Autor: Gómez Santos, Marino. 
   Lara.Voy a publicar contestaciones manuscritas de Franco a su primo     
 
 Ya.    09/01/1977.  Página: 18-19. Páginas: 2. Párrafos: 46. 

LARA

"VOY A PUBLICAR MANUSCRITAS DE

HA conmemorado el editor Lara los veinticinco años de la concesión del premio Planeta, inaugurando en

Barcelona la nueva sede central, de diez plantas, en la que se incorpora Ja tecnologia de la empresa

moderna. En muy poco más de un cuarto de siglo, Editorial Planeta ha lanzado al mercado español e

hispanoamericano del libro millares de millones de ejemplares, en un alarde espectacular de promoción

de la literatura de autores españoles.

Yo be sido el editor que he descubierto mayor número de lectores. Mi experiencia personal me aconseja

no dar ninguna batalla para que gane este o aquel novelista. El premio Planeta, dotado con cuatro

millones de pesetas, es un negocio como una catedral. De la novela premiada en 1975 se llevan vendidos

cerca de cuatrocientos mil ejemplares. Mi mayor acierto fue editar "ios cipreses creen en Dios", de

Gironella. De esta novela se vendieron mas de dos millones de ejemplares, la adaptación de la gran

enciclopedia Larousse para lectores de habla española constituyó diez anos de trabajo, con un equipo de

especialistas y una inversión de doscientos millones de pesetas. Nunca he tenido problemas con los

escritores. Los pleitos han sido con sus herederos. Hasta ahora he conseguido contratar a todos los

escritores que me he propuesto, menos a uno: Delibes

Santiago Loren, Antonio Prieto, Ana María Matute, catre otros, fueron descubiertos jpor el premio

Planeta. Gironella, que ya había obtenido el Nadal, obtuvo sus mayores éxitos al ser editado por Lara.

—Para mí—nos dice el editor—la verdadera satisfacción está en que la vida profesional de muchos

escritores españoles que hoy se venden más está dividida en "antes" y "después" de ganar o de editar con

Planeta.

—Además de haber vendido muchos millares de ejemplares de los libros editados por Planeta, ¿cuál es su

aportación a la novelística española?

—Siempre he sostenido que los premios no descubren escritores; qie si éstos han de surgir podrán tardar

más o menos tiempo, pero afanarán surgiendo. Ahora Men, yo he sido el editor que ha descubierto mayor

número de lectores, que es de lo que verdaderamente estaba necesitada la novelística española.

Preguntamos a Lara que si es cierto que a una mayoría de los autores dé su catálogo los ha «mantenido

más para su comercialización que por sus propios valores literarios.

—En eso de te comercialización de los valores literarios sostengo «na idea que me ha resultado muy bien,

y creo que es la única verdadera. Si, per ejemplo, Víttorio Gassman hace cine de mucho público para

ganar dinero, que después pierde hacieowlo teatro, que es lo que verdaderamente le gusta; si De Sica se

prestaba a interpretar papeles en películas que a El no le añadían nada profestonaimente hablando, pero

que te proporcionaban dinero, qae Iba a perder con las películas que a él le gustaba dirigir; creo que un

editor puede estar en la misma situación. En mi caso, tengo que editar unos libros que lleguen a la gran,

mesa, unos libros que verdaderamente alcancen éxitos contundentes para poder editar Colecciones como

"Grandes narradores universales", que se vende lentamente, muy lentamente, pero que a mí no me

importa, porqué tengo infinidad de libros que se venden muy bien y puedo permitirme este gusto. Por el

contrario, si hubiese empezado editando sólo esta colección (única, por su gran categoría en el panorama

editorial español), no habría conseguido ir adelante con ésa ni con ninguna.

Antes de los votaciones

—¿Es cierto que con anterioridad a las votaciones del premio Planeta suele estar convenida ya con el

ganador la edición de su novela y las condiciones del contrato?

