Ellos ofrecen; usted elige. Radiografía de los grandes bloques. 
 1/ Socialismo     
 
 Arriba.    27/05/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 35. 

Ellos ofrecen; usted elige

I/SOCIALISMO

A partir de hoy se publican una serie de cinco capítulos sobre la ideología de las principales corrientes

políticas —coaliciones y partidos— que participan en el proceso electoral. Se expondrán las opiniones de

los grupos socialista, comunista, demócrata-cristiano, Alianza Popular y Centro Democrático sobre los

principales temas políticos y sociales que se plantean hoy en el país.

El socialismo —según sus seguidores— es una ideología que trata de que todo hombre consiga realizar su

propio destino.

Las ideas socialistas se introducen en España con Pablo Iglesias, que lo impulsa acogiéndose a la ley de

Asociaciones y logra su legalización en 1880, creándose, en su Primer Consejo Nacional, la Unión

General de Trabajadores (UGT), rama sindical del mismo.

Casi un siglo después, y tras más de cuarenta años en la clandestinidad se legaliza en España

(concretamente, este año), aunque celebra el pasado mes de diciembre su XXVII Congreso.

Escindido en una triple rama PSOE, PSOE (h) y PSP (Partido Socialista Popular), es el primero de ellos

quien parece tener el apoyo de la Internacional Socialista. Los líderes más destacados de estas tres ramas

son: Felipe González, Manuel Murillo y Tierno Galvan, entre otros nombres significativos.

En España, el socialismo ha sido impulsado por hombres como Indalecio Prieto, Julián Besteiro, Largo

Caballero, etc…

Familia

Los socialistas creen en la familia como primer núcleo social, pero cuando se refieren a las libertades

públicas, estiman:

a) Matrimonio.

Propugnan el derecho a contraer matrimonio civil, a la igualdad en el matrimonio y al derecho a

someterse a una futura ley de divorcio.

Es decir, abogan porque la única relación vincular sea la del matrimonio civil, aunque consideran lógico

que aquel que por sus convicciones opte por un matrimonio religioso, lo celebre de acuerdo con aquéllas.

En cuanto al aborto, del que individualmente no parecen sentirse partidarios, creen, sin embargo, que

debe estar regulado jurídicamente.

b) La mujer.

Igualdad ante la ley. El socialismo es contrario a cualquier tipo de discaracterísticas de cada región y ha

de dividirse en varios estratos, que van desde las guarderías infantiles hasta la enseñanza científico-

profesional. La etapa escolar debe ser obligatoria y el control debe ejercerse por profesores, alumnos,

padres y representantes estatales.

(…) criminación penal o laboral por razón del sexo.

Educación

Los socialistas no creen en la enseñanza privada. Luchan por el estable cimiento de un sistema educativo

de carácter estatal; de escuela única, donde la enseñanza que se imparta sea laica, y por tanto desaparezca

toda obligatoriedad en las materias religiosas. Piensan también que esta educación debe adaptarse a las

distintas (…)

Nacionalidades

El socialismo propugna la instauración de un Estado Federal integrado por todos los pueblos del Estado

español.

El partido socialista aboga por el ejercicio libre del derecho por parte de las regiones a marcar el camino

de su propia autodeterminación. Creen que las distintas peculiaridades de cada zona exigen un tratamiento

jurídico especial, y si bien algunas jurisdicciones han de ser cien por cien «estatales», como aquella que

concierne al orden internacional, otras deben ser meramente territoriales e incluso lo cales.

Economía

En el amplísimo campo que supone el aspecto económico de un país, no resulta fácil resumir en pocas

líneas lo que el socialismo propugna como solución a la actual crisis.

Reforma agraria, reforma fiscal, política del gasto público, control del sistema financiero, financiación de

los entes públicos, política comercial, política turística, relaciones con organismos exteriores, control de

inversiones extranjeras, etc., se encuadran en los objetivos del socialismo, como se encuadran en los

objetivos de cualquier otra ideología política.

Algunos aspectos más concretos, como el derecho al pleno empleo, la jornada laboral de cuarenta horas,

la nacionalización de diversos sectores, como el de la alimentación, sanidad, fuentes de energía, etc., son

variantes de lo que preconizan sus aliados e incluso sus adversarios políticos.

Quizá sea este punto de las nacionalizaciones concretas lo que pone a los socialistas —al menos en

grandes sectores— en contra de las «multinacionales», porque éstas invierten de manera especial en los

sectores de la alimentación o de los fármacos; es decir, en sectores relacionados directamente con la salud

pública. Y son estos sectores los que deben ser objeto de nacionalización.

En cuanto a la empresa, abogan porque ésta sea autogestionada y deje de ser capitalista. Es decir, la

sustitución del poder de los capitalistas por la administración de los trabajadores Abogan por la

nacionalización de la gran Banca y llegan a la conclusión de la necesidad de una sociedad sin clases,

totalmente autogestionaria en su actividad económica.

Política exterior

Los socialistas son partidarios de mantener relaciones diplomáticas con todos los países del mundo, pero

agregan: «siempre que no sea una "alibi", una coartada para favorecer fascismos o autoritarismos».

Consideran imprescindible la unión a Europa; distinguen entre la política democrática interior de los

Estados Unidos y su política exterior, con la que no están demasiado de acuerdo (ahora están

evolucionando con Cárter), creen que los pueblos árabes son un conjunto de oligarquías y se muestran

también partidarios del reconocimiento de Israel.

Creen, volviendo al mundo árabe, que la retórica española no ha servido ni para la reducción de una sola

peseta en el barril de petróleo. «Mientras los demás países sólo ofrecen dinero, nosotros hemos ofrecido

al mundo árabe dinero y retórica, sin que nos haya servido para nada.» Pero —insistimos— el socialismo

es partidario de las relaciones diplomáticas universales.

Algunas otras notas

El socialismo es un partido de clase, marxista y democrático.

SINDICATOS. — Sindicato de clase, libre, autónomo, unitario, autogestionario y revolucionario.

RELIGIÓN. — No se hace alusión alguna en las conclusiones del Congreso. El Estado laico con las

instituciones laicas.

PRENSA. — Desaparición del Ministerio de Información.

SANIDAD. — Creación del SNS (Servicio Nacional de Salud), con funciones propias de un Ministerio.

(Exclusiva ARRIBA-Europa Press)

Viernes 27 mayo 1977

 

< Volver