Legalización de los partidos o no irán a las elecciones. 
 Los diez amenazan tímidamente al Gobierno     
 
 Diario 16.    06/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Miércoles 6-abril 77/DIARIO 16

Legalización de los partidos o no irán a las elecciones

Los «diez» amenazan tímidamente al Gobierno

MADRID. 6 (D16). — La comisión negociadora de la oposición, que representa fuerzas liberales,

socialdemócratas, democristianas, socialistas y comunistas del País Vasco, Galicia y Cataluña, amenazó

ayer tímidamente al Gobierno con que las organizaciones democráticas no participarán en las elecciones

si no son legalizados todos los partidos políticos.

Para tratar de este tema, el socialdemócrata Francisco Fernández Ordóñez solicitó ayer mismo una

audiencia con el presidente Suárez, quien hace dos meses, aproximadamente, que no recibe a la comisión.

Al término de la reunión, de unas tres horas de duración, celebrada en la sede central del Partido

Comunista de España (PCE), fue leído a la Prensa un lacónico comunicado de diecinueve líneas, en e1

que se dice: "El retraso y la incertidumbre creados en la legalización del Partido Comunista" y otros

partidos están afectando gravemente a la credibilidad del proceso electoral y pueden poner en peligro la

participación en el mismo de las fuerzas democráticas."

Preguntado por los periodistas, Santiago Carrillo dijo que si se prolonga la legalización de los partidos y

el presidente no recibe a las "minicomisiones" de la oposición, el próximo paso será analizar la situación

y obrar en consecuencia. "No damos plazos fijos, pero sí puedo decir que no vamos a esperar cuatro

semanas", afirmó el líder comunista, quien añadió que la responsabilidad de la situación que se creara

sería del Gobierno.

Declaraciones de Carrillo a D16

El secretario general del PCE manifestó que no da importancia al hecho de que exista buena impresión en

torno a la legalización de su partido. "Es necesario pasar del terreno de las intenciones al de los hechos. El

infierno está empedrado de buenas intenciones", desmintiendo, a renglón seguido, que existan contactos

Gobierno-PCE.

Carrillo reconoció a D16 que "existen datos objetivos para pensar en la legalización del partido; el

problema está en que si nos la retrasan vamos a ir a la campaña electoral en los últimos noventa metros".

Precisó que este conflicto puede estar sirviendo de campaña para su partido, pero puso de relieve el miedo

que existe en los medios rurales a votar por lo que la gente realmente siente.

El secretario general del PCE negó que la comisión vaya a disolverse cuando sea legalizado su partido,

aunque no lo sean los demás, diciendo que seguirían luchando por la legalidad de todos. "Yo creo que la

comisión no se disolverá hasta la constitución de las Cortes o por lo menos hasta el día en que se celebren

las elecciones, llegándose a un pacto constitucional."

En su opinión al presidente del Gobierno le interesa la existencia de la comisión, pero se encuentra

condicionado por las presiones de la derecha y extrema derecha.

"No me preocupa Suárez"

Preguntado si le preocupa al hecho de que Adolfo Suárez se presente a las elecciones. Carrillo dijo que

no. "ya que a nosotros no nos va a quitar votos, los que pueda sacar serán de los anticomunistas o en

última instancia de los que están poco inclinados a nosotros. El problema está en que se mantenga la

credibilidad del Gobierno".

El líder comunista advirtió que Alianza Popular, lógicamente, tendrá bastante más fuerza si se mantiene a

la izquierda en la situación en que se encuentra ahora. Sobre posibles planes de desestabilización

manifestó que si se legalizan todos los partidos habrá menos posibilidades de ello. "Si se mantiene la

discriminación será más difícil eliminar los actos provocativos."

En la conferencia de prensa que siguió a la reunión de la comisión negociadora, Carrillo desmintió que la

organización de los abogados del PCE haya hecho público un comunicado censurando su línea política.

"Ha habido una información de la agencia Europa Press, que tergiversó un documento intento de la

organización. El comité de abogados ya ha desmentido esta noticia."

Molins y un director general

A pesar de los distintos requerimientos que se le han hecho, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE)

no envió a uno de sus miembros a la reunión de ayer. Su representante en la comisión. Felipe González,

se retiró de la misma a raíz de la legalización del sector histórico del PSOE y mantendrá esta actitud —

dijo Joaquín Satrústegui— hasta que se mantenga el mismo problema que le hizo abandonar.

La comisión de la oposición que empezó siendo de los "diez", tras el abandono del PSOE, fue de los

"nueve", y ayer se convirtió, circunstancialmente, en la comisión de los "ocho", ya que por problemas de

transporte faltó Valentín Paz Andrade representante gallego. Fue novedad la asistencia, por primera vez,

de Joaquín Molins (Centre Cátala) sustituyendo a Jordi Pujol, y la presencia de un ex director general,

Fernando Moran, en representación del Partido Socialista Popular.

Además de los citados, asistieron a la reunión, cuyo lugar estuvo vigilado por 1a Policía, Antón Cañellas

(Equipo Demócrata Cristiano), Joaquín Satrústegui (liberales) , Mariano Zufiaur (Unión Sindical Obrera)

y Julio Jáuregui (Fuerzas Vascas).

 

< Volver