—Eso es completamente incierto. De vez en cuando aparece en los diarios anticipadamente el nombre del

novelista ganador, ¡pero eso no se puede considerar como un descubrimiento sagaz, ¡porque de las cerca

de trescientas nóvelas que se presentan, un grupo de lectores realizan la selección de las finalistas que han

obtenido ocho puntos y que suelen ser de diez a doce originales. Esas son las que luego leemos todos los

miembros de! jurado. Cualquier periodista que conozca a los miembros del jurado puede sacar en

consecuencia, si interroga a alguno de ellos, cuál es la no vela que le parece mejor. No obstante, se da el

caso de que muchos años ni así atinan. Mi experiencia personal me aconseja no dar ninguna batalla para

que gane este o aquel novelista. El año en que se presentó Torcuato Lúca de Tena con "Edad prohibida",

en el momento de comenzar ia votación había cinco miembros del jurado partidarios de esta novela. Sin

smbargo, en lia tercera votación cayó porque habia otros miembros del jurado que no quería que saliese o

no les agradaba la obra. Salió ganadora la obra de Bermúdez de Castro. Desde entonces decidí que nunca,

más discutiría por ninguna novela. Así es que cuando me reúno coa el junado dejo qu« cada uno opine

libremente, y al final, iruando sólo quedan dos novelas, voto -por la que más me gusta o por la que

considero de más público.

Recientemente se toan publicado en la prensa europea informes en los que se denuncia cómo se fabrican

los "best-sellers" en Francia y en los Estados Unidos. También se ha disho que Editorial Planeta istá ya

adoptando el nuevo procedimiento, para lo mal pronope determinados temas a algunos autores.

Lara no se inmuta. Responde con rapidez y naturalidad sin asomo de la menor molestia.. Es un capitán de

empresa ai que nada puede sorprenderle –ni afectarle. Sus respuestas son casi siempre categóricas.

—Eso sí es cierto. Nuestro equipo permanece vigilante y a la expectativa de los grandes temas. Cuando

alguno cae en su$ redes se piensa en el escritor niás a propósito para desarrollarlo. Una vez que llegamos

a un acuerdo, mientras se escribe la obra nosotros preparamos su lanzamiento. En el momento actual no

es posible quedarse esperando que lleguen poor si mismos los autores con obras de gran impacto.

El público actúa dentro de cierta arbitrariedad. A veces llega à perforar los espacios más recónditos de las

cosas y otras no repara en lo que es demostraible con una simple ecuación. Se ha puesto en duda, por

ejemplo, que un premio dotado con cuatro ´millones de pesetas puede ser amortizado por el editor en «na

España de tan pocos lectores de libros.

—El premio Planeta ha dejado de ser el premio de una editorial para ser el premio de la mayoría; de los

lectores españoles. For eso cuando me dicen que sí soy un mecenas con el premio Planeta, suelo contestar

que no, que ése es un negocio como una catedral. Se hace tina edición de ciento diez mil ejemplares para

llegar a tiempo; antes de salir está ya agotada. Inmediatamente es preciso tirar otra que sale también en,

Jas mismas condiciones le la anterior. Vamos a referirnos al premio Planeta mil novecientos setenta y

finco, puesto que el de mil novecientos setenta y seis todavía está en plena actividad. Del del año pasado

se llevan vendidos cerca de cuatrocientos mil ejemplares. Si hacemos 4a cuenta a trescientas y pico

pesetas ejemplar, de fas cuales al autor le corresponde et diez por ciento, los cuatro millones es todavía

poco dinero para lo que el autor podria haber cobrado.

ios relaciones con ta prensa

Jose Manuel Lara es un sevillano más listo que Belmonte y que Rafael "el Gallo", aunque también se ha

expuesto al peligro, como silos. Tiene buenos amigos y la influencia suficiente para moverse con

desenvoltura por tos medios que le interesan en momentos determinados. Como toen política ha cultivado

a los mandatarios de la prensa. Por esa razón se han concedido algunos premios Planeta a directores de

periódicos, qué de no haber tenido influencia no habrían obtenido nunca un premio como novelistas.

