Autor: Sánchez Martínez, Alfonso. 
   Canciones para después de una guerra     
 
 Informaciones.    04/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

((Canciones para después de una guerra»

(CONDE DUQUE)

Nacionalidad: Española. Director: Basilio Martín Patino. Colaboradores: José Luis García Sánchez, José

Luis Pelaez, Alfredo Cocaine, José Luis Alcaine, Julio Pérez Tabernero, etc

MADRID, 4 (INPQR.NLACK3ÏÏES; por Alfonso SANCHEZ.)

La. pasada temporada se estrenó aquí la. película norteamericana «Hermano, ¿me puedes dar diez

centavos?». Era, un film, de móntale sobre lus tiempos de la gran depresión.. También tenía siïs,

canciones. El título e& el´ estribillo de una. que popularizaron RUddy Vallee y Bíng Crosby. Entre las

imágenes de un munda ea la dificultad, con su secuela. de paradas y hambre, emergía la figura de

Roosevelt predicando el optimismo. Roosevelt logró superar aquella grave crisis. El film fue realizada

cuantío los Estados Unidos, entraban en, una nueva crisis, económica, Su. intención era. recordar la

anterior y como. fue, superada, para. que las gentes confiaran en que tambien saldrían de esta nueva. Y así

ha sido. Era, evidente que el film contribuía, a. la esperanza.

Por esos- años o quiza antes, Basilio Martín Patino; realizó «Cancioaes para después de una guerra», Hay

cierto paralelismo entre ambas películas. Pero la de Patino, fue prohibida ea 1971 per una: instancia

superior ya que la censura la hateía, aprobado. No se comprende bten; esa decision^, pues el film, de

Patino operaba a favor del Estado Muestra el Madrid difícil; como, símbolo de toda. España», de la

posguerra. Esos años que van de 1939 a 1953, cuando millones de españoles sufrían toda clase de

necesidadeS materiales y penas del espíritu, acentuadas; por el cerco extranjero. Se padecía el hambre;. el

racionamiento, el esterería.... En 1971 todavía Esga-ñ», vivía ert pleîio milagro económico: Quedaban

como pesadilla remota aquellos tíempjos: difíciles.. El¡ Estado bien pudc utilizar la. película para decir:

«Todo eso lo hemos superado con nuestro esfuerzo. Comparen a q u e 11 o s tiempos-con éstos. Es

nuestro triunfo.» Lejos de eso, la película fue prohibida, Al triunfo auténtico se prefirió la esponja del

olvido, en, nombre de un falso triunfalismo.

Sin embargo, Basilio Martín Patino no inventaba nada. Su testimonio está tomado de noticiarios

difundidos per NODO st lo ancho de toda la geografía española. Las «colas» del racionamiento, gentes:

que acuden a Auxilio Social, Ibs gasógenos, el bloqueo impuesto por Ja O.N.U. y la manifestación:

masiva que promovió là llegada del «Semiamis» con los repatriados fie 1s División Azul, las mil

estampas ea una época dolorosa, soportada con estoicismo e incluso a, veces con; cierto humor evasivo.

Basilio Martín Patino ha montado todo, este material con sentido, de la crónica, histórica y de la

progresión dramática dada por, el patetismo de los hechos expuestos. La puntúa con canciones de esos

tiempos: «Francisca Alegre», «El lerele», «Limosna de amor», «La morena de mi copla»,.. Suenan

también los compases ds «Cara al Sol» y «Ya hemos pasaos. Todo esta lo cantaba todo, el mundo. Patino

marca la intención por el contraste: "La bien paga» suena ante la cola, de Auxilio Social, pero también

suena. «Total, pa qué» para subrayar el fracaso del bloqueo de la O. N. U. No pocas veces el propio

pueblo ya había marcado esa intención al cantarla para alivio de sus penas, para evadirse de su desolada,

realidad. La crónica de Patino no es acida. AJguna punzada, irónica, pero en lo demás late la amargura de

unos recuerdos: evocados sin rencor. Sus canciones se funden a una realidad cierta. El humor de Patino

acierta a completarla con datos marginales, como les anuncios; los «comics», la recreacion» de una»

escena de Estrellita Cástro.

Que cada quien puede dar a la pelicula su particular interpretacion. Es muy libre Pero «Canciones para

después de usa guerra» es, ante todo; una crónica-documento de una etapa vivida por millones de

españoles. Los que la vivieron o la conocen por referencia, deben ver la película. Nos trae tiempos ya

superados a los que nadie desea volver, y todos debemos conrtríbuir a que no vuelvan, dos espectadores,

la noche del estreno, se sintieron abrumados ante este testimonio: La pelicula adquiere hoy un valor

sociológico impresionante; pues es una advertencia.

4 de noviembre de 1976

 

< Volver