Decía Tuñón en su artículo. 
 Los GRAPO, dirigidos por la ultraderecha     
 
 Diario 16.    13/08/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Decía Tunen en su artículo

Los GRAPO, dirigidos por la ultraderecha

El articulo del historiador Manuel Tuñón de Lara, publicado en D16 el pasado día 2 de agosto, es un

desagravio, en nombre de los demócratas españoles, a la agresión producida por los GRAPO a la cultura

francesa, concretada en las bombas colocadas días antes en el Liceo Francés, identificando a sus autores

con la ultraderecha.

Recordaba Tuñón en su artículo al Instituto Francés como uno de los pocos lugares de España donde,

durante la dictadura, se podían leer publicaciones y libros prohibidos fuera, de aquel recinto, "donde

fuimos acogidos y apoyados con todo afecto los miembros de la oposición".

Tras afirmar que las energías "sendo - revolucionarias" de los GRAPO ya no engañan a nadie, porque

todo el mundo sabe que están teledirigidas por la ultraderecha, que no renuncia a desestabilizar la

democracia española, el historiador señala que con las bombas en el Liceo Francés se intentó frenar la

llegada masiva de turistas,

"Ya sería grotesco, si no fuera repugnante, que en su terminología seudomarxistizante (donde la oreja

fascistoide y polizontesca de antaño asoma demasiado) pretendieran atacar a los "-monopolios franceses",

agrediendo a la cultura de Francia" dice Tuñón.

Después de preguntarse hasta cuándo van a durar estas provocaciones, el historiador dice: "Los "grapos"

y cualquier banda pretendidamente ultrarrevolucionaria no son un partido político. Y el 92 por 100 de

españoles han votado la democracia y tiene derecho a exigir que se -termine con quienes no cejan en su

propósito de dinamitar esa democracia. Y no olvidemos, aunque el tema sea delicado, que en importantes

órganos operaciones de que depende la estabilidad de un orden democrático, cuya subversión no interesa

hoy más que a la extrema derecha, hay todavía personas que ejercieron funciones parecidas en defensa de

otro orden, persiguiendo a los partidos democráticos, obligados entonces a vivir en la íle

 

< Volver