—Eso es completamente incierto. Mis relaciones con hv prensa son buenas, y yo he dicho muchas veces

que los autores españoles deben a tos medios dé comunicación en general el que hayan vuelto a ellos los

lectores. Perque antes, en España se vendían «asi exclusivamente libros de autores extranjeros, con

apellidos muy raros, y los autores españoles que escribían tenían que hacerlo con seudónimos extranjeros.

En la actualidad puedo garantizar que los mayores éxitos; ios obtienen los autores españoles.

(Lara emplea el karate en determinadas ocasiones, como en ésta. Ni la prensa ha hecho tanto por los

autores españoles ni éstos —Baroja, Miró, Pérez de Ayala, Azorin, Unamuno— han escrito con

seudónimo. para alcanzar más de les dos o tres mil ejemplares con que sus editores les promocionaban.

Los que pudieran haber escrito con un seudónimo extranjero, posiblemente lio podrían considerarse

escritores.)

Reanudamos la conversación, en la que, sin duda, Lara tendrá oportunidad de mostrar su espontaneidad

más auténtica.

—¿Trata de hacer política de posición hacia el futuro a través de Editorial Planeta?

LOS QUE SE SIENTAN

CONTESTACIONES FRANCO A SU PRIMO"

—No; de ninguna manera. Lo que trato es bien distinto, porque hemos vivido unos años en -que la

mayoría de les españoles no han tenido ocasión de preocuparse nada, de la política, Por lo cual tienen un

vacío »tros¿ en su mente. Como yo tambiéu tenía! mucho interes en enterarme qué había grasado en esos

años, y creía, que lo mejor era que nos le contasen las personas que habían tenido un papel activo en los

hechos, se me ocurrió Ja idea de editar la colección "Espejo de España". Esta es, astenias, una gran

contribución a la labor que han de realizar los historiadores.

Aciertos y pleitos

¡Editorial Planeta ha tenido aciertos indiscutibles. Lara no soslaya este reconocimiento hacia los autores,

sino que aprovecha cualquier ocasión para proclamarlo en honor de ellos. —Mi mayor acierto, eo primer

lugar, fue editar "Los cipreses creen en Dios", de José María Gironella, novela de la que vendieron más

de dos millones de ejemplares. Otra, acierto importante fue "Edad prohibida", de Torcuato Lúca de Tena,

que no ganó en su día el Premio Planeta y que, sin embargo, se han vendido hasta el momento más de un

millón de ejemplares. Esto en lo que se refiere a la venta. Mas, como editor, de lo que estoy más

orgulloso es de "Los trovadores", de Martín de Riquer, obra de gran importancia, elogiada por la critica

internacional. También de la "Gran Enciclopedia ´Larousse", cuya obra de adaptación constituyó diez

años de trabajo, con un equipo de especialistas españoles e hispanoamericanos y una inversión de 200

millones de pesetas. Obras de esta envergadura hay varias en nuestro catálogo de las que podría hablar.

— ¿Cuáles son, entre sus pleitos, los que más han trascendido ?

—Nanea he tenido problemas con Jos escritores, con los cuales siempre me he entendido muy bien. Los

pleitos los toe tenido con sus herederos. Es mas, estoy seguro de que si algunos de esos escritores muertos

pudieran ver lo que su familia está haciendo con sus derechos de autor y con sus obras se volverían a

morir.

Lara ha hecho las ofertas más tentadoras en determinados momentos y a ciertos escritores. Alguna,

posiblemente, le habrá sido rechazada.

—Hasta ahora he conseguido contratar a todos los scritores que me he propuesto, menos uno: Delibes.

La razón que me dio le valora aún más. Me dijo: "Sé que contigo vendería más, pero soy may amigo de

Verges y no quiero darle ese disgusto." Esto es magnífico. Reconozco mi fracaso y la decisión que

engrandece de manera extraordinaria la figura de Delibes,

Las memorias cíe Franco

Se ha dicho, en los periódicos que Lara gestionaba la publicación de las memorias de Franco en vida de

éste.

—¿Alguna vez logró del Generalísimo el compromiso de edición de las memorias?

