hace algunas semanas funcionarios de policía

detuvieron en esta zona, al final de la calle de Andrés Mellado, a varios traficantes que llevaban dos años

vendiendo como LSD auténtica una sustancia que en nada se parecía a la droga real. Igualmente algunos

bares de la zona han permanecido cerrados durante cierto tiempo por actividades que afectan a la moral

pública y otros delitos.

De acuerdo con nuestras informaciones, el incidente que nos ocupa comenzó cuando un grupo de unos

seis individuos hablaban descaradamente y sin reparo alguno de una operación de venta-compra de una

partida de droga. Parece ser que eran varios cigarrillos de griffa los que estaban en juego o tal vez una

cantidad más importante. Un amigo que acompañaba al Policía Armado se percató de la conversación de

los traficantes y se acercó a ellos interesándose por la partida de droga, toda vez que ellos hablaban a

plena voz, sin mostrar ningún secreto. Sin embargo, en lugar de contestarle razonadamente, los jóvenes

traficantes insultaron y agredieron al que se mostró como un comprador, quizá porque sospecharan que

no era un hombre de su hampa. Ante la agresión a su compañero, el Policía Armado, que vestía de

paisano, salió en su defensa, identificándose entonces como agente de la autoridad. Pero aquellos la

emprendieron igualmente a palos con él, le tiraron en el suelo, le patearon, le dieron puñetazos. Ya en el

suelo, al agente se le cayó la pistola que pudo recoger antes de que la tomara alguno de sus adversarios y

al comprobar que éstos no cesaban en sus ataques, realizó, tumbado como estaba, un disparo al aire con el

ánimo de amedrentarles.

El proyectil alcanzó de lleno a uno de los agresores que poco después caería mortalmente herido y que

sería identificado como el citado Juan Carlos de Miguel, quien además se haya reclamado por la autoridad

judicial para responder de diversos delitos.

Al sonar el disparo, los agresores emprendieron veloz huida, dejando abandonado a su compañero, quien

ingresó ya cadáver en el hospital Clínico.

El Policía Armado fue trasladado a la residencia sanitaria de La Paz en cuyo centro continúa

hospitalizado. Asimismo tuvo que ser asistido de lesiones leves el amigo que le acompañaba.

Funcionarios del 091, de la primera Brigada Regional de Investigación y de la comisaría de Chamberí

iniciaron una batida por la zona en busca del resto de los agresores y traficantes, sin resultado positivo

hasta el momento.

la pequeña, lo que se consiguió tras una rápida intervención policial.

 

< Volver