Autor: J. G.. 
   Decálogo gráfico del pintor José Ortega para la Democracia Española     
 
 Informaciones.    04/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

DECÁLOGO GRÁFICO DEL PINTOR JOSÉ ORTEGA PARA LA DEMOCRACIA ESPAÑOLA

MADRID, 4 (JNFnR.MAnnNRK POR J. G.). SE acaba de presentar en la galeria-bibrería Futuro el

«Decálogo para la democracia española», carpeta de diez estampas, de las que es autor el pintor

manchego (Arroba de los Montes, 1921) José Ortega, quien ha vivido quince años exiliado, y que a

principios de año expuso una muestra de su obra en la galería madrileña Iolas-Velasco.

"Decálogo para ia democracia española" es el primer trabajo realizado en su pais, a la vuelta del exilio.

Pintor estimado y solicitado por las mejores galerías del mundo (su gran Ilusión siempre ha sido exponer

en España, "aunque fuera debajo .de los puentes"), Ortega, en estos momentos, quiere dedicarse por

entero al grabado, a la estampa. Le interesa introducir frases en sus obras (en el "Decálogo" se puede leer:

"Sí, a la amnistía permanente"; "sí a organizar la democracia dialogando"; "sí a la vida", "sí a todos"; "no

a la muerte"), de manera que el mensaje llegue a todo el mundo.

Ortega quiere dedicarse ahora al "arte del cartel", que le parece muy importante, pues es algo que se ha

minimizado. Para el fundador, hace ya veinte años, del movimiento "Estampa Popular", eJ arte, "además

de político", debe ser didáctico, "como lo lúe Goya, aunque tuvo el talento suficiente para serlo sin que se

le notara, lo misino que Cervantes. El arte es siempre propaganda".

Con la realidad española que surgía ante sus ojos, a la vuelta del exilio, está entroncada esta última obra

suya. Sobre ella dice Ortega: "Tengo la necesidad de propagar los ideales de la democracia, y como soy

pintor, lo hago con mi saber de pintor. Es un camino que no dicto a nadie, porque sé muy bien que hay

infinitos caminos. Es una dirección que me propongo a mí mismo; por tanto, nada de qué presumir, nada

de qué renegar a avergonzarse. Es propaganda, sí, a causa de la carga de realidad social que lleva dentro,

pero como tiene categoría específico-científica, discurre en arte."

Realidad española ("solo sé pintar España, y ahora trabajo sobre lo que recuerdo", decía a los que se le

acercaban a su exilio, primero francés, luego italiano), que siempre ha estado presente en su obra, desde

los ya lejanos tiempos de "Estampa Popular", movimiento de Jóvenes pintores que, como el mismo

Ortega ha recordado recientemente, frente a lo abstracto, presentaba una crónica de la realidad de aquellos

años.

Ortega, aunque en estos momentos se encuentre fuera de España, va a quedarse por fin en su país. En

enero del año pasado regresó a España con un permiso de dos meses. Y se quiere quedar, pues "la función

primaria de cualquier exiliado político —declaró a INFORMACIONES al llegar (ver 26-2-76)— es ganar

la batalla del regreso, para contribuir a la reconstrucción democrática que el país está llevando a cabo. Ya

no caben los poemas antigubernamentales escritos en el Caribe, ni los óleos políticos paridos en cualquier

lugar del Quatier Latin si antes no se ha pasado por la Embajada correspondiente para reclamar el

pasaporte o la nacionalidad perdida "

 

< Volver