—En e! sentido de firmar un contrato, no. La primera vez que le hablé a, Franco del tema me dijo que no

pensaba publicar memorias porque quedaría mucha gente mal. Yo le insistia: "Excelencia, no puede morir

sin dejar escritas sus memorias, que es escribir la historia. Calcule que cada cuervo dirá luego, por su

cuenta, las cosas que quiera." Insistiendo sobre esto en sucesivas audiencias, el Caudillo, al cual sigo y

seguiré siendo fiel—a pesar de que algunos de sus familiares parece que están un poco enfadados

conmigo—, decidió, al fin, que escribiría sus memorias. Fue entonces cuando me habló de la persona que

pudiera colaborar con él en la versión definitiva, pidiéndome juicio sotare ello. Le propuse dos nombres

de dos grandes amigos míos: Manuel Aznar, en el caso de que quisiera hacer un libro más diplomático

Emilio Romero, si deseaba publicar un libro con garra.

— ¿Llegó el Caudillo a decidirse por alguno de tos dos?

—Si, por Emilio Romero. Después ocurió el trance de su enfermedad primera. La última vez que estuve

con él fue durante la convalecencia. Entré a su despacho a la una de la tarde y la audiencia duró hasta las

dos y cuarto. Estuvo cariñosísimo e incluso me dedicó una fotografia. Ha sido un hombre admirable y

creo que lo ha hecho muy bien, sobre todo si se olvidan los últimos cinco afios de su mandato, en los

cuales su avanzada edad le impedía dirigir el país como lo había hecho hasta entonces.

Sobre là existencia de las memorias de Francisco Franco se ha dicho y escrito cosas sin consistencia

alguna.

—¿Cree usted que el Caudillo ha dejado; efectivamente, el manuscrito de sus memorias?

—Creo que (Franco ha dejado escrito bastante; quizá de anos temas más y de otros menos. La última vez

que hablé de esto fue con su hija Carmen, que es la única de 1» familia de Franco que siento que esté

enfadada conmigo, aunque espero que algún día se le pase el enfado. En aquella ocasión, después de

hablarle de las memorias de su padre, le dije que tenia en mi poder el libro de Franco Salgado para ser

publicado; que ella quedaba muy bien, que quedaba mal su madre, que quedaba mal el marqués de

Villaverde y algunas personas más. Le hice cas! relación de todos aquellos que no salían bien parados.

Ella no mostró ningún Interés por conocer el manuscrito y yo publiqué el libro. Después, por un amigo

común, he sabido que estaba enfadada. Le he escrito una carta pidiéndole perdón si en algo le había

molestado involuntariamente y diciéndole que creía que no tenía derecho a molestarse porque ya sabia

que existía el libro de Franco Salgado. No me ha contestado, pero no me importa. Espero que algún dia lo

piense mejor y me conteste.

Historia del último "best-seller"

Asistía Lara a una comida en casa de Fernández de la Mora con Julio Rodríguez, entonces ministro de

Educación, y don Enrique Thomas de Carranza, entre otros invitados. Había ido el editor a Madrid en

avión, y como no disponía de coche, Thomas de Carranza se ofreció a llevarle en el suyo al hotel.

—Durante el trayecto me habló de que debía ponerme en contacto con la viuda de Fianço Salgado, pues

éste había dejado escrito un libro de su vida junto a Franco que tenía que ser muy interesante. Aquella

noche se celebraba la concesión del segundo premio Espejo de España; procuré que Thomas de Carranza

se sentase en la misma mesa que mi hijo José Manuel, a quien encargué que sé enterase bien del tema.

Inmediatamente después se hizo la visita a la señora viuda de Franco Salgado, que en un principio se

mostraba reacia a entregarnos el original. Xa convencimos y el libro se ha publicado COA un éxito sin

precedentes. Para salir al paso de algunos comentarios que no considero justos respecto a «ste libro hemos

solicitado de un grupo de militares de gran prestigió un informe sobre el mismo acerca del tratamiento

positivo o negativo que en él se da a la imagen humana y militar del Generalísi-. mo. Los informes que

me han llegado hasta ahora son positivos; espero que los que aún están pendientes lo sean también.

