Autor: Cacho, Jesús. 
 El día 19 se celebrará una cumbre con los acreedores en un hotel madrileño. 
 Explosivos va a proponer un acuerdo a tres bandas para superar su crisis     
 
 ABC.    07/10/1982.  Página: 47. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

JUEVES 7-10-82

ECONOMÍA

A B C / 47

El día 19 se celebrará una «cumbre» con los acreedores en un hotel madrileño

Explosivos va a proponer un acuerdo a tres bandas para superar su crisis

MADRID (Jesús Cacho). La solución a la crisis financiera de Explosivos Río Tinto puede pasar por un

acuerdo a tres bandas entre empresa, acreedores y Administración, acuerdo que ERT y sus consejeros

financieros, Lehman Brothers, podrían exponer a tos Bancos acreedores en la reunión a la que han sido

convocados para el próximo 19 de octubre en un hotel madrileño.

El eslabón más débil del acuerdo sería, en principio, la Administración española, metida de lleno en plena

campaña electoral. Expfosivos y Lehman Brothers deberán presentar a sus acreedores un acuerdo lo

suficientemente atractivo como para compensarles de los sacrificios que para la Banca va a suponer el

que ia difícil situación de ERT no pase por la suspensión de pagos.

La Banca extranjera sigue el proceso con relativa confianza, convencida de que hay una solución técnica

para resolver los problemas financieros de la empresa química española. Una solución que pasa

básicamente por la renegociación de la deuda a corto plazo y su conversión en deuda a largo, de forma

que la deuda a un año pasaría a plazos de entre tres y cinco años y la deuda a largo sufriría un posterior

alargamiento de entre cinco y ocho años.

A la vez, esta salida técnica deberá ir unida a un plan de viabilidad controlado por los acreedores. Los

Bancos involucrados en Explosivos siguen convencidos de la viabilidad global de la sociedad, por más

que sea absolutamente imprescindible una intervención quirúrgica para liberarla de las actividades menos

rentables, especialmente aquellas relacionadas con el capítulo inmobiliario.

Para qué estas posibilidades reales de supervivencia no se frustren, es opinión generalizada que

Explosivos necesita un balón de oxígeno en forma de dinero fresco de la Administración, capaz de

permitirle hacer frente a sus obligaciones perentorias de tesorería, pago de intereses y el asegurar el

mantenimiento dei ritmo productivo.

El problema con que se suele enfrentar toda firma que ha llegado a una situación límite del tipo de la de

ERT es su dificultad para generar el «cash flow» necesario para hacer frente a sus obligaciones, de ahí

que esos «soft loans» (créditos suaves), en este caso crédito oficial en ventajosas condiciones de plazo e

interés, sea pieza capital de ese balón de oxígeno. Fuentes financieras consultadas por este periódico

evaluaban esa ayuda estatal entre los 15.000 y los 18.000 millones de pesetas, por encima, pues, de los

10.000 millones citados en un hipotético acuerdo al que algunas fuentes aluden como casi concretado

entre ERT y el ICO antes de que explotara la crisis.

El problema con la ayuda del Estado es que parece absolutamente descartado que el actual Gobierno de

UCD pueda tomar una decisión en este sentido, siendo así que, en su momento, y según otras fuentes,

dejó «pudrir» el tema Explosivos por temor a dañar la imagen electoral de UCD. Todo parece indicar que

deberán, pues, ser los socialistas, si ganan las próximas elecciones, quienes tengan que hacerse cargo de

esta «patata caliente» de rescatar una empresa privada con dinero público, sin que se pueda olvidar los

problemas sociales que generaría una suspensión de pagos de esta envergadura.

En este sentido, las declaraciones de Felipe González afirmando que su partido no dejará abandonada a

ERT han sido muy positivamente valoradas por la Banca extranjera acreedora, habiendo contribuido a

serenar los ánimos y a disminuir la incertidumbre reinante.

Muy probablemente, pues, ios acreedores de ERT recibirán el próximo día 19 unas noticias bastante

ásperas, aunque no desesperadas: los Bancos no van a cobrar ios vencimientos de sus préstamos y

deberán estar además listos para renegociar sus cantidades a corto en préstamos a largo. Podrán, por el

contrario, empezar a cobrar los intereses devengados, en tanto en cuanto se concrete un plan de ayuda con

la futura Administración. Mientras tanto, Lehman Brothers expondrá un plan paralelo de saneamiento que

permita a la firma reestructurar las diferentes áreas de negocio y vender sus activos inmobiliarios, sin

hacerlo a precio de saldo acuciada por la crisis.

Un problema adicional reside en el elevado porcentaje (cerca del 50 por 100) de la deuda que está en

moneda extranjera, principalmente en dólares, deuda contraída a un cambio muy inferior a las 100 pesetas

dólar y que hoy está disparada a 115 pesetas dólar. Es muy posible, pues, que Lehman pida al Estado

autorización para convertir esa deuda en dólares en pesetas, lo que supondría problemas adicionales de

balanza de pagos para la futura autoridad monetaria, que últimamente ha restringido este tipo de

operaciones.

Reducir las incertidumbres y mantener conexionado un grupo heterogéneo de más de ochenta Bancos

acreedores significará que ERT y Lehman habrán de demostrar habilidad suficiente para convencer a sus

acreedores de que esa ayuda estatal es posible, de que es posible también cambiar esa deuda en dólares en

pesetas y de que los Bancos acreedores van a poder controlar, vía junta de acreedores en base a la

nominación de Bancos líderes, todo el futuro plan de viabilidad de la empresa.

 

< Volver