Cualquiera que lea el libro, sin prejuicios previos, podrá observar que la figura de Franco queda intacta y

muy respetuosamente tratada, que es lo importante. Ahora bien, si no se hubiese aludido a algunos de los

pequeños defectos de Franco, en vez del Caudillo de España hubiera resultado San Francisco de Asís.

Franco Salgado ha dejado otro libro inédito: "Mi vida junto a Franco", que próximamente editará Planeta.

Comienza con el ingreso del autor en la Academia Militar y se refieren hechos de la guerra de África y de

la de 1936, siempre al lado de su primo Francisco Franco. El relato termina en la época en que empieza el

libro ya publicado.

—Cpmo me han molestado algunas reticencias y el que incluso se pusiese en duda la veracidad de lo que

Franco Salgado transcribe como palabras de su primo el Generalísimo, en él segundo tomo se publicarán

algunas contestaciones del Caudillo manuscritas. Porque Franco (Salgado le hacía muchas de sus

preguntas por escrito y el Caudillo se las contestaba de su puño y letra. Hemos solicitado algunos de estos

originales, que están en poder de la señora viuda de Franco Salgado, para ser fotocopiados. Los

publicaremos para que aquellos a quienes no tes gusta lo que de ellos se dice dejen de asegurar que las

respuestas del Caudillo no son auténticas. Por cierto, que, com» cosa anecdótica, publicaremos una

factura de la primera comida que hicieron en Casablanca Francisco Franco, su primo, Vague y un general

al que llamaban amigablemente El Rubio, cuyo nombre no me viene ahora a la memoria. Esta factura está

firmada por los cuatro y su importe ascendió a diecinueve pesetas y céntimos.

Los próximos "best-seller"

Como gran novedad, Lara anuncia la publicación de las memorias de Alcalá Zamora.

—«Estoy en contacto con, la señora viuda de Castiella para editar también sus memorias. Todos sabemos

lo recto que era, lo claro que hablaba. .Creo que este libro será también muy importante y que a través de

él nos enteraremos de muchas cosas de gran interés.

—¿ Y las memorias de Serrano Súñer?

—Don Ramón Serrano Súñer es el autor a quien

roas le cuesta dar a luz un libro. Tengo gran ilusión en publicar esas memorias, que tambien constituirán

un "best-seller" extraordinario, pero don Ramón se las piensa, se las vuelve a pensar, aunque sí parece que

está decidido a terminarlas. Para mi será, una gran satisfacción el publicárselas, y le haremos, además, un

lanzamiento como se merece.

En esta nueva sede de Editorial Planeta, con un equipo de colaboradores en el cual figuran dos. de sus

hijos José Manuel Lara piensa realizar todavía lo mejor de su obra.

Marino Gomez-Santos

U primera vez que hablé à Franco de sus memorias me di{o que no pensaba publicarlas, porque quedaría

mucha gente mal. Alguno de sus familiares parece que están enfadados conmigo. Cuando ya estaba

decidido a preparar sus memorias, le propuse dos nombres para colaborar en la versión definitiva: Manuel

Aznar y Emilio Romero. El caudillo se decidió por Romero. Creo que el caudillo ha dejado escrito

bastante; quizá de unos temas más y de otros menos. La duquesa de Franco no mostró ningún interés por

conocer el manuscrito del libro de Franco Salgado, y yo publiqué el libro. Si no se hubiera aludido a

algunos de los pequeños defectos de-Franco, en vez del Caudillo de España hubiera resultado San

Francisco de Asís. Franco Salgado ha dejado otro libro inédito. "Mi vida ¡unto a Franco", que aparecerá

próximamente. Publicaré las memorias de ´Alcalá Zamora y posiblemente las de Casttella. Serrano Súñer

es el autor a quien más le cuesta dar a luz un libro

ALUDIDOS DEJARAN DE ASEGURAR QUE LAS RESPUESTAS DE FRANCO NO SON

AUTENTICAS

 

